viernes, 17 de mayo de 2013

Un 17 de mayo

Momentos antes del principio del encuentro · Jesús Gómez
Viendo las numerosas fotos para escoger una para esta entrada se me ha venido todo a la mente de nuevo. No sabía cuál elegir de todas las que echó el grande de Jesús Gómez, fotógrafo para la ocasión. Me he decidido por esta (recortada por las medidas del blog; la original es espectacular, ya que se ve toda la grandiosidad del pabellón) por la piña, la cual ganó el partido. También por la bandera de la UD Almería, que unos locos (no era mía) pusieron ahí. Se trata de la final del Trofeo Rectora de la Universidad de Málaga del año pasado. Un día mágico, el mejor en mi estancia en tierras malagueñas. No es un Mundial, pero sí nuestra particular Champions, la de los 80 equipos de la Universidad.

Hace dos años -el primero en Málaga del que escribe esto- subimos a Primera y el pasado, campeones. Hoy hace un año. Realmente, no teníamos un gran equipo, había mejores. Pero ningún grupo como el nuestro, el Periódico FS. Lo que les quiero transmitir es el poder del fútbol (o fútbol sala) y el disfrute que tiene este deporte de "unos tipos dándole patadas al balón". El poder del sufrimiento, de ir contra las circunstancias, de querer conseguir un objetivo hasta el final, aunque fuese muy complicado. Primero, porque ese día era baja una de nuestras mejores piezas (ahora, en el UMA Antequera, de Segunda División de fútbol sala). También por que a falta de 12 minutos para el final perdíamos 5-2. Pero empatamos y ganamos en la prórroga. Y disfrutamos. Y nos fuimos a la fuente. Con nuestra particular afición, la mayoría de ella, de la clase en la que estábamos la mitad de componentes del equipo. Una afición partícipe de este éxito, ya que nos animó cuando más lo necesitábamos.

Ese día el fútbol me demostró que no siempre gana el que más calidad tiene, sino el que más lo intenta, el que no se rinde nunca, el que pelea hasta que el árbitro (el cual dijo que nunca había visto una final del torneo igual) pita el final. Ese día me sentí futbolista. Realmente, estuve más tiempo en el banquillo que en el parqué, pero el disfrute fue total. Hay que estar ahí para vivirlo, para conseguir uno de los objetivos que te propones cuando entras en una universidad. Este año, con el equipo nuevo, por diferentes factores, caímos en primera ronda sin jugar todos nuestros partidos, debido a la deficiente organización. Pero como dicen aquí en Andalucía, que nos quiten lo bailao. ¡GRANDES CHAVALES!

PD: Aquí, otra crónica de ese mágico 17 de mayo.

PD 2: Les dejo el vídeo del final del encuentro.

video

3 comentarios:

  1. Qué grande Nico, has conseguido que se me pongas los vellos de punta recordando aquellos momentos. Fue espectacular la forma de ganar aquello y, commo bien remarcas, el rollo que había entre el grupo.

    Nuestro objetivo en el Rectora lo superamos en los dos primeros años de carrera (ascenso y campeones).

    Un abrazoo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vere, lo que se dijo en ese corrillo también influyó en la victoria. Y se hablo de ti, que luego fuiste el mejor del partido.

      Un saludo crack!!

      Eliminar
  2. Hola!!

    He encontrado tu blog por casualidad y me encanta, tiene un montón de información interesante. Y este artículo... ¡me he emocionado!

    Quería preguntarte si te gustaría intercambiar enlaces conmigo, en un blog de fútbol online que tengo. Si quieres, mándame un mail a info@partidosendirecto.es

    Gracias y enhorabuena!!

    Magda

    ResponderEliminar