lunes, 24 de junio de 2013

Recuerdos del Paraíso

El vestuario fue una auténtica fiesta · udalmeriasad.com
Me siento un afortunado de haber nacido en la mejor ciudad del mundo y en este tiempo, de haber podido disfrutar de dos ascensos (y cubierto uno para Sportalmeria.com) del equipo representativo de la ciudad, ese que vuelve a estar en Primera División, a pesar de que esto le moleste a muchos aficionados al fútbol, incluso almerienses. El ascenso de 2007 fue una bendición después de tres décadas sin que Almería tocase la máxima categoría del fútbol español. Pero el del sábado supo a gloria, porque el Paraíso no se tocó hasta el último partido. Buena prueba de ello fue la invasión nunca vista en el Mediterráneo, cien veces más brutal que la de hace seis años. 

Al que escribe esto también le supo a gloria, puesto que lo vivió un poco más dentro. El tiempo ejerce de filtro entre lo que es importante y lo que no. Con el paso de los años no nos acordaremos de muchas cosas, pero sí de varios escenas que se irán sólo cuando uno se vaya al otro barrio. Por ejemplo, salir al terreno de juego por el túnel de vestuarios detrás de los jugadores y ver al Mediterráneo eufórico. O los gritos de aclamación a Alfonso García, con la suerte de estar encima de él. O la conga de los jugadores. O los abrazos con la familia y amigos. O con muchos miembros de la prensa. O con algunos de los héroes. O la alegría que se vivió en el Estadio y en la zona de prensa, con alguno que otro llorando y saltando. O la fiesta posterior en la Plaza de las Velas y en la noche almeriense. O la mañana siguiente, con los diferentes actos en la capital.

Son imágenes del Paraíso, de un fin de semana que recordaremos toda nuestra vida, recuerdos de unos afortunados que tuvimos la suerte de nacer en la provincia y tiempo exacto. El último pasa rápido y ya hoy se habla de fichajes, de posibles marchas como la de Charles al Celta, etc., etc., pero esto ya no nos lo quita nadie. Se lo merecen los jugadores y se lo merecen esos 6.000 fieles que nunca dejaron a su barco solo a pesar de las numerosas sacudidas que recibió este. Por cierto, me gustó que el descapotable no estuviese lleno de políticos carroñeros, como ocurrió en 2007. Y otra cosa, ¿a ustedes no le pareció poca gente la que se congregó en la Plaza de las Velas? A mí sí. Pero me gusta, señal de que la masa social no es grande, pero sí la mejor cualitativamente hablando; ahí estaban los de siempre, los jugadores y esos incondicionales seguidores, los protagonistas. Si hace una década nos hubiesen dicho que íbamos a vivir dos ascensos a Primera, nos lo hubiésemos tomado a broma. Por eso, disfrutémoslo.

8 comentarios:

  1. Enhorabuena, grandísima temporada!! Una lastima la marcha de Charles al Celta por un misero millon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las felicitaciones. Respecto a Charles, era su clausula y el jugador ha querido marcharse, algo lógico, debido a que el Celta le triplica la ficha.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. Felicidades por el ascenso. Nos vemos en primera la temporada que viene.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Sobre todo aquellos que habéis estado apoyando al equipo desde un primer momento. De eso he hablado en mi artículo del Diario de Almería de hoy.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  4. Ya somos de Primera, que orgullo para Almería y cuantas cosas buenas van a traer a esta ciudad, y para vosotros los periodistas, muchas cosas para contar.
    Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, el ascenso repercutirá positivamente en diferentes ámbitos.

      ¡Un saludo!

      Eliminar