domingo, 9 de junio de 2013

Día para recordar, resultado para olvidar

Ni un alfiler cabía en el feudo amarillo · B.G.Guil
'La de hoy es una historia de amor, de temor, de lucha, de entrega por unos colores, de fantasía, de poesía, de nervios, de sudor, de lágrimas de felicidad y tristeza, de historia, de épica...', así empecé la crónica que hice ayer desde El Madrigal (pueden leerla aquí). Quise que ese fuese el comienzo porque lo que se vivió ayer fue digno de escribir un best-seller, con vencedores y vencidos, pero en el que el auténtico triunfador fue el fútbol, con dos aficiones que dieron una demostración de educación y deportividad.

No es fácil escribir después de lo de ayer. La verdad es que no hay ganas. Al ver las fotos y los vídeos, uno se viene arriba, pero la impotencia de no conseguir el ascenso en El Madrigal no la quita nada ni nadie. Si se sube en los playoffs, lo celebraremos y nadie le hará ascos, pero ascender a Primera División en Villarreal era tocar el cielo. Mejor, imposible. Delante de un equipo Champions, en el lugar y tiempo perfecto para conseguir la hazaña de vestir el best-seller de color rojo y blanco.

Ya toca pensar en la promoción, pero el mazazo ha sido bueno. Seguro que la afición y los jugadores se levantarán, pero fácil no es. Las caras de la parroquia rojiblanca en la calle de Villarreal donde se colocaron los ¡31! autobuses rojiblancos eran para verlas. Caras que contrarrestaban con las de antes de empezar el partido, cuando ambas aficiones, a pesar de que se jugaba una final por el ascenso, compartían comida, bebida y cánticos, sin incidente alguno, algo que habla a las mil maravillas de la calidad de ambas. La local le hizo el pasillo a la visitante al acabar el partido (¡felicidades Villarreal!). Para quitarse el sombrero.

Y dolió por la forma en la que se produjo. Te vas con cara de tonto cuando te roban (Martínez Valero) o cuando tu equipo no se vacía (Nueva Condomina), pero si se pierde porque el rival tiene más efectividad, una derrota impoluta, pues también escuece. Espero que con el paso de los días, vuelva a ilusionarme de nuevo. En la facultad enseñan a que no se escriba en primera persona, pero, por los nervios (si a alguno no nos dio un infarto ayer, no nos dará nunca; en el hotel, el nerviosismo era máximo en mi caso y en el de alguno que otro, que se tuvo que tomar un tranquilizante) y por los viajes para ver a la UDA, muchos no hemos podido estudiar lo que deseábamos de cara a los diferentes exámenes de junio. Por eso, ascender ayer también era quitarse un peso de encima. Pero bueno, me voy a quedar con el titular de la crónica de Paco Gregorio en el Diario de Almería de hoy. 'El fuerte es el que se levanta', dice. Nos vamos a levantar. Todos. Jugadores, aficionados, prensa, directivos... Vamos a confiar en los nuestros (y a concentrarnos a tope en el resto de tareas diarias), esos que nos hicieron soñar ayer, teniendo la oportunidad de vivir un día inolvidable.

PD: Por culpa de los dichosos exámenes, de esta emocionante promoción, sólo asistiré al Mediterráneo la próxima semana si logramos eliminar a Las Palmas. No iré el miércoles a Gran Canaria, a pesar de que es difícil decir 'no' a alguien que te invita a hospedarte en su casa. ¡Gracias guapa!

PD 2: Tuve la mala suerte de llegar a El Madrigal a falta de una hora para el comienzo del partido, perdiéndome parte de esa fiesta rojiblanca-amarilla, ya que nuestro bus (¿quién dijo que en el de la directiva no había follón? ¡qué bien nos lo pasamos!) paró en Castellón, en vez de Villarreal, pero la cara de mi primo pequeño en el hotel de los jugadores borra todo, hasta el resultado.

Pelle firmándole al enano

10 comentarios:

  1. Bueno os queda una bala en la recámara , hay que aprovecharla.
    Un saludo y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya toca pensar en eso. ¡A por Las Palmas!

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. A ver si podeis subir en el playoff.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá, el Almería, es favorito, pero el fútbol es demasiado imprevisible.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. Mucha suerte Nico en el playoff.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Inolvidable. Aunque siempre quedará ese "pero".
    La fiesta desde mediodía en El Madrigal fue impresionante.
    Saludos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo vivido ese 8 de junio en general es inolvidable.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  5. Pinchahigos Presidente10 de junio de 2013, 9:38

    Gracias por poder compartir contigo( a pie de campo) todas esas agradables sensaciones vividas ese dia.
    Verás como se sube.
    Suerte en los examenes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por ayudarnos y echar las fotos ;)

      ¡Un saludo!

      Eliminar