lunes, 4 de noviembre de 2013

33 kilómetros

Torsiglieri pelea un balón con Javi Guerra el pasado sábado · Pepe Navarro / sportalmeria.com

Los últimos cinco días han sido un suspiro para la familia unionista. En el descanso de Mestalla pocos daban un duro por la UDA. Y las razones no eran caprichosas ni por no confiar en los que defienden la zamarra rojiblanca, sino porque éstos no daban motivos para el resurgir. Una buena segunda mitad en Mestalla aprovechando el bajísimo nivel de los che, conseguir dejar la portería a cero el sábado, sacar partido del enésimo error de Muñiz -¿dormirán ese sujeto y la gran mayoría de sus compañeros a pierna suelta?- y corregir errores del pasado no lejano han conseguido reengancharse a la permanencia y volver a creer, una vez que las sensaciones son otras.

Sin embargo, que nadie se engañe. Los seis puntos de la pasada semana han sido un gran impulso, pero aún no se ha conseguido nada. De hecho, los de Francisco son penúltimos. La mitad de los equipos de Primera deben tomarse la competición como si de una maratón se tratase. Hay que recortar 42 kilómetros, una distancia grandísima, en lo que lo importante es llegar. Estar bien colocados es fundamental para ello. Los rojiblancos llevan nueve kilómetros; el resto de competidores, o bien están empatados en el mismo punto kilométrico, o bien están por delante. Así que aún queda seguir trabajando. Y es que de algunos comentarios leídos en los últimos días, uno puede llegar a extraer la conclusión de que la UDA se encuentra peleando por meterse en Europa. Mucho bipalorismo.

Y no sólo me baso en comentarios, si no que sería de necios no reconocer que los unionistas aún tienen que seguir evolucionando. Madurar su juego. Por ejemplo, si vas ganando en tu campo con superioridad numérica, hay que darle la pelota menos al contrario (aunque es cierto que el Valladolid apenas creó peligro). O que las líneas estén más juntas, tal y como parecía que le decía Esteban al cuerpo técnico. O que los interiores ayuden más a los laterales, algo fundamental, y más en Primera División. De esto último, me preocupa Suso, que no se encuentra en su mejor momento. Se marcó unas grandes actuaciones en las primeras jornadas, pero ahora va a menos. Ante el Valladolid acabó exhausto, quizás las ganas de disfrutar de Almería le estén pasando factura.

Eso sí, también es justo reconocer que el equipo unionista ha mejorado sus prestaciones. Torsiglieri ha hecho crecer la defensa; Azeez, el centro del campo; el bloque defiende algo mejor; y los últimos minutos se gestionan de manera correcta, uno de los lunares de este Almería. Manteniendo estas evoluciones y consiguiendo arreglar los defectos, será más fácil conseguir atravesar los 33 kilómetros que restan. Esto es ganar once, diez, nueve, ocho partidos (según los empates) de los 26 que faltan. Aún queda un mundo.

4 comentarios:

  1. Es cierto que en los dos últimos encuentros el Almería ha sido ganador, pero tendrá que ponerse las pilas para lograr un puesto en condiciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es cierto que hay mejoría, pero aún no se ha conseguido nada.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. La mejor solución es la paciencia , ahora sonríen los resultados , veremos cuando vuelvan a venir mal dadas si sigue dando tranquilidad a Francisco ,o se le vuelve a echar a lso leones .

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, ahora vienen tres partidos difíciles, visitando al Osasuna y al Celta y recibiendo al Madrid. Como los resultados no sean positivos, se verá todo de nuevo de color de negro.

      Un saludo.

      Eliminar