lunes, 21 de octubre de 2013

El pasado y el miedo al futuro

Alfonso García, en las dependencias del Mediterráneo · Sportalmeria.com
Artículo Sportalmeria.com 21-X-13

Tiempos turbios los que se están viviendo en la Vega de Acá, posiblemente la peor crisis de identidad en los últimos tres años. Los guarismos -por lo que se rige el fútbol- son los que son: paupérrimos. Y eso nadie puede discutirlo, se quiera el despido de Francisco, se eche las culpas a Alfonso o se piense que los futbolistas son unos alcohólicos. Cada uno tiene su opinión, pero, de los números, nadie puede dudar. Las sensaciones también son fundamentales, aunque menos importantes que las cifras. Lo que se palpaba en las primeras jornadas salvaba al equipo, pero ya no. Lo de ayer rozó el esperpento, sin ser capaz de meterle mano a un equipo que había visto 15 goles en cuatro partidos fuera de casa.

Conociendo que Francisco tiene su parte de culpa (sin ser el quesito más grande), pretendo reflexionar sobre algo que leí ayer en las redes sociales. Algunos preguntaban a los que defienden que el mayor culpable es Alfonso García que quién se haría cargo del equipo en el caso de que el presidente abandonase el barco. No lo sé, pero sí que no hay que tener miedo del futuro. Es cierto que el pasado fue muy gratificante, que tuvo que venir un tío de Murcia para llevar a Almería a la gloria, pero todo tiene su principio y su fin, y quien sabe si el de Alfonso en el Almería ha acabado. No afirmo que así sea, pero sí que hay que dejar de mirar ya al pasado y centrarse en el presente-futuro. En esta ciudad, en general, somos miedosos por naturaleza, dando por bueno el dicho de "más vale malo conocido que bueno por conocer". Pero no miedo al futuro, no. Cuando se marche Alfonso, sea dentro de uno, dos o cinco años, vendrá otro y punto. Quizás la UDA esté en Segunda o Segunda B (a lo mejor es lo que nos merecemos) o quizás vendrá otro y la hará aún más grande. ¿Por qué temer al futuro si nadie conoce que éste deparará?

Algunos se escudan en lo que hizo Alfonso años atrás para tapar las miserias del presente. Y no. Lo que vale ahora mismo es el presente. Y éste está negro. Es cierto que García no mintió, ya que apostó por un proyecto austero, en el que el objetivo era consolidarse en la LFP, un proyecto de cantera (de admirar la idea, aunque hasta que no esté la Ciudad Deportiva, de poco servirá; y aún no hay ni una piedra puesta tras más de un lustro vendiéndonos la moto...). "Si fuera yo el culpable, me iba", afirmó Alfonso ayer tras el pésimo partido. No es el solitario culpable, no prometió otra cosa, aunque, si de verdad confía en este proyecto por el que apostó, no estaría mal que le echase un capotazo a Francisco, afirmando que el almeriense va a estar hasta final de la temporada. No que dude como dudaba ayer. El capitán del barco tiene que saber lo que hacer. Y ahora Alfonso no conoce muy bien cómo actuar. "Si supiera que hacer, lo haría; pero ahora estoy como el equipo, bloqueado", aseguró. Esto es lo que hay. Un futuro negro, pero al que hay que mirar sin miedo.

2 comentarios:

  1. Oí las palabras del presidente almeriense y parecía desbordado por la situación . El proyecto almeriense es cierto , que se basa en la permanencia no ? Se cuenta con un técnico joven y de la casa , que ha pasado de 2ªb a Primera en un abrir y cerrar los ojos , lo que necesita es que a las primeras que vienen mal dadas , su presidente le otorgue su confianza y le respalde . Pero me parece a mí , que Francisco va a ser el chivo expiatorio del mal arranque rojiblanco .

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Claro, el objetivo es la permanencia, y, sobre todo, según el presidente, consolidarse en la LFP, haciendo un proyecto en el que el club no se endeude. Así, se da una política de austeridad y cantera, en el que, lo más lógico, como bien dices, es que Francisco continúe.

    Un saludo.

    ResponderEliminar