miércoles, 11 de abril de 2012

Una especie en extinción

Hay jugadores que son únicos. Muy suyos. Unos cracks dentro y fuera de los terrenos de juegos. Uno de ellos es Juan José Bezares (Guadiaro, Cádiz, 1981). El futbolista que pasó por el Cádiz y el Sevilla es un trotamundos del fútbol. Fuera de España, ha probado suerte en Grecia, Chipre y Kazajistán. Actualmente se encuentra en el Villanovense en Segunda División B. Bezares atiende a La Escuadra de Mago.

-¿Por qué viene lo de El Bicho?

En mi etapa cadista empezaron a llamarme así puesto que no daba ningún balón por perdido y chocaba con todo.

-El día en el que debutó en Primera también lo hizo Sergio Ramos. ¿Qué puede contarnos de ese día?

Fue de los más bonitos de mi vida. Todo el mundo conocido estaba pendiente del debut, no paraba de recibir felicitaciones. Y bueno, tuve el orgullo de debutar el mismo día y en el mismo campo que un símbolo del fútbol español como es mi amigo Sergio Ramos.

-¿El ascenso con el Cádiz a Primera fue su mejor momento profesional?

Pues sí, esa temporada jugué 34 partidos recién salido del Sevilla B con el Cádiz y luego vino la temporada de Primera que fue maravillosa. Fue la realidad de un sueño que tenía desde pequeño.

-¿Ha tenido que perdonar dinero por el fútbol?

Todos los futbolistas alguna vez hemos perdonado dinero...

-¿No cree que los jugadores de Segunda B y Tercera están un poco desprotegidos?

Pues sí, pero bueno, la nueva Junta de la AFE trabaja día a día para que estas categorías sean mucho más serias y permitan cobrar al futbolista su dinero firmado.

-¿Que aprendió de su aventura en la liga griega?

Fue una experiencia encantadora. Jugué en uno de los clubes históricos de Grecia [AEP Paphos] y en competiciones europeas. El ambiente era muy cálido en todos los partidos. Junto a los argentinos, pienso que son los que más viven un partido de fútbol en el campo.

-¿Y de Chipre?

Un fútbol inferior al griego, pero me sirvió para aprender inglés y tener una calidad de vida bastante buena. El Apoel de Nicosia es el que manda allí.

-¿Que le ocurrió en Kazajistán?

Después de dos meses y medio no me adapté y decidí volver. Fue una pena porque tanto compañeros como el entrenador me trataban fenomenal. El equipo es el más potente de allí, pero el día a día era muy diferente a lo que estamos acostumbrados. Empecé a agobiarme cada día más y decidí terminar mi aventura.

-¿Por qué el Villanovense?

Tras mi fallida salida a Chipre, de nuevo, el Villanovense puso todo el empeño desde el principio para que jugara con ellos. Me esperó hasta el final y así lo decidí. Ahora me encuentro muy a gusto aquí y sobre todo disfrutando del fútbol, que es lo principal para un futbolista.

-Usted es un jugador que ha estado en equipos de nivel en Primera. ¿Añora ese tiempo?

Claro que sí. Son sensaciones inolvidables y que raramente se podrán sentir de nuevo, pero busco ver la realidad en donde estoy ahora y buscar otras metas, otras sensaciones diferentes. Tengo la misma hambre de fútbol que cuando empecé. Eso sí, el día que esa hambre desaparezca, lo tengo claro, lo mejor sería dejarlo.

-Un entrenador...

Víctor Espárrago.

-Un compañero...

Me quedaría con muchos, pero por ejemplo, Velázquez.

-Cuente una anécdota.

El día que jugamos en el Bernabéu las tuve con Beckham. Le decía 'mariquita'. Después del partido coincidimos con Sergio Ramos en un bar y Beckham me decía de forma irónica 'tú a mí mariquita' (muchas risas).

-Un objetivo que se plantee hasta que se acabe su carrera.

Aspirar cada año a superar metas y disfrutar de este bonito deporte al máximo.

1 comentario:

  1. Gracias por colaborar en ENTREVISTA CON:, hoy se ha publicado a las 8,00 Horas.

    Saludos.

    ResponderEliminar