lunes, 16 de septiembre de 2013

Francisco, tenemos un problema

El Almería aguó en el Calderón · sportalmeria.com

"Tenemos un problema". No se refiere a la famosa frase proferida por el astronauta Jack Swigert durante el viaje del Apolo 13, ni a la que pronuncia un aplicado estudiante que no es capaz de resolver uno de matemáticas, sino lo que le debe decir Jaime o cualquier miembro de la plantilla a Francisco, aunque supongo que el educado técnico almeriense lo pensará también durante todo el día. El problema con los goles encajados, con la defensa rojiblanca y con el sistema defensivo en general. No se trata de un accidente como en el caso de la nave, sino de un problema que, o se ataja, o la permanencia se pondrá en un puerto de categoría especial y habrá que ir a por ella en una bici de paseo.

Vayamos por partes. Primero, hay que diagnosticar un problema que es realidad, ciego el que no quiera verlo. 14 goles en cuatro partidos no es un problema, sino un problemón. Es imposible conseguir cualquier objetivo con este número de goles en contra. Algunos han venido por la superior calidad del rival. Vale, eso es más difícil de corregir. Otros llegan por desajustes defensivos, algo que sí se puede arreglar. Y otros, por falta de concentración, errores de benjamines, póngase de ejemplo el tanto de Tiago en el Calderón (el 3-1). Aquí, Francisco estará rabiando, ya que no se trata de una jugada de pizarra como argumentan algunos. Simeone dibuja eso, pero si se defiende como se tiene que defender, con la intensidad y concentración de un equipo de Primera, la pizarra hubiese salido un churro, que es como debió salir.

El problema ya lo tenemos. Ahora hay que buscar culpables y soluciones. ¿Los culpables? Todos. Desde Alfonso García hasta el último jugador del plantel. Alfonso por poner la pasta, Alberto Benito por confeccionar la plantilla, Francisco por dar el visto bueno y los jugadores porque son los que están en el verde. Pero de nada sirve sacar la ametralladora, sino que hay que hacer lo correcto cuando existe un problema: buscar la solución. Yo, sinceramente, no sé dónde está, puesto que no soy entrenador y no consigo encontrar cómo arreglar el desaguisado. Supongo que Francisco ya está manos a la obra. ¿Cambiar una, dos, tres o cuatro piezas de la defensa? Puede ser. ¿Pero a quién sacas?, ¿a quién metes? Quizás, el problema de las piezas que tiene Francisco para hacer el puzzle sea culpa de alguien de más arriba... ¿Cambiar el sistema?, ¿meter un centro del campo más agresivo (sin esas piezas, imposible...)? De verdad que el que suscribe no lo sabe, pero Francisco debe resolverlo cuanto antes. Antes de que la permanencia se coloque en el Angliru.

5 comentarios:

  1. Gran artículo Nico. Eso es un claro ejemplo de un texto constructivo.
    Eres grande.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Víctor.

      Por buena fe, creo que, excepto en contadas ocasiones, las críticas son constructivas.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. veo a este almeria salvado te lo digo de verdad el problema de la defensa quizas venga derivado tambien por el buen juego en ataque, no se veremos a ver si poco a poco mejora la defensa sobretodo los laterales que flojean más que los centrales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, entonces, hay que buscar un equilibrio necesario entre ataque y defensa. Respecto a los laterales, llevas razón. Rafita, por ejemplo, es más interior que lateral.

      Un saludo Jairo.

      Eliminar
  3. Pinchahigos presidente17 de septiembre de 2013, 9:20

    Tu articulo es un ejemplo de lo que debe ser el periodismo. Constructivo.
    Sigue asi.

    ResponderEliminar