lunes, 2 de diciembre de 2013

¿Por qué tocas?

El Almería claudicó en Balaídos · udalmeriasad.com

El título es la frase que le espeta Amador a Leo en La que se avecina (sí, Telecinco tiene algo potable), pero tiene más que ver con el once que dibujó Francisco el pasado sábado en tierras gallegas. La derrota dejó tocado a mi amigo César Vargas, que decidió radiografiar la situación de la UDA en una nota de voz de WhatsApp, haciéndole la competencia al mismo Miliki. Más o menos vino a decir lo siguiente, con lo que estoy de acuerdo completamente. En la derrota de Balaídos influirían mil factores, aspectos que los mortales no llegamos a verlos. Pero el sentido común dicta que no hay que tocar aquello que funciona bien. La defensa de cinco fuera de casa estaba yendo bien, consiguiendo tres puntos en Pamplona ante un rival directo. Aunque el de Vigo fuese otro tipo de encuentro, aunque el Celta tenga un estilo opuesto al Osasuna, Francisco debió sacar tres centrales y dos carrileros.

¿Por qué tocar algo que funciona bien? Con el 5-2-1-2, los rojiblancos defienden mejor. Porque, aunque lo de este equipo no sea defender precisamente (32 goles encajados en 15 partidos dan fe), los tres centrales hacen menos malos a los dos laterales. Nelson y Dubarbier tienden a subir hacia arriba, por sus características, y porque lo de defender no es lo suyo (¿cuántas cagadas lleva el argentino?); así que, con tres centrales, se guarda mejor la ropa, sobre todo fuera de casa, cuando el equipo va a llevar más la iniciativa. También planteaba César jugar con un 4-3-3, con trivote en el centro del campo. No es mala opción, mejor que el 4-2-3-1 fuera de casa.

Y otro tema que le molestó a mi amigo fueron los cambios. Realmente, de donde no hay, no se puede sacar. ¿Qué pensará Francisco cuando mira al banquillo y ve lo que tiene? Con mis respetos a todos los jugadores del plantel, no había nadie en el banco que pudiese revolucionar el partido. El técnico almeriense fue a mover el banquillo y se encontró con Raúl García, que se quedó en la Vega de Acá porque no le llegó una oferta satisfactoria para las dos partes; Barbosa, que aún no ha demostrado nada; y Romera. Mención aparte merece el chaval, el primer almeriense en debutar en Primera después de Ortiz Bernal. Olé por el cañaero. ¿Papelón? Sí, pero, como dijo mi amigo Juanjo López, de la peña Sotanillo, si va convocado, que vaya con todas las consecuencias. Volviendo al tema del banquillo, ahí no se puede señalar a Francisco ni a esos jugadores, sino al responsable de que los mismos estén ahí.

Por último, unos datos. Todos los equipos que han ido a Balaídos este curso han rascado algo; entre ellos, rivales directos como Espanyol, Granada, Elche, Levante o Rayo Vallecano. El Almería, nada. Ridículo. Hasta que fueron los de Francisco, el Celta había jugado siete partidos en casa, cero victorias, viendo puerta tres veces, en dos de ellos. Desde agosto, la afición celtiña no celebraba un gol de los suyos. Hasta que fue la UDA. Tres goles en 60 minutos.

PD: Da igual que su equipo juegue en el Mediterráneo, a 50 kilómetros, o a 1.000, que siempre habrá un aficionado con la camisola unionista para apoyar a los suyos.

4 comentarios:

  1. ESte Celta engaña mucho, tiene una manera de jugar que a mi me gusta era dificil aunque de ser sincero, pense que sacaria algo positivo el almeria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francisco quiso jugarle de tú a tú al Celta en su campo y no le salió bien la jugada.

      Un saludo, Jairo.

      Eliminar
  2. Estoy con Jairo , este Celta engaña , le pasa como al Rayo . Por su forma de jugar puede perder 4 de cxada 5 partidos , pero sabe bien lo que quiere .

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo, aunque bien haría Luis Enrique en que los suyos fuesen algo más prácticos.

      Un saludo.

      Eliminar