miércoles, 4 de abril de 2012

Un desmadre

"¿Lleva Virgen esta procesión?", me comenta mi amiga Siloé al paso, curiosamente, del Cristo del Perdón (un perdón que no ha tenido Lucas). Entonces me entero de que Lucas Alcaraz asoma por las oficinas del club a extrañas horas. Mosqueo. A las ¡11, minuto arriba, minuto abajo! Un periodista es periodista las 24 horas, de ahí que tuviera que salir pitando hacia mi casa para poner mi particular maquinaria a trabajar. Una vez allí, sondeadas mis fuentes, me pongo a redactar. Lo que yo me pregunto es qué lleva a un presidente a destituir a un técnico un martes, tres días después de haber jugado, a esa hora, y con una rueda de prensa prevista para el día siguiente. Cosas de Alfonso, quien se lleva pensando la destitución hace unos días (que raro que ya se supiera su sustituto..). Realmente, hace unos meses, pues era extraño que el presidente no hubiese echado todavía a nadie llegado a este punto de temporada.

Bromas aparte, es una vergüenza eso, lo de la hora. Yo cuento con la ventaja de escribir por Internet y ahí no cierran ninguna rotativa. Pero pienso en los compañeros de los periódicos y me solidarizo con ellos. Se lo han tenido que comer con papas. Bueno, alguien sí lo sacó. ¡Antes de que lo anunciase la página web! ¿Filtraciones? Sean mal pensados. Pero este medio, aunque humilde, también cuenta con fuentes fiables que pueden hacer sombra al más pintado.

Esta no será la primera ni la última y es que en verano el club (que debe aprender mucho todavía) anunciaba algunos fichajes a última hora de la noche. ¿Para qué? Simplemente, para que algunos nos lo comiésemos.

Dejando ese bochornoso tema de un lado, vamos a analizar el por qué de la marcha de Lucas Alcaraz. No voy a escribir si me parece bien o mal. Eso me lo reservo y quiero esperar a ver qué pasa con el nuevo técnico (Esteban Vigo). ¿Cosas positivas de Lucas? Que con la plantilla tan corta ha mantenido al equipo en los puestos altos toda la temporada. ¿Las malas? Que su juego es más rácano que Emilio Botín, que el equipo va en picado y que no era el preferido del presidente (vino tras el esperpento de Zubeldía).

Pero esos aspectos negativos los conocía Alfonso García desde un principio. Por eso ahora le echo la culpa a él y no a Lucas. Sólo espero que el barco enderece el rumbo, que Michel y Bernardello jueguen y que, sobre todo, la afición recupere la ilusión perdida, aunque nos quedemos en mitad de la tabla.

6 comentarios:

  1. A mí me ha sorprendido bastante la destitución de Lucas. No me la esperaba. ¿Qué expectativas tenéis con Esteban vigo?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. A mí me ha sorprendido bastante la destitución de Lucas. No me la esperaba. ¿Qué expectativas tenéis con Esteban vigo?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Aún flipo con la destitución.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Alberto, hay que esperar a ver lo que hace. Lo que se espera es mejor juego, aunque a estas alturas de la temporada...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Parece un órdago a la grande lo que lanza el almería para lograr el ascenso no ?

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo eso tampoco, más bien un guiño a la afición.

      Eliminar