jueves, 25 de julio de 2013

Armstrong: un antes y un después

El doping es uno de los principales enemigos del deporte · abc.es

Lance Armstrong era un ejemplo para el resto de deportistas. Alguien que había pasado por un cáncer ganaba hasta siete veces el Tour de Francia, una de las pruebas más duras del mundo. Había sospechas, por qué mentir, sobre la espectacular manera de escalar que tenía el estadounidense. Ni Beloki, ni Kloden, ni Ullrich podían con él. Schumacher, Ronaldo -el de siempre- y Armstrong han sido tres de las bestias imparables que he visto en el deporte. Pues eso, había sospechas, pero predominaba la buena fe.

Cuando salió a la luz que todo era una farsa, el deporte quedó muy tocado, más cuando el propio Armstrong reconoció que se había dopado. Después de este caso todo es diferente. Ya no sólo en el ciclismo, sino en el deporte en general. Aunque suene mal, ahora, cada vez que el que suscribe esto ve una gesta deportiva, el EPO, las jeringuillas y demás patrañas sobrevuelan. Es lo que ha conseguido el tramposo de Armstrong. A pesar de que el género humano suele pensar bien hasta que se demuestre lo contrario, el caso del estadounidense ha provocado un antes y un después.

Este verano no he visto más de diez minutos seguidos de la ronda gala por culpa del norteamericano mentiroso. Más cuando también se han producido acusaciones sobre Froome, el actual ganador (dice el gran refranero español que cuando el río suena, agua lleva). Cuando ves que todos los meses se superan récords en varias disciplinas deportivas a una celeridad brutal, la sombra del dopaje acecha más que nunca, superando al propio desarrollo del ser humano. Mucho tiene que cambiar este panorama para volver a pensar como se hacía antes de Armstrong. Para más inri, recientemente ha salido a la luz que los atletas Gay, Powell y Simpson también iban dopados hasta las cejas. Eso pinta negro. Muy negro.

5 comentarios:

  1. Al final van a pillar todos. Ahora aparecen muchos nombres que habian consumido EPO. Parece que el ciclismo estaba bastante sucio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final, la mayoría de mentirosos salen a la luz.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. no podemos centrar un deporte tan duro como el ciclismo en un personaje como amstronvg, que de heroe americano a pasado a villano la culpa es mas de una organizacion como la UCI que se centra en casos particulares y luego deja pasar la gran mafia del dopaje, por amiguismo o dinero.. en fin nico no dejes de ver ciclismo por el dopaje hay gente limpia que gana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Jairo, pero Armstrong era un modelo para el resto de corredores y para los deportistas en general. Además, como bien dices, existe esa gran mafia del deporte, que se puede cargar este.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. Sólo un dato porque hay mucha gente que vive cegada con el fútbol creyendo que es un deporte 'limpísimo'.
    El 99.9% de los positivos descubiertos en el ciclismo son por:

    1. Cortisona, ¿qué futbolista no lo utiliza para infiltrarse los domingos que llega 'tocado'?

    2. Transfusiones sanguíneas, Xavi Hernández admitió haberse sacado sangre en pretemporada cuando iban a sitios de altura para después inyectársela en el curso de la temporada.

    3. Hormona del crecimiento. Messi, Giovinco...

    El ciclismo no es un deporte 'sucio', al contario, está super controlado. Y los positivos de Armstrong vienen descubiertos por un cambio de ley que entró cuando se retiró, es decir, cuando consiguió los tours había otra ley en vigor. Ahora cambia y se ha dopado. ¿Qué sentido tiene aplicar una ley que se ha hecho 'a posteriori' en casos precedentes a la entrada en vigor de la misma?

    Chavales, el ciclismo es un deporte precioso y si vuestra 'excusa' para dejar de verlo es el doping, tendréis que dejar de ver casi todo tipo de deporte. Os animo a seguir el ajedrez aunque después se descubra que abusaban de la cafeína.

    ¡Un saludo a todos desde Roma!

    ResponderEliminar