sábado, 7 de septiembre de 2013

55 historias

Parte de la pared con bufandas italianas · LEM
Tras un verano con apenas tiempo para actualizar La Escuadra de Mago, debido a las prácticas en Diario de Almería, este espacio vuelve a retomar su actividad original, con la idea de una constante actualización. A pesar de que la moda es las redes sociales, la ilusión es la misma que la del primer día. Tumbado en la cama, no sabía sobre qué escribir. ¿Madrid 2020? Como no se consiga, el tema caducará y lo que es noticia ahora acabará desapareciendo. Eso sí, confiemos en que esta noche sólo se hable de la victoria española y no del café con leche de Ana Botella. Tumbado en la cama, veía banderas, pósteres, banderines, pines, camisetas y demás objetos futbolísticos. Generalmente, al que le gusta el fútbol, es coleccionista en mayor o menor medidas. Todo producto tiene su encanto, aunque lo de las bufandas es algo mágico.

La bufanda representa al fútbol de toda la vida, el de los domingos. Bufanda al cuello (en verano, en la mano) y a animar a tu equipo, sea de Primera, de Segunda o de Tercera. Raro es el club que no tiene esta prenda. Tumbado en la cama, cuento 55. 55 historias diferentes, el embrujo, lo que les hace grande a cada una de ellas, sea del equipo o nación que sea. La colección empezó hace seis años, con mayor o menor regularidad. Desde entonces, cada una tiene una historia detrás. Aquella que la conseguiste tras intercambiar, en el campo, la tuya con la de un aficionado del equipo rival tras un gol in extremis, y que representa la deportividad en el fútbol. O aquella que te la trajo un amigo en un viaje que hizo. O aquella que vivió dos ascensos unionistas. O aquella con la que empezó la colección (en mi caso, la primera es del Sevilla, concretamente de la semifinal de la UEFA 06-07, ante el Osasuna). O aquella que te recuerda a tu compañero de residencia. Toma la del Almería, gracias por la del Puertollano. Nada más bonito que eso.

Al principio intentas organizarlas por países o divisiones, pero al final tienes que desistir por la falta de espacio. Y cuando comienzas, te entran ganas de ampliar tu colección. No por agonía, sino que quieres tener más historias. La próxima parece ser del Real Jaén, firmada por todo el plantel lagarto, un regalo de Edgar. Otra historia que se suma a la colección de bufandas, digo de historias. Fútbol de domingo por la mañana.

PD: En este enlace pueden ver parte de mi particular colección.

2 comentarios:

  1. Que suerte, y como tú dices, cada bufanda es un recuerdo, pues que te regalen muchas más, o que las cambies cuando vayas a algún partido.

    ResponderEliminar
  2. Pinchahigos presidente9 de septiembre de 2013, 14:22

    A ver cuando haces una colección de acreditaciones.

    ResponderEliminar