domingo, 29 de abril de 2012

El adiós de un mito

Ayer se despidió un mito del fútbol español, mundial. Raúl González Blanco decía adiós al fútbol profesional de élite. En Alemania, que entienden, hicieron lo que el Real Madrid no quiso. 20 años frente a dos. Al final, el que se comportó como un auténtico señor fue el club alemán. Una despedida a lo grande, como se merece el delantero de todos los récords.

Negar que Raúl es un buen jugador es negar que todos los días sale el Sol. Te puede gustar más o menos, pero nadie puede poner en duda esa afirmación. Son hechos y ahí están. Ahora va mi opinión: el mejor futbolista que he visto. No en cuanto a calidad se refiere, sino a la suma de calidad, señorío, posicionamiento sobre el campo, garra, educación y mil valores más que se están perdiendo en el fútbol.

También puede sonar fuerte lo que voy a proponer: que Raúl juegue los Juegos Olímpicos. ¿A quién no le gustaría ver al '7' con la camiseta de España en un campeonato de esa medida? Mejor le dejamos esa decisión al entrenador y nos quedamos con lo que se vivió ayer en Gelsenkirchen, con un club que conquistó el corazón de todos los aficionados del fútbol, que hizo llorar a Raúl y a uno de sus hijos. Ayer no fue un día cualquiera, fue el 28 de abril de 2012, el día en el que el fútbol se rindió a los pies de Rulo.

viernes, 27 de abril de 2012

Que no

Artículo Diario de Almería 27-4-12

No sé por qué razón (soy mal pensado y me la imagino) esta semana, coincidiendo con la llegada del líder de la categoría, Alfonso García ha salido en un medio y ha vuelto a hablar de acercar las gradas al campo, concretamente los fondos. ¿Por qué ahora? Soy creyente y no soy de la opinión de que 'hasta que no vea esto, no me lo creo'. Pero voy a hacer una excepción. Hasta que yo no vea eso, no me creo nada. Creo que es humo todo. Humo con el que no se va a conseguir nada. El otro día leí que si el equipo jugase en el Juan Rojas, el campo estaría lleno. Mentira. En 2003 y 2004, la UD jugó en el campo que lleva el nombre del mítico jugador almeriense y apenas se llenaba. La razón no son las pistas. La cuestión está en que la ciudad no se siente identificada con el equipo de su tierra. ¿Culpa de la afición o del club? De los dos. Del club por estar montando un equipo en el que no se puedan sentir identificados, formando una cantera en la que los jugadores nacidos en esta bonita ciudad se pueden contar con los dedos de las manos, haciendo una política nefasta, destituyendo a un entrenador cada temporada, incluso aunque esté en promoción. Pero también es bochornoso ver una tribuna alta hasta la bandera cuando vinieron los dos grandes del fútbol español y luego estar los cuatro gatos de siempre. De los 42 equipos de la LFP, estaremos en el vagón de cola en cuanto al apoyo que le tiene la provincia a su equipo representativo. Así que lo de las gradas y demás son pérdidas de tiempo. Lo importante es cuidar a esos aficionados que están en las buenas y las malas, esos que se pegan kilómetros de viaje y que no reciben ni un simple saludo por parte de los jugadores. El barco se va a pique.

miércoles, 25 de abril de 2012

Un 22 de abril

Dentro de décadas no me acordaré de que el Real Madrid le ganó al Barcelona 1-2 en el Camp Nou, ni que el conjunto catalán fue eliminado de la Champions, ni que quizás los madrileños pasaron a la final de Europa. De lo que sí me acordaré y le podré contar a mis hijos es de lo que pasó un 22 de abril de 2012. Casi 200 fotos dan fe de ello. No hay nada que dé más alegría que tu equipo de siempre consiga su objetivo. Es muy fácil ser de los grandes, pero ser del Oriente, de pertenecer a su familia, sólo lo pueden decir unos pocos. Yo tengo la suerte de ello.

Ya escribí bastante en Digital Sport, de todo lo acontecido el pasado domingo. Pero nunca me cansaré de repetirlo. Que tras 19 partidos sin perder, ocho victorias consecutivas, 46 puntos de 48, se ascendiese a Primera Andaluza es algo que no se puede describir con palabras y más si lo consigue un grupo de amigos y no un conjunto de futbolistas. Un grupo. Dentro de años, el partido, las jugadas también se nos olvidarán, sólo recordaremos pinceladas o ni siquiera eso, pero sí qué ocurrió tras el pitido final del árbitro.

Y lo que ocurrió en la comida y en la cena. O los saltos de alegría que nos pegábamos en mitad de la calzada cuando el semáforo se ponía en rojo. O los brindis. O los abrazos con cada uno de los jugadores. O el emotivo discurso del entrenador, que se acordó de mi padre, incluso de mí. O que mis amigos me incluyeron en la camiseta conmemorativa. O los cánticos. O todo lo que ocurrió un 22 de abril de 2012.

lunes, 23 de abril de 2012

Continúa el sueño (y III)

Hoy, lunes 26 de abril, se termina el tercer aniversario de La Escuadra de Mago, que empezó el 9 de este mes. Ese mismo día pudieron leer a Carlos Martínez e Irene Junquera; el lunes pasado a Miguel Ángel Díaz y Paloma Antoranz; y hoy a Miguel Ángel Lara (Marca), José Félix Díaz (El Confidencial) y Javier G. Matallanas (As). Espero que les hayan gustado todas las entrevistas y que el año que viene vuelva a currarme el cuarto aniversario. Gracias a los entrevistados y a todos ustedes.

Miguel Ángel Lara


-Minuto 116 de partido. Andrés Iniesta coge la pelota y nos da un Mundial. ¿Qué se siente al estar allí cubriendo el partido?

La verdad es que casi ni se puede contar. Lo que pasó en ese momento fue... increíble. Desde que marca Andrés, ves a gente por encima de las mesas en la zona de prensa, muchos abrazos, un descontrol... Luego piensas y dices 'joder, es poco serio eso en zona de prensa'. Pero bueno, creo que era un momento que quedará marcado para todos y que llevaremos en el corazón.

-Supongo que hay que actuar rápido en esos momentos. Muy de noche, al día siguiente sale Marca...

Claro, ese es el otro problema. Hasta ese momento, prácticamente no se podía escribir nada. Con 0-0 en una prórroga de un Mundial, todo lo que mandaras era casi inútil. Había que ver qué pasaba, como terminaba el partido... A partir de ese momento, fue una locura, empezar a escribir, empezar a buscar redacciones y saber qué era lo que suponía este gol para España y para el periódico.

-¿Es lo que sueña uno desde pequeñito?

Hombre, claro. Primero como aficionado, por supuesto. A mí, por lo menos desde pequeño, me ha encantado ver a la Selección, me ha gustado mucho; y luego, evidentemente, cuando empiezas a trabajar con ella, también, viendo a todo la gente que ha pasado por ella trabajando en prensa, tantos buenos periodistas que no han podido ver ese momento. Te sientes un privilegiado al ver ganar una Eurocopa y sobre todo un Mundial.

-¿Cuándo se dio cuenta de que quería ser periodista?

Pues no lo sé. Creo que desde muy pequeño. Yo era de los que jugaba a las chapas y me dedicaba a transmitir los partidos, hacía mis pinitos en casa con los clips. También narraba los partidos cuando jugaba con mis amigos.

-¿Cómo fueron sus primeros pasos?

En una radio de Madrid, que se llamaba Onda Madrid, haciendo partidos de Regional. Creo que hice dos equipos de Madrid, que jugaban en un campo de tierra. A partir de ahí, como el fútbol es una cosa que me gusta y me apasiona y me gusta en cualquier categoría, por fortuna llegué hasta aquí. Eso sería con 18 o 19 años.

-¿De qué periodista ha aprendido más?

De muchos. Hay uno que es Enrique Marín, que fue redactor jefe de Marca, luego estuvo en As, ahora ha estado en Público, y creo que ha sido con el que más he aprendido. También de José Félix Díaz, de El Confidencial... Son muchos a lo largo de todo esto tiempo.

-Público cerró su versión papel. ¿Desaparecerá la prensa en papel?

Bueno, pues la verdad es que hay que ser sincero: tiene un tiempo limitado. Creo que todavía le queda vida, pero hay que darle una vuelta, intentar cambiar la información. Tú no puedes sacar en papel una información que ya ha estado todo el día en webs, en televisiones o en radios. Hay que darle otro formato al papel para que pueda seguir viviendo un poquito más.

-Estar en Marca es...

La leche.

-¿Cómo es su día a día?

El día empieza a las doce de la mañana en la reunión del periódico, en la que se ven los temas que se pueden hacer, qué no se puede hacer, cómo ha quedado el periódico, qué se puede mejorar... Luego ya te pones en marcha, a hacer llamadas, a buscar noticias, a buscar reportajes. Ya, por la tarde, a las cinco, se pone todo sobre la mesa, se va decidiendo qué se va haciendo, qué no se va haciendo, qué se descarta, qué se deja para mañana. También tienes que estar pendiente de lo que ocurre. Porque a las cinco puede pasar una cosa, pero a las siete eso es otra diferente y hay que darle una vuelta hasta que cierras, que puede ser a las doce de la noche, o a las una, dependiendo del día. Actualmente, los días son más largos con todos los líos que hay en el fútbol español.

-Volviendo a la Selección. ¿Cómo es el trato con los jugadores?

Bastante normal. Viendo en lo que se ha convertido hoy el trato futbolista-periodista, en la Selección es 'supernormal'. Yo siempre me acordaré que en el Mundial de Sudáfrica era muy habitual quedar con los futbolistas, tomarte un café con ellos, charlar un rato. Por el contrario, era un milagro ver a los futbolistas de Alemania o Argentina en sus hoteles de concentración.

-¿Qué opinión tiene de aquellos que no han cursado la carrera de Periodismo y trabajan en el gremio?

Realmente, no me gusta. Creo que sí que hay gente que es válida, pero a mí no me gusta. Creo que nosotros mismos, los periodistas, debemos dar más prestigio a la carrera de la que tiene.

-¿Qué tanto por ciento de éxito tiene la carrera para ser un buen periodista?

No, no, tampoco se trata de eso. Hay gente que tiene la carrera que es muy mal periodista y gente que sin tenerla puede ejercer bien y con su derecho. Otra cosa es que sea una usurpación constante en este trabajo.

-Un consejo para los estudiantes de Periodismo.

Primero, que le gusten lo que hacen, sea fútbol o no sea fútbol, economía o lo que sea; que busquen la rama, el campo en el que más se puedan expresar y ser muy constantes, ser muy trabajador y que, si se está muy arriba o muy abajo, no creerse nunca más de lo que eres.


José Félix Díaz


-¿Cómo fueron sus inicios en el mundo del Periodismo?

Yo empecé en la misma facultad. Comencé a trabajar cuando estaba estudiando. Después, entré a trabajar a Marca, siguiendo equipos de Tercera División, como el Vicálvaro, el Atlético de Madrid o el Real Madrid. Luego ya hice la información del Atlético, del Madrid y de la selección española.

-¿Cuándo se dio cuenta de que quería ser periodista?

De pequeño ya lo tenía más o menos claro. En algún momento dudé con Publicidad, pero al final hasta entré en Marca sin conocer a nadie.

-¿Por qué dudo: horarios, etc?

No, no. Simplemente que por aquel entonces me apetecía también hacer Publicidad, pero luego me di cuenta de que lo mío era el Periodismo.

-Cubriendo a la mejor selección del momento y una de las potencias de la historia, ¿se siente un afortunado de la vida?

Hombre, afortunado de la vida, tal y como está todo, es aquel que trabaja. Pero sí porque estoy trabajando en lo que más me gusta. Me puedo sentir afortunado por las dos circunstancias: por trabajar y por hacer lo que más me gusta. La verdad es que disfruto mucho con mi trabajo.

-¿Qué medio le gusta más?

Bueno, yo toda mi vida he sido de prensa escrita, pero también me gustan los otros. Reconozco que la tele o la radio no es lo mío, pero está bien colaborar de vez en cuando. No le cierro las puertas a nada.

-¿Se encuentra el periodismo, sobre todo, el deportivo, en horas bajas?

Lo que a mí no me gusta es que los periodistas presuman de equipo y sus informaciones vayan enfocadas a ese equipo y no a otro. Yo creo que eso es un error. Yo también era de un equipo cuando era niño, cuando era joven, de hecho era incluso socio. Pero cuando llegó el momento de empezar a trabajar, me quité de socio porque no lo consideraba ético. Y luego siempre he intentado informar lo más objetivamente posible, que es muy complicado y aparcar los colores de cada uno. Ahora la moda es al contrario. Yo no participo de ella ya que no me gusta.

-¿Y no se puede ser de un equipo?

Evidentemente, pero anteponiendo el tema profesional al personal.

-Han cerrado cabeceras como Público. ¿Desaparecerá el periódico en papel?

A ver. Los medios de comunicación, quizás hayan vivido una época demasiado buena y se han creído por encima de sus posibilidades y ahora están pagándolo. Hay que pensar en la publicidad y en la importancia que tiene eso para el periodismo. Yo espero y confío en que esto salga adelante y que, como he leído por ahí, el 2012 va a ser un año bueno para la publicidad. A ver si es verdad.

-También han entrado de lleno las redes sociales. ¿Qué importancia están teniendo en el periodismo?

Que más inmediatez es imposible. Pero mucha gente se equivoca al confundir entre la prensa en las redes sociales a nivel particular y a nivel profesional. Si tú te identificas en una red social como periodista, tienes que tener cuidado porque hay mucha gente que se equivoca y emite juicios que no debe. Creo que es un adelanto y la verdad es que es yo ya lo considero un medio de comunicación, un medio de comunicación más directo y que llega mucho a la gente. Ya hay que ser profesional hasta para eso, para manejar Twitter o Facebook, aunque el último ya apenas lo utilizo. Hay que tener respeto por el medio en el que trabajas y no equivocarte como algunos se hacen.

-Existirá mucha diferencia entre escribir para un periódico digital y otro en papel...

Totalmente. Yo llegué a El Confidencial después de muchos años en Marca papel. Al principio te tienes que habituar a otro ritmo, ya que es totalmente diferente. Ahora se es más inmediato. El Confidencial, por ejemplo, hace un periódico todos los días. A las seis de la mañana ya lo puedes ver en el ordenador o en el móvil y no acudir al quiosco. ¿Eso qué significa? Que aparte tienes que ir actualizándolo todo el día. Si no no sería Internet, sino en papel. Hay que adaptarse a ello.

-¿Cómo es la relación con jugadores de ese nivel?

La verdad es que existe un trato muy bueno cuando están con la Selección. Hay una gran diferencia cuando están con España y cuando están con sus clubes. En los equipos se están confundiendo con las políticas de comunicación, aislando a las estrellas. Yo creo que se equivocan de lleno. En la Selección, sin embargo, los jugadores están más relajados, puedes hablar con ellos, es una relación más directa. Cuando están con la Selección hay relación y cuando están con sus clubes, no. Esa es la realidad.

-¿Por qué no dejan algunos gabinetes de comunicación como el del Real Madrid más libertad a los jugadores?

Bueno, yo no creo que sea cuestión de los gabinetes de comunicación, sino de las personas que deciden sobre ellos, como es el caso de Mourinho. Si no quiere que hable nadie, no habla nadie. ¿Qué a veces los jugadores se refugian en eso? Pues también puede ser. Pero yo creo que son políticas de comunicación equivocadas de los departamentos de comunicación de los clubes.

-¿Qué es lo que ha aprendido a lo largo de todos estos años?

(risas) A mí me lo dijo uno de los que fue mi director, Manuel Saucedo, que me metía mucha caña y me dijo 'anda, y el día que cuentes todo lo que sepas', y yo le decía que entonces dejaría de ser periodista porque entonces no podré serlo. El periodista vale más por lo que calla que por lo que cuenta. Yo tengo una teoría de que si tú no callas cosas que te cuentan en confianza, luego recoges lo que has sembrado.

-¿Qué tanto por ciento de éxito tiene la carrera para ser un buen periodista?

Yo lo considero como una cosa imprescindible y necesario. Otra cosa es lo que te enseñen en la carrera, que si historia del periodismo, tecnología de la información, que la estudié con tipómetro (risas). Pero es algo obligado. En esta profesión no se debería admitir tanto intrusismo como hay. Pienso que la carrera debería ser obligatoria, dejando de lado si te enseñan mucho o poco.

-Un consejo para los estudiantes de Periodismo.

Bueno, más que para los estudiantes de Periodismo, para todo el mundo, pero bueno más de los de nuestro gremio. Yo creo que a veces la gente joven quiere llegar arriba muy deprisa. Dejando de lado el tema de sueldos y la miseria que se paga ahora mismo, habría que intentar que los chavales tuvieran más humildad, seguir aprendiendo. La mejor enseñanza posible es ver, comprender y asimilar lo que ves, sobre todo.


Matallanas


-Está haciendo lo que todo aspirante a periodista quisiera, ¿se siente un afortunado de la vida?

Sí, soy un privilegiado porque trabajo en lo que me gusta.

-¿Cómo fueron sus inicios?

Empecé en Radio Las Águilas, una radio de mi barrio, narrando partidos de Primera Regional y Preferente en un carrusel los domingos por la mañana. Era radio artesana, enganchaba una emisora de radioaficionado a la batería del coche. También hacía un programa de fútbol internacional en esa radio. En verano del 95 hice prácticas en la Agencia Efe en la sección de Cultura y Sociedad. Y en marzo de 1996 entré de becario en Marca.

-¿Cuando se dio cuenta de que quería ser periodista?

Tarde. Empecé a estudiar Empresariales y cuando llevaba tres años, que no tres cursos, me cambié a Periodismo. Saqué la carrera en cuatro años (entonces era de cinco). Cuando empecé en Marca, estaba haciendo cuarto y quinto a la vez. En la facultad me metió el gusano del periodismo José Julio Perlado, profesor de Redacción Periodística II, pero desde los once años siempre leía periódicos y devoré la radio.

-¿Está el periodismo deportivo en declive?

No creo que esté yendo en declive. El periodismo en general debe readaptarse a las nuevas tecnologías y a las redes sociales. Pero el periodismo siempre existirá porque siempre hay historias que contar y debe haber periodistas que se las cuenten a la gente.

-¿Desaparecerá el periódico en papel?

No. Se consumirá menos, pero siempre existirá el papel.

-¿Prensa o tele?

Prensa. La televisión bien hecha es un medio espectacular, pero el poso de los periódicos es delicioso y necesario.

-¿Qué diferencia existe entre el mensaje que hace alguien en un periódico y el que lo hace en televisión?

La redacción en un periódico es más extensa y se apoya en una imagen o una infografía, pero hay que redactar el texto con más profundidad. El lenguaje de la televisión es más visual y más concisa la redacción de la noticia, siempre apoyada en imágenes.

-¿Qué le dice a aquellos que piensan que programas como Punto Pelota son la salsa rosa del fútbol, el Sálvame?

Son programas de debate en el que las posturas se radicalizan y se ponen al extremo, muchas veces buscando que la confrontación en sí sea el espectáculo. El periodismo es interés humano y si te vas al extremo, corres el peligro de caer en el amarillismo. Pero Punto Pelota es un buen programa.

-¿Cómo es la relación con los futbolistas de la élite?

Cada vez es más complicada porque los clubes limitan al máximo el acceso al protagonista. Pero la relación con las estrellas del fútbol es como cualquier relación humana, debe ser de respeto y cariño y en general es así.

-¿Qué tanto por ciento de éxito tiene la carrera para ser un buen periodista?

Para mí es muy importante la formación universitaria para ser un buen periodista. Se estudian cosas que luego son necesarias durante el desarrollo del oficio.

-Un consejo para los estudiantes de Periodismo.

Que le echen morro siempre. Que se informen, deben conocer la actualidad al dedillo para manejar la información y buscarla. Que vivan ilusionados y entusiasmados para conseguir vivir de la profesión más bonita del mundo.



PD: Me gustaría que leyesen esto: ¡¡A ANDALUZA!!

sábado, 21 de abril de 2012

Un día

Esta tarde juega el Almería. También el clásico, ese encuentro que nadie se quiere perder, aunque no siga el fútbol. Sinceramente, el encuentro de este fin de semana es el que tendrá lugar mañana por la mañana en la Ciudad Deportiva de los Ángeles. Tengo la suerte de contar con el mejor padre del mundo. Es futbolero; de ahí, mi pasión. Cuando nació mi hermana, se quitó de este mundillo, pero en sus tiempos jugó en el CD Oriente, un histórico de Almería. También llegó a entrenar a uno de los equipos de las categorías base.

Casualidades de la vida, años después jugó allí Nico. Seis años, aunque éste es mi octavo. ¿Cómo puede ser eso? Pues porque aunque no juegue, mi espíritu siempre estará las noches de los lunes, miércoles y viernes allí, en ese espacio mágico. Pues bien, mañana mis amigos que compiten en Preferente Almería pueden subir a Primera Andaluza. Le quedan tres encuentros por jugar y sólo les hacen falta dos puntos, por lo que si ganan mañana, ascenderán. Ascenderemos.

Parece fácil, pero no lo es. El CD Oriente sólo ha conseguido esto una vez en sus casi cincuenta años de historia y no con tanta autoridad (fue en el descuento del último partido liguero). 18 jornadas sin perder, que se dicen pronto. Catorce victorias y cuatro empates. 21 puntos de los últimos tantos.

Y ya ya llegado el día. Mañana, sobre las 13:30 horas, el ascenso podrá ser posible, si no ocurre nada extraño. Una victoria y a celebrarlo. Lo van a conseguir un grupo de amigos. Porque más que de un equipo, se trata de un grupo de colegas (que, por cierto, da/damos mucho coñazo por el WhatsApp). Han tenido un detallazo conmigo: si mañana se consigue ese ansiado ascenso, nos pondremos las camisetas conmemorativas y en ellas aparecerá mi nombre. Una muestra de lo que son: amigos. ¡Suerte muchachos!

viernes, 20 de abril de 2012

El extraño caso de Michel

Artículo Diario de Almería 20-4-12

La temporada pasada fue titular indiscutible en Primera División. No es que fuera Dani Alves ni Andoni Iraola, pero Michel Macedo cumplía perfectamente en el lateral diestro tanto ofensivamente como defensivamente. En un equipo como éste, el brasileño era de los que más calidad tenían y, a pesar de ser zaguero, participaba con bastante frecuencia en las jugadas de ataque del equipo rojiblanco. Al principio de temporada, se suponía que iba a ser uno de los pilares en este Almería de Segunda División. Sin embargo, Michel ha pasado a un segundo o tercer plano. El joven jugador de Río de Janeiro ha pasado de jugarlo todo a quedase chupando banquillo. Comenzó como titular indiscutible en esa posición (de hecho, a pesar de no rascar bola en los últimos meses, es el décimo jugador de campo con más minutos); sin embargo, el penalti que hizo en Alcorcón le costó muy caro. A partir de ahí, sólo ha jugado 29 minutos en Alcoy, 90 ante el Córdoba y cinco ante Las Palmas. Además, no es precisamente Álvaro Arbeloa el que le haya quitado el puesto, sino Rafita, un interior diestro, que genera más dudas que Mourinho de cara al clásico de mañana (por cierto, aunque no venga a cuento, si juega Coentrao, sería una estafa al aficionado). Rafita no es un mal jugador, pero rinde mejor de interior que de lateral. Además, últimamente tampoco anda muy fino. Aquí es donde aparece el extraño caso de Michel. Cuestión de entrenador no es puesto que Esteban Vigo tampoco lo ha recuperado para la causa. No suelo ir a los entrenamientos, pero supongo que el sudamericano no estará en un buen momento ni psicológica ni físicamente. Quizás, aunque pueda parecer una contradicción, la Segunda División se le ha quedado chica.

miércoles, 18 de abril de 2012

Cómo perder 90 minutos

El encuentro del Real Madrid ayer en Muninch no fue bueno para nada. Quien afirme lo contrario se engaña a sí mismo. ¿Que el 2-1 no es un mal resultado al fin y al cabo? Pues sí, pero tampoco es para alegrarse. Pero visto lo visto, sí. Y lo visto es algo que llega al nivel de bochornoso. El encuentro empezó perdiéndolo Mourinho con la alineación. Dejar al mejor o a uno de los mejores laterales zurdos del mundo es para hacérselo ver. Que juegue siempre Coentrao en los partidos importantes (lo de top se lo dejo a medios de otros países), también. El defensa portugués erró, aunque la culpa no se suya, sino de quien lo puso.

Pero focalizar la derrota de los blancos en un sólo jugador es de necios. Tampoco hubo cobertura en ese costado izquierdo por el que llegó el peligro alemán. Salió Marcelo y se fue a la derecha, en una de las decisiones más tontas que he visto en los últimos años.

Comentaba Mourinho antes del encuentro que tenía muy claro cómo se debía jugar. Pues al final no lo tuvo tan claro. Primero a nivel defensivo, el equipo de la capital de España ha bajado un pistón. Pero, verdaderamente, donde se gana en el fútbol es en el medio del campo. Últimamente, los rivales pillan a Xabi Alonso y el tolosarra tiene poca libertad de movimientos. De esta manera, el Madrid se queda sin nadie que organice el equipo, que haga la transición entre la defensa y el ataque correctamente. Este hombre podría ser Kaká, Ozil o Granero. El alemán, desde mi punto de vista, debería bajar más a recibir.

La derrota fue justa y es que enfrente estuvo un equipo alemán, con lo que eso conlleva. Nosotros tenemos la técnica en la sangre, pero ellos tienen la organización, la disciplina y la lucha como características principales. Y no es ningún estereotipo. Luchan hasta el último minuto, aunque el físico se les agote. Por cierto, de nuevo Webb se volvió a equivocar en dos acciones claras: el primer gol del Bayern (en fuera de juego) y la amarilla de Marcelo (roja).

lunes, 16 de abril de 2012

Continúa el sueño (II)

Si el anterior lunes celebraba mi tercer aniversario con dos entrevistas a Carlos Martínez e Irene Junquera, hoy le toca el turno a Miguel Ángel Díaz (conocido como Miguelito), de la Cadena Cope, y a Paloma Antoranz, jefa de prensa de la RFEF. Ambos son excelentes personas. Me sorprendió mucho cuando estaba estudiando en la biblioteca y de repente me llamó Miguelito, prueba de que la fama no se sube a la cabeza.

Espero que disfruten con ambas y que les gustara las de la semana pasada. El próximo lunes concluiré el serial (un cumpleaños no puede durar tanto, je, je) con Javier G. Matallanas, Miguel Ángel Lara y José Félix Díaz.

Miguel Ángel Díaz


-¿Cómo fueron sus inicios?

Bueno, desde muy pequeñito, lo tenía muy claro. Yo fui un loco de esto. Cuando jugábamos en el barrio o en el colegio al fútbol, yo era el peor del equipo, el que retransmitía el partido. En este sentido, desde siempre lo tuve claro, ser periodista. Lo primero que hice fue en una emisora local que se llamaba Radio La Sal. Allí, iba los domingos por la mañana a retransmitir fútbol regional. Tengo muy buenos recuerdos de eso porque teníamos que llevar el coche con un equipo que se conectaba a la batería con unas pinzas, y con un walkie talkie llegaba el sonido a la emisora. Así hacíamos los primeros partidos.

-¿Cuándo fue eso?

Tampoco te creas que muy joven, porque yo tuve la mala suerte que empecé la carrera pero no encontraba prácticas. No lo recuerdo muy bien. Supongo que sería en tercero o cuarto. Tendría 21 o 22 años. Los primeros años de la carrera no pude compatibilizarlos con ninguna práctica. Creo que, en tercero, estuvimos un par de meses en una tele local haciendo un intento de informe semanal que duró muy poco. Quizás, de manera equivocada, me centré mucho en el estudio y no busqué demasiado. Luego ya empecé a moverme y a encontrar cosas.

-Y ha encontrado y ha llegado lejos.

Obviamente, estoy muy contento. Siento que ahora mismo estoy jugando en un grande. He dado un salto. He estado mucho tiempo en Marca, que es donde realmente me he formado como periodista, donde he aprendido a trabajar con la información, a saber moverme para conseguir la confianza de las fuentes, de los futbolistas, etc. Tres años después de estar en la redacción, nació Radio Marca y me propusieron irme para allá. Me gustó porque siempre el medio que más me ha gustado ha sido la radio. Después de nueve años (desde el 2001 hasta el 2010) tuve la suerte de que, liándose la que se lió ese verano, con la gente de la Ser que se fue para la Cope, me llamase Antonio Romero.

-¿Y no le gusta la televisión?

En televisión lo que he hecho han sido tertulias. No te digo que no me vea en televisión, pero lo veo difícil. Dicen que es importante dar bien a cámara y creo que no doy muy bien a cámara. Creo que me expreso bien y que no tengo problemas, pero tampoco es un medio que me apasione. Y, en los tiempos que estamos, tampoco hay que elegir. Donde realmente siento que es mi hábitat natural es la radio. Me gusta escribir, aunque creo que soy un poco lento.

-¿Se siente un afortunado de la vida?

Sí, totalmente, sí, sí. La verdad es que lo pienso muchas veces. Cuando me levanto por la mañana, cuando me ducho o en cualquier otro momento del día porque ahora mismo tengo, como casi todos, la desgracia de tener muchos amigos que no tienen trabajo, que lo están pasando mal. Estar aquí con esta gente, con estos mitos, es un sueño. También personalmente tuve la suerte de escribir un libro de la Selección que ha sido para mí una gran experiencia. Lo escribí en el año 2010 y después del Mundial se vendió bastante bien. Ahora, va a salir publicado en Polonia antes de la Eurocopa. La verdad es que estoy muy orgulloso de la idea que tuve. Todo salió bien y ya te digo que me siento un auténtico privilegiado. Ojalá esto dure muchos años.

-¿Qué le llevó a escribir 'Los secretos de La Roja'?

Fue una noche que estábamos en Gijón, el día antes de un partido de Liga del Real Madrid, y bueno, estaba con algunos compañeros tomando algo y estábamos hablando de la Selección. Ya empezaba a ser más que un equipo de fútbol excelente, un grupo especial, donde los jugadores tenían buen rollo entre ellos, tenían buena relación con la prensa y me surgió la idea, que intenté reflejarla en un libro. Yo, inicialmente, no sabía si habría material suficiente para rellenar un libro. Pero poco a poco te vas enterando un poco de los motes, de la música que le gusta a Ramos... En la Copa Confederaciones hice entrevistas. Los jugadores pusieron toda su voluntad. Sabía muy bien qué quería contar, aunque ningún secreto de vestuario. Les dije que el enfoque era positivo. La verdad es que poco a poco se fueron volcando y tuvieron mucha colaboración conmigo. Y en mayo de 2010, se presentó el libro. Hicimos tres presentaciones: en Madrid, en Barcelona y en Valencia. Vinieron ocho futbolistas y el seleccionador.

-¿Cómo es la relación con esos jugadores que están en la cima?

Normalmente, son desconfiados. Cuesta ganártelos porque no se fían del todo. Son un poco suyos. El periodismo está sufriendo un cambio importante, a peor, en los últimos años, sobre todo en los grandes clubes, que intentan proteger a los futbolistas y ponen muchas trabas a los medios de comunicación. Intentan que salga la información que ellos pretenden y que el contacto con las fuentes, ya no sólo jugadores, sino gente que trabaja en torno al equipo, sea menor. Todo eso es un contratiempo, un hándicap bastante importante con el periodismo. Pero son los nuevos tiempos y hay que adecuarse a ello. Ahora, muchas veces la información está en un tweet, en una página web y no es tan directa como antes, que tú ibas a un entrenamiento, veías a los jugadores salir, prácticamente te metías en su coche y no tenías que pedirle permiso a nadie para entrevistarle, sólo a él. Ahora hay mucha burocracia en torno a una entrevista, tienes que pedirle la autorización al club, te la tienen que conceder... A lo mejor quieres a un jugador determinado y el club considera que no es el momento adecuado y tienes que esperar. Todo eso está dificultando mucho, pero bueno, hay que adaptarse a todo.

-¿Qué es lo que ha aprendido a lo largo de todos estos años?

Lo que siempre destaco es que, yo llevo cubriendo a la selección española nueve años, pero tengo compañeros que llevan 20 o 30 y se han comido muchas fases finales en las que el equipo ha fracasado y no dio la talla. Algunos se han quedado en el camino de ver este momento cumbre, de ver a su país en el deporte rey campeón de Europa y del mundo. Con eso ya he ganado mucho. Eso siempre me lo llevaré para mí. Tuve la suerte de vivir también la 'Novena' en Radio Marca. Además, hay futbolistas que te haces amigos de ellos con el paso del tiempo y sigues hablando con ellos. Después del fútbol, hay vida.

-¿Qué tanto por ciento de éxito tiene la carrera para ser un buen periodista?

La carrera no. A eso no le doy mucha importancia. Yo creo que el periodismo se lleva dentro. Quizás tú puedes perfeccionarlo, por supuesto, ya que estás todo el rato aprendiendo, pero cuando aprendes es cuando entras en una redacción. Pienso que la carrera conviene tenerla, que el título siempre que se pueda es positivo tenerlo, pero creo que el periodismo se aprende en un medio de comunicación y en la calle. Desde luego, si uno entra en prácticas y suspende unas asignaturas, yo desde luego lo tengo claro. Le doy más importancias a las prácticas y la carrera, ya te digo, para mí es algo secundario, ya que te la puedas sacar en cinco años o en ocho.

-Un consejo para los estudiantes de Periodismo.

Que lo peleen, que lo peleen. Yo vengo de una familia humilde, yo no tenía ningún contacto ni enchufe en este mundo. Como dice mi compañero Alcalá, cuando uno tiene un sueño, hay que perseguirlo. Que hagan todo lo posible por conseguirlo, que no tiren la toalla, pero que sean conscientes de que a lo mejor no todos pueden conseguirlos. Los tiempos son los actuales y ahora mismo hay mucho paro, muchas fusiones entre los medios de comunicación. Los que están convencidos, los que crean que han nacido para esto, los que lo tengan muy claro, como fue mi caso, que lo peleen hasta el último minuto.


Paloma Antoranz


-Como jefa de prensa de la Selección, estará orgullosa de este equipo campeón de Europa y del mundo.

Sí, pero también lo estaba en la época en la que no ganábamos nada. Estos son muy buenos chicos, muy buenos futbolistas y si consiguen victorias, mejor. Merece mucho la pena este puesto.

-¿Cómo es su día a día?

Cuando no tenemos partido, estoy aquí en la oficina con todos mis compañeros. Los días del partido, estar con el equipo y organizar las entrevistas.

-¿No le hubiese gustado trabajar en un periódico?

Antes de estar en la Federación, estuve trabajando en la agencia Efe en la sección de deporte tras entrar con una beca de Cajamadrid, estando hasta el 96, antes de venir aquí. Siempre he tenido claro que me gustaban los gabinetes de prensa, así que en ese sentido, no me gustaría trabajar en un periódico.

-Pero pierde ese toque crítico de periodista.

Es lo que te digo, a mí lo que me gustaba y gusta es trabajar en un gabinete de prensa. He tenido la suerte de llegar hasta aquí.

-¿Cómo le tratan los jugadores?

Bien. A ver, no creo que haya diferencia por el hecho de ser chica, aunque sí que es verdad que cuando a alguno le digo que tiene que atender a algún medio y no le apetece, en vez de decirme alguna barbaridad, me dice 'vaaaaale, veeeeenga' y terminan viniendo (risas). Pero bueno, los medios de comunicación cada vez sois más y eso se nota también en la Federación, en el seguimiento de la Selección. Hay jugadores que tienen varias entrevistas por día, así que tengo que coordinar todo eso para que vosotros estéis atendidos y que ellos no estén sobresaturados.

-¿Y la relación con el míster cómo es?

Muy, muy bueno. He tenido mucha suerte del trato que me han dado tanto Vicente como los anteriores.

-Al ser chica, ¿ha habido algún problema...

No, ninguno.

-¿Qué se siente cuando ganan el Mundial y está en el césped?

Después empezaba mi trabajo, así que tampoco me dio tiempo a saborearlo mucho (risas). Pero muy bien, estaba muy contenta, aunque justo después empezara a trabajar con las televisiones, con la zona de prensa...

-¿Cuándo se dio cuenta de lo conseguido?

Allí un poco, pero ya tranquilamente en la vuelta, cuando estás en el avión, cuando ves a la gente en la calle esperando al equipo.

-¿No le cansa tanto viaje?

Hombre, es muy difícil, ya que tengo un niño pequeño y tengo que organizarme, pero hay cosas mucho peores en la vida (risas).

-En junio la Eurocopa. ¿Cómo la ve?

Sé que Vicente y los jugadores van a ir a ganarla, pero es algo muy complicado, mucho más difícil de lo que pueda parecer. De hecho, ningún equipo en la historia ha ganado dos Eurocopas y un Mundial seguidos. Sería hacer historia. Ojalá se pueda conseguir.

viernes, 13 de abril de 2012

La mala planificación

Artículo Diario de Almería 13-IV-12

Que vaya por delante que este artículo se escribió ayer jueves, es decir, a lo largo del día de hoy a lo mejor Henok Goitom se encuentra al cien por cien, pero creo que va a estar complicado. El sueco-eritreo ha estado toda la semana entre algodones. Para más inri, Jonathan, del filial, se tuvo que retirar del entrenamiento del miércoles. Y Ulloa, sancionado... Decía un experto en esto que fútbol son goles y, si no juega Goitom, nuestros tres máximos goleadores (Leo, Henok y Soriano) están fuera de combate y Jonathan, tocado. Podríamos atribuirle la culpa a Murphy y a su famosa ley, pero más bien cargaría contra el presidente, que ha acertado en muy poquito esta temporada, por no decir en casi nada. La realidad es que Goitom no es delantero centro, es decir, en la plantilla sólo contamos con un '9' puro, el Pichichi de la categoría (¿dónde estaríamos sin el argentino?). Cosas de la planificación. Por no poner dinero encima de la mesa. Alfonso García prefirió traerse a Omar cedido del Tenerife a pagar más y fichar a Charles del Córdoba. Es lo que tiene cuando estás todo el santo día mirando la guita. Ya no se puede hacer nada. Sólo que Goitom juegue y que rinda al máximo. Si no, Esteban Vigo debería poner a Jonathan o Pallarés. Ahí se demostraría si de verdad la filosofía de García ha surtido efecto. Porque hoy es un partido para ganar. Hoy sólo vale la victoria. Ya sí se podrá medio comprobar los cambios que debería hacer el técnico malagueño. Me gustaría volver a ver a Michel de lateral derecho, ya que Rafita va de mal en peor, aunque lo sigo diciendo: si no juega el brasileño es porque tiene que encontrarse en un momento de forma horrible. Realmente, da igual quien juegue. Lo importante es la victoria.

miércoles, 11 de abril de 2012

Una especie en extinción

Hay jugadores que son únicos. Muy suyos. Unos cracks dentro y fuera de los terrenos de juegos. Uno de ellos es Juan José Bezares (Guadiaro, Cádiz, 1981). El futbolista que pasó por el Cádiz y el Sevilla es un trotamundos del fútbol. Fuera de España, ha probado suerte en Grecia, Chipre y Kazajistán. Actualmente se encuentra en el Villanovense en Segunda División B. Bezares atiende a La Escuadra de Mago.

-¿Por qué viene lo de El Bicho?

En mi etapa cadista empezaron a llamarme así puesto que no daba ningún balón por perdido y chocaba con todo.

-El día en el que debutó en Primera también lo hizo Sergio Ramos. ¿Qué puede contarnos de ese día?

Fue de los más bonitos de mi vida. Todo el mundo conocido estaba pendiente del debut, no paraba de recibir felicitaciones. Y bueno, tuve el orgullo de debutar el mismo día y en el mismo campo que un símbolo del fútbol español como es mi amigo Sergio Ramos.

-¿El ascenso con el Cádiz a Primera fue su mejor momento profesional?

Pues sí, esa temporada jugué 34 partidos recién salido del Sevilla B con el Cádiz y luego vino la temporada de Primera que fue maravillosa. Fue la realidad de un sueño que tenía desde pequeño.

-¿Ha tenido que perdonar dinero por el fútbol?

Todos los futbolistas alguna vez hemos perdonado dinero...

-¿No cree que los jugadores de Segunda B y Tercera están un poco desprotegidos?

Pues sí, pero bueno, la nueva Junta de la AFE trabaja día a día para que estas categorías sean mucho más serias y permitan cobrar al futbolista su dinero firmado.

-¿Que aprendió de su aventura en la liga griega?

Fue una experiencia encantadora. Jugué en uno de los clubes históricos de Grecia [AEP Paphos] y en competiciones europeas. El ambiente era muy cálido en todos los partidos. Junto a los argentinos, pienso que son los que más viven un partido de fútbol en el campo.

-¿Y de Chipre?

Un fútbol inferior al griego, pero me sirvió para aprender inglés y tener una calidad de vida bastante buena. El Apoel de Nicosia es el que manda allí.

-¿Que le ocurrió en Kazajistán?

Después de dos meses y medio no me adapté y decidí volver. Fue una pena porque tanto compañeros como el entrenador me trataban fenomenal. El equipo es el más potente de allí, pero el día a día era muy diferente a lo que estamos acostumbrados. Empecé a agobiarme cada día más y decidí terminar mi aventura.

-¿Por qué el Villanovense?

Tras mi fallida salida a Chipre, de nuevo, el Villanovense puso todo el empeño desde el principio para que jugara con ellos. Me esperó hasta el final y así lo decidí. Ahora me encuentro muy a gusto aquí y sobre todo disfrutando del fútbol, que es lo principal para un futbolista.

-Usted es un jugador que ha estado en equipos de nivel en Primera. ¿Añora ese tiempo?

Claro que sí. Son sensaciones inolvidables y que raramente se podrán sentir de nuevo, pero busco ver la realidad en donde estoy ahora y buscar otras metas, otras sensaciones diferentes. Tengo la misma hambre de fútbol que cuando empecé. Eso sí, el día que esa hambre desaparezca, lo tengo claro, lo mejor sería dejarlo.

-Un entrenador...

Víctor Espárrago.

-Un compañero...

Me quedaría con muchos, pero por ejemplo, Velázquez.

-Cuente una anécdota.

El día que jugamos en el Bernabéu las tuve con Beckham. Le decía 'mariquita'. Después del partido coincidimos con Sergio Ramos en un bar y Beckham me decía de forma irónica 'tú a mí mariquita' (muchas risas).

-Un objetivo que se plantee hasta que se acabe su carrera.

Aspirar cada año a superar metas y disfrutar de este bonito deporte al máximo.

lunes, 9 de abril de 2012

Continúa el sueño



Hoy es un día especial. La Escuadra de Mago cumple tres años. ¡Quién me lo iba a decir a mí cuando me dio por escribir un 9 de abril de 2009! Gracias a este blog he tenido la suerte de entrevistar a gente importante del mundo del deporte. Gente sencilla, amable. Pero no todo son entrevistas. Eso sí, este día lo tenía señalado en el calendario desde hace mucho tiempo. Si hace dos años celebré el primer aniversario con una entrevista a Ortiz Bernal y el segundo con varias (Soriano y muchos de los componentes de la Cadena Cope), éste he querido seguir el camino.

Para ello he hecho siete entrevistas a periodistas. Para no cargar mucho esta entrada, he pensado en dividirlo por entregas y poner cada lunes dos entrevistas. De esta manera, hoy pueden leer a Carlos Martínez (Canal Plus) e Irene Junquera (Intereconomía). El próximo lunes podrán hacer lo mismo con Miguel Ángel Díaz (Cope) y Paloma Antoranz (RFEF); el 23, con Miguel Ángel Lara (Marca) y José Félix Díaz (El Confidencial) y Javier Matallanas (AS).

Desde aquí, me gustaría darle las gracias a todos aquellos que han hecho posible que este blog continúe y mi sueño también. Yo sólo no puedo (a Alejandro Álvarez por la foto de portada). Les necesito a todos ustedes. Sin lectores, esto no sería posible. Además, espero que disfruten con todas ellas como yo lo he hecho al hacer las diferentes entrevistas. Muchísimas gracias por seguir confiando en este espacio.

Carlos Martínez


¿Qué se siente al estar tan arriba en el mundo del periodismo?

Si por tan arriba entendemos ser director de un deportivamente como el de Canal + Deportes, responsabilidad y consciencia de ser un privilegiado por liderar a un grupo con talento y honestidad.

-¿Cómo fueron sus inicios?

Como los de casi todos, becario. Empecé en la sección de deportes de la Cadena Ser.

-Con Robinson, forman una de las mejores parejas del periodismo deportivo. ¿Qué ha aprendido de él?

Muchas cosas. La principal es que lo mejor que puedes hacer para que te tomen en serio es tomarte a ti mismo en broma y, en segundo lugar, y casi con el mismo nivel de importancia, que trabajamos para entretener a la gente, no para agobiarla.

-¿Es difícil narrar un partido de 0-0?

Depende. Uno tedioso y aburrido, claro que sí, pero hay 0-0 maravillosos y goleadas infumables.

-¿Qué opinión tiene de aquellos que no tienen la carrera de Periodismo y ejercen como tal?

Creo que el Periodismo es un oficio. Probablemente la Universidad sea el mejor de los lugares para aprender sus reglas y principios éticos, pero hay otras maneras de lograrlo. No distingo entre los titulados y los que no lo son. Distingo entre los que ejercen bien este oficio y los que no lo logran. Pero repito que mi experiencia me dice que los titulados suelen conocer y respetar mejor las reglas del juego.

-¿Está la profesión un poco desprestigiada?

Casi todo en esa sociedad, salvo la cooperación y el ecologismo, está desprestigiado. No escapemos a los tiempos. El periodismo deportivo ofrece síntomas de algo peor que el desprestigio, comienza a dar síntomas de que ha olvidado que nuestro material de trabajo es la verdad. Si no no hay verdad, si no hay hechos ciertos, sólo hay rumores, especulaciones, espectáculo, mentiras, pero no hay Periodismo.

-¿Volvería a estudiar Periodismo?

Sin duda y quizás esta vez, cuando volviera a terminarla, lo mismo iría a recoger el título. El mío está esperando en secretaría dese hace 24 años.

-La mejor anécdota que le haya ocurrido a lo largo de todos estos años...

No es una anécdota pero explica bien que hay mucho de azar en todo lo que hacemos, así que no deberíamos darnos excesiva importancia a nosotros mismos. En el primer viaje internacional que realicé para trabajar con la Cadena Ser perdí la cartera con los documentos antes de pasar la frontera. El viaje era Guimaraes, en Portugal, para un partido de Uefa con el Atlético de Madrid. Me escondí en el autobús y no lo revisaron. Pasé, así, la frontera y pude hacer el partido. Si un policía hubiera revisado aquel autocar, quizás yo no habría tenido la oportunidad de ser periodista.

-Un equipo...

El de deportes de Canal +. De fútbol no me preguntes, por mucho que los aficionados insistan que si respetas los códigos de esta profesión, no es trascendente para ejercer mi trabajo. Y aunque lo dijera no me creería nadie.

-¿Qué tanto por ciento de éxito tiene la carrera para ser un buen periodista?

La carrera por sí sola no es nada. Se puede cursar para aprobarla y colgar un título en la pared y se puede ir a la Universidad comprometido con la idea de aprender el oficio. En este caso, será fundamental. No creo que haya más éxito en esta profesión que el defender sus principios con honestidad.

-Un consejo para los estudiantes de Periodismo.

Más que un consejo, un recordatorio: no somos los protagonistas de nada, somos los que contamos qué ocurre.


Irene Junquera


-¿Cuándo se dio cuenta Irene de que quería ser periodista?

Cuando llegó la hora de decidir ya lo tenía claro, siempre me ha gustado mucho la comunicación.

-¿Ha notado algo de machismo en el mundo del periodismo o del fútbol?

Hay machismo, por desgracia, en muchos ámbitos de la vida, pero es cierto que en el caso del periodismo deportivo quizá se note más. Todavía hay quien cree que por ser mujer, no puedes saber del fútbol, por ejemplo, pero es algo que no me preocupa. La gente que piensa así se retrata.

-¿Qué les diría a aquellos que piensan que Sara Carbonero o usted mismo están ahí por su físico y no por el gran trabajo que tienen a sus espaldas?

Está claro que el físico influye, en cualquier ámbito, pero gente guapa o con buen físico hay a montones, y mucho mejor que Sara o yo, pero el trabajo hay que demostrarlo día a día, y si alguien no vale, no llega lejos.

-¿Qué es lo más bonito que le ha ocurrido en este gremio?

Lo más bonito es lo que siento cada día al ver que puedo hacer algo que me gusta y con lo que disfruto, sobre todo cuando consigues cosas para las que has invertido mucho esfuerzo, como alguna entrevista o un reportaje de mucha elaboración.

-¿Y lo más desagradable?

La gente que quiere hacerte daño porque sí, por ser un personaje público. Imagino que simplemente por envidia, pero a veces es complicado mantenerse al margen.

-¿No le gustaría trabajar en un periódico en papel?

¡Sin duda! Me encanta escribir, la verdad.

-¿Desaparecerá el periódico en papel?

Yo creo que no, ¡o al menos espero que no! Soy de las que cada día entra en los periódicos digitales para estar al día, pero también compro las ediciones en papel. Me encanta el momento desayuno más periódico de los domingos.

-Hablando de Punto Pelota. ¿No cree que en ocasiones no se respeta el orden de turnos de intervenciones y se genera un molesto ruido?

Es cierto que, a veces, no se entiende bien, pero es inevitable cuando hay ocho personas que intentan exponer su opinión. Es muy complicado, pero es parte del encanto de Punto Pelota. ¡Somos muy apasionados!

-¿Con quién se lleva mejor?

Me llevo bien con todos. Cada uno tiene sus cosas buenas y yo creo que es una de las claves del programa; son todos buena gente. Así, aunque a veces puedan chocar, siempre se soluciona cualquier problemilla.

-¿Qué tanto por ciento de éxito tiene la carrera para ser un buen periodista?

Para mí es básico y muy importante, y más en un ámbito con tanto intrusismo como éste. En la carrera te preparan y, aunque la experiencia es muy importante, también lo es tener una buena base.

-Un consejo para los estudiantes de Periodismo.

¡Que estudien mucho! (risas). Y que empiecen a hacer prácticas cuanto antes, pero sin descuidar el día a día en la universidad. Compaginar las dos cosas es difícil, pero vital.