viernes, 20 de septiembre de 2013

Tópicos, finales y partido clave

Francisco, en una rueda de prensa previa a un partido · youtube.com
Quiso Francisco desdramatizar ayer el encuentro ante el Levante, quitándole la etiqueta de final. En ésta, el empate no vale. O ganas o pierdes. No hay más. El torneo de turno se acaba en dicha final, sea cuartos, semifinal o final, valga la redundancia. De ahí que el mayor tópico en el fútbol sea que, prácticamente, todo partido se trate de una final. Excepto en contadas ocasiones, en todos los encuentros, uno de los equipos se juega, con los tres puntos en juego, el liderato, entrar en Europa o salir del descenso. Llegados a ese punto de lógica, sí que es cierto que el duelo de mañana sabe distinto. Los tres puntos valen lo mismo ante el Estepona que ante el Polopos. Los tres puntos valen lo mismo en septiembre que en mayo. Pero sabe distinto porque se trata de unos de los partidos clave, de un punto de inflexión, de psicología, fundamental en el deporte.

Quizás, por eso, el educado técnico almeriense ha querido quitarle esa presión a la batalla. Perdiendo, todavía quedarán la friolera de 33 jornadas, pero no es menos cierto que el resultado que se consiga se recordará en una futura valoración de la temporada. Porque, sí, todos los partidos son iguales. Pero, sí, todos los partidos no son iguales. Corríjanme, si me equivoco, creo que fue Corona, el que, en el descapotable del ascenso, recordó que el objetivo se fraguó en la capacidad de reacción, de saber levantarse, que tuvieron en diferentes momentos de la temporada, el penúltimo con el triunfo ante el Racing de Santander tras la debacle en la Nueva Condomina. Esa victoria fue un punto de inflexión. Aquí ocurre lo mismo. Un triunfo ante un rival directo en casa es el pilar donde afianzar la permanencia, debería ser normal. Pero, tras no vencer en las cuatro primeras jornadas, esa normalidad debe transformarse en borrar la pequeña crisis.

Y ganar mañana no es fundamental para salir un poco de la quema antes de enfrentarse al Málaga, Barcelona y Sevilla, rivales, que, a priori, estarán arriba (escribo 'a priori' porque creo que los tres no van a estar en esa situación), sino para aparcar la primera mala racha de la temporada y conseguir una buena dosis de confianza. Perdiendo o empatando se verían fantasmas en forma de cuestionar la labor de Francisco, de argumentar que la permanencia no se está construyendo en casa, que los rivales directos se llevan los puntos, que el equipo es inocente... Ganando todo sería diferente. ¿Final? Para nada. ¿Clave? Por supuesto.

4 comentarios:

  1. La UD Almería está haciendo un buen fútbol , se ha dejado escapar puntos en los últimos minutos que le han llevado a esta situación de crisis .

    Ha sido capaz de marcar en todos los partidos jugados hasta ahora , debe mejorar en defensa y si lo hace ante Levante UD puede ser ese punto inflexión del que hablaba Corona .

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mantener la portería a cero mañana es fundamental.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Quizá para la UDA no es una final....pero para Francisco si. Como no ganen mañana o se marquen un par de machadas en los siguientes no creo que sobreviva a Emery ( que crueldad, el mismo que se lo cargó como jugador)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas razón, aunque espero y confío en que mañana los tres puntos se quedan en casa.

      Un saludo.

      Eliminar