sábado, 30 de marzo de 2013

El misterio de Abel Molinero

Abel Molinero celebra su gol en el encuentro copero ante el Alcorcón · sportalmeria.com
33 minutos en Liga. A eso se reduce la participación de Abel Molinero en el campeonato doméstico. Es el último jugador de la plantilla, el típico que está para la ficha y poco más. Nadie lo entiende y es que no se trata de un cojo, sino de un madrileño que destila fútbol por sus botas. He charlado varias veces con él esta temporada y el discurso, sincero, es el mismo. No lo entiende. Ya nos lo dijo en La Escuadra de Mago y en Sportalmeria.com. "Ni la gente ni el propio Abel lo entienden", comentó Molinero en una de esas entrevistas.

Ya han pasado bastantes meses desde que comenzase el curso y no todavía no le he encontrado solución al misterio. En Copa sí fue utilizado, incluso se marcó dos tantos, uno de ellos un golazo ante el Alcorcón. Pero, en Liga, nada. Y no me vale eso de que hay cinco futbolistas para los dos interiores. Falque, quizás el jugador con más clase de Segunda, tiene un puesto. Jonathan se había ganado el otro por su buen hacer y por la irregularidad de Calvo y de Vidal. Ahora, con el burkinés lesionado y visto que ni Carlos ni Aleix logran ser determinantes en los últimos partidos, es cuando menos me explico por qué Abel no se come un rosco. Las pocas veces que ha jugado ha cumplido. ¿Qué tiene que hacer más?

Así que hay dos teorías. Una es que algo pasa en los entrenamientos o en el vestuario que desconocemos. La segunda es que, simplemente, Gracia le tiene manía por algo. No creo que el técnico navarro se tire piedras contra su propio tejado. Algo ocurre que no sabemos. ¿O es manía?

No hay comentarios:

Publicar un comentario