lunes, 10 de septiembre de 2012

Soy adicto a la droga

El CD Oriente tras un triunfo de la temporada pasada · N.G. Cruz

-¿Quieres?

-¿Eso es droga, no?

-Pues claro.

-Pero es mala...

-¿Qué es mala?, ¿la droga es mala? Aquí está a droga ¿hace algo, te muerde, te pega, te araña, te salta y te coge de los huevecillos?, ¿que va a ser mala?

Así quitaba José Luis Torrente en la primera película de su serie la hipótesis de que la droga no es buena. La RAE define la droga dura como 'la que es fuertemente adictiva, como la heroína y la cocaína'. Dicho esto, soy adicto a ella. No, no he consumido nada. Pero me encanta la droga del fútbol, el cuerpo te pide cada vez más. No hay nada más que ver mi cuarto. Unas 50 bufandas, pines, banderines, banderas, pósteres, fotos... sobre el deporte rey.

La verdad es que me hubiese gustado ser jugador. De hecho, sueño con ello constantemente, aunque la realidad es la que es. Ayer domingo estuve doce horas consumiendo. No había Primera, el Almería ya había jugado..., a priori un fin de semana aburrido. Sin embargo, por ahí estaba el CD Oriente, club en el que he jugado seis años y en al que le tengo una gran simpatía ya que juegan mis amigos. Algunos me sacan una decena de años, pero por eso no dejan de ser amigos, con la misma pasión por el fútbol. Actualmente, ya que todavía no me he ido a Málaga, subo en ocasiones a sus instalaciones y echo un ratillo en el gimnasio mientras ellos entrenan y cuando regrese de tierras malagueñas me gustaría estar metido allí de alguna manera, por ejemplo como entrenador de algún equipo de niños.

Ayer regresaban al grupo IV de Primera Andaluza seis años después. Cuando me fui a la cama, me sentí satisfecho por el día, uno de esos que no quieres que se acabe nunca. Madrugué y a las nueve ya estaba en la calle... ¡un domingo! Loco pensarán algunos, adicto al fútbol creo yo. Desayuno y luego partido. Tocó jugar en la provincia de Almería, en un penoso campo, uno de los dos de la categoría que son de tierra. No me quejo del material, sino de las condiciones: las porterías no estaba rectas, había muchos baches, la banda estaba a un palmo de la barandilla que separa la grada con el terreno de juego con el peligro que ello supone... No haría mal la Federación en mirar esto y no otras tonterías.

A los 30 segundos, Kike (@QuiqueEgara9) daba la sorpresa. Luego Narci (@NarcisoGonzale6), con un doblete, y Sergi ponían el 2-4 definitivo. Tan importante es el resultado como las sensaciones que se viven fuera del terreno de juego. Los que vean los encuentros de fútbol en directo sabrán de lo que hablo. Y es que no es lo mismo ver un encuentro (y más de estas categorías) in situ que en la televisión. Por mucha perspectiva y demás, lo del ambiente no tiene nombre. Supongo que habrá muchos otros adictos al fútbol y al fútbol modesto. Ellos sentirán lo mismo, porque da igual el club, cada uno tiene un aroma diferente, pero el sabor es el mismo.

Después del partido, fuimos a tomarnos la típica cerveza dominguera, que sabe mejor con un triunfo, y a echar todo el día. Volví a las nueve de la noche, doce horas después, con resaca después de consumir. A veces me pregunto si es malo tanto fútbol, ahora a las 22:30, iré a jugar una pachanga. ¿Es el fútbol malo? Creo que no, aunque muchos se empeñen en decir que esto es sólo violencia.

La pregunta del día: ¿Prefieres ver los partidos por la televisión o en el campo?

7 comentarios:

  1. El deporte es la "droga" más sana que existe. El fútbol es especial, hace que once hombres en un campo se conviertan en uno sólo, y la afición viva esta emoción bien sea desde el campo o desde la televisión. En la tele gusta verlo sobre todo en compañía, pero el campo es especial, estás ahí viendo y viviendo el momento, oliendo el césped. ME QUEDO CON EL CAMPO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La afición del Almería ha podido oler el césped años después.

      Eliminar
  2. nico que susto al ver tu titula jijijiji, ojala todas las drogas sean como la que tu tomas

    ResponderEliminar
  3. El ambiente del campo y las sensaciones son inenarrables , aunque pierdas alguna que otra jugada o detalles del chque .

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prefiero perderme algunos detalles que el ambiente ;)

      Un saludo.

      Eliminar