lunes, 4 de febrero de 2013

La mierda del deporte

eleconomista.es
La sobreinformación se produce cuando los medios de comunicación bombardean a la audiencia sobre un mismo tema durante un tiempo. Lo estamos viendo ahora. Sólo se habla de corrupción. En la política, con los sobres de Bárcenas y demás. Todos roban. Unos y otros. Antes, ahora y después. Lo que hay que hacer es combatir eso. En el deporte, más de lo mismo. Fue Armstrong el que se sinceró hace unos días, afirmando algo que ya era conocido. Esta semana hemos tenido el 'Qatargate', destapado por France Football, quien denunciaba la compra del Mundial de Qatar 2022.

Hoy lunes Iñaki Badiola, expresidente de la Real Sociedad, reconoce a AS que durante seis años el club vasco compró productos dopantes con dinero negro. Ademas, hoy también, la Europol ha destapado la que se presenta como la mayor red de amaños de partidos. Corrupción y dopaje, la mierda del deporte. Ha existido, existe y existirá. Lo que hay que hacer es sacar toda esta porquería, no esconderla. Por ejemplo, la jueza de la Operación Puerto (más mierda...) no quiso que el señor Eufemiano Fuentes diese nombres de deportistas. Pues claro que hay que darlos. ¿Que se llaman Casillas, Nadal o Gasol? A joderse. ¿Prefieres saber quién te ha puesto los cuernos o no?

Sacar la mierda y removerla va a provocar, está provocando, mucho daño al deporte. Al fútbol, al ciclismo, al baloncesto, al tenis. Pero es necesario. Hay que pensar en el futuro, para que, ojalá, esto vaya desapareciendo. Que la gentuza que compra partidos o se dopa se lo piense dos veces antes de hacerlo. Porque las meigas existen. Haberlas, haylas. Yo las he visto en un encuentro de fútbol base. Los maletines, las jeringuillas y las mentiras, la gran mierda del deporte.

6 comentarios:

  1. y lo que queda por salir Nico, lo que queda por salir

    ResponderEliminar
  2. Pues es cierto que tiene que salir todo pero el daño que esta gente hace al deporte es incalculable. Tan solo hay que ver como afecta al ciclismo los diferentes casos que han ido apareciendo en la prensa. Una pena y una vergüenza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas razón, ya se generaliza. Pero yo prefiero que salgan los tramposos a que no se sepa nada.

      Un saludo.

      Eliminar