lunes, 30 de diciembre de 2013

El esperpento del fútbol base

Marcelo Silva e Hicham el año pasado, con un Mediterráneo desangelado · Sportalmeria.com

Esta noche se disputa el II Trofeo de Navidad en beneficio del fútbol base. La primera edición, el año pasado, fue un fracaso. Supuso más dinero más abrir un Mediterráneo desangelado que lo que se recaudó. Apenas 7 euros por equipo. Lo dicho: un fracaso. Esta Navidad se ha optado por hacerlo en El Ejido, a ver si crece el número de público. La idea es buena, pero preveo que no se va a llenar Santo Domingo, lo que debería ser normal. Me acuerdo de un amistoso que se disputó en el Mediterráneo para ayudar al pequeño Edu, un chico con una enfermedad de las denominadas 'raras'. Fue simplemente espectacular. El que diga que un amistoso es una tontería es porque no estuvo ahí. El fútbol no es sólo tres puntos, sino que también sirve para ayudar en estas causas. Ese día hubo que abrir preferencia y ambos fondos porque la gente no cabía en tribuna. Hoy debería ser así, pero me temo que no irá ni un millar de espectadores.

Y la culpa la tienen los propios clubes. Por ejemplo, que alguien me explique por qué algunos entrenan el mismo día del partido que debería ser la fiesta del fútbol base almeriense cuando los beneficios económicos van para ellos. Y es que, no nos engañemos, a muchos clubes el triangular le importa un pimiento. Una idea buena, y ésta debería salir de los diferentes entidades, sería ir cada equipo con los diferentes miembros de la plantilla a ver al compañero de turno que se enfrenta a jugadores de Primera División, aquellos que ve el domingo por la televisión. Aparte de las ganancias, el tema sentimental de los jugadores de césped artificial que se enfrentan esta noche a Soriano, Rodri y compañía también es importante. Eso y los propios beneficios económicos hay que venderlos. 

Los clubes deberían haber hecho una campaña de publicidad en las últimas semanas en la que animaran a ir a los jugadores del equipo senior y también a los niños de dichos clubes. Si a un chaval le animas durante varios días a que asista al partido que representa al fútbol base en Almería, al final el pequeño va a querer ir, y quizás tire de sus padres y más familiares. Pero, claro, si las cosas se hacen mal de un principio, pues pasa lo que pasa. Ojalá me equivoque y la fiesta sea eso, una fiesta, y no un esperpento.

4 comentarios:

  1. Feliz año, mucha suerte, salud y trabajo. Y un pellizquito de amor tampoco vendría mal.

    Te deseamos desde Todo Real Madrid.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo hay que fomentar mejor la cantera con la asistencia a estos eventos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, a los niños y no tan niños hay que animarlos a que vayan.

      Un saludo, Jairo.

      Eliminar