lunes, 18 de noviembre de 2013

Gajes del oficio

Khedira se retuerce de dolor el pasado sábado · Rtve.es

En la ardua tarea de buscar un tema cuando en el fin de semana los partidos oficiales se pueden contar con la palma de la mano, le pedí consejo a un buen amigo mío, muy futbolero él. Me dijo que escribiese sobre los amistosos que "no sirven para nada", mientras me dio una charla de puro analista táctico. En lo segundo me perdí, así que me quedo con la primera idea. Pero para moldearla un poco. Que Khedira se lesionase de gravedad el pasado sábado o que Xabi Alonso acabase tocado en el duelo ante Guinea (o que aún exista la polémica de por qué jugar en este u otro país) parecen buenos argumentos sobre la (nula) utilidad de los amistosos internacionales, debate que siempre ha existido.

Le doy la vuelta a la tortilla. España, por ejemplo, jugó en Guinea e hizo feliz al pueblo guineano. ¿Mal argumento? El fútbol no es sólo competir, sino que es uno de los mejores instrumentos para enseñar valores y hacer feliz a la gente. Luego está el tema de las lesiones. Esto y los 2'5 kilos que tiene que darle Alemania le importarán al Madrid tres pepinos, pero el fútbol no es un deporte sólo de clubes. Si cualquier seleccionador tiene que hacer probaturas de cara al Mundial -la cita más importante-, estos amistosos le vienen bien. Los combinados nacionales no entrenan todos los días, casos de los clubes, y si pueden aprovechar para conjuntarse, mejor que mejor. 

Luego está el tema de las lesiones. La misma probabilidad hay de lesionarse en un encuentro oficial que en uno que no lo sea. Incluso en los amistosos el nivel de agresividad es menor -hay excepciones como el juego que practicó Guinea-. Pero que los jugadores cobran -y bastante- por hacer su trabajo, que no es otro que defender el escudo de su selección y el de su club. Bendito problema tener que vestir la camiseta de tu país. Claro que escuecen temas como el de Khedira -ahora es cuando se va a demostrar su importancia en el juego-, pero son gajes del oficio.

Y, además, estos fines de semana también molan. Cada partido oficial es vital, clave, incluso histórico. Jugarte el trabajo de dos-cuatro años en 90-180 minutos es más que emocionante. Y si no que se lo digan a Francia o a Portugal. El combinado francés viene demostrando en el último lustro que lo importante en el fútbol son los hombres, no los nombres. Para nombre y hombre el de Ronaldo, que aparece en el momento justo. Ah, y mañana le toca el turno a Jonathan. Si consigue defender en Argelia el 3-2 de la ida, Burkina Faso estará por primera vez en un Mundial. Que no es poca cosa.

6 comentarios:

  1. La verdad es que los premundiales africanos son una gozada : estadios llenos , equipos jugando a muerte y con unos resultados casi siempre inesperados , llenos de emoción e intensidad .

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que lo digas. El nivel no es muy alto, pero me lo paso bomba viendo cómo disfruta la gente y la intensidad que le meten a los partidos los jugadores.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. Sueret a Zongo aunque lo veo complicadio ante Argelia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Argelia le vale la victoria, aunque Burkina Faso se puede permitir empatar. Pero claro, el factor campo juega muchísimo... Veremos a ver lo que pasa.

      Un saludo, Jairo.

      Eliminar
  3. Otra vez a las puertas del mundial se vuelve a lesionar de gravedad y esto para el Real Madrid es una malísima noticia porque el no haber apostado por Casemiro dificulta el 11. Isco tendria que jugar pero no en el puesto de khedira.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver lo que pasa, si coloca a Casemiro de Khedira, cambia de sistema o qué... Veremos a ver, precisamente el sábado ante el Almería.

      Un saludo.

      Eliminar