miércoles, 25 de abril de 2012

Un 22 de abril

Dentro de décadas no me acordaré de que el Real Madrid le ganó al Barcelona 1-2 en el Camp Nou, ni que el conjunto catalán fue eliminado de la Champions, ni que quizás los madrileños pasaron a la final de Europa. De lo que sí me acordaré y le podré contar a mis hijos es de lo que pasó un 22 de abril de 2012. Casi 200 fotos dan fe de ello. No hay nada que dé más alegría que tu equipo de siempre consiga su objetivo. Es muy fácil ser de los grandes, pero ser del Oriente, de pertenecer a su familia, sólo lo pueden decir unos pocos. Yo tengo la suerte de ello.

Ya escribí bastante en Digital Sport, de todo lo acontecido el pasado domingo. Pero nunca me cansaré de repetirlo. Que tras 19 partidos sin perder, ocho victorias consecutivas, 46 puntos de 48, se ascendiese a Primera Andaluza es algo que no se puede describir con palabras y más si lo consigue un grupo de amigos y no un conjunto de futbolistas. Un grupo. Dentro de años, el partido, las jugadas también se nos olvidarán, sólo recordaremos pinceladas o ni siquiera eso, pero sí qué ocurrió tras el pitido final del árbitro.

Y lo que ocurrió en la comida y en la cena. O los saltos de alegría que nos pegábamos en mitad de la calzada cuando el semáforo se ponía en rojo. O los brindis. O los abrazos con cada uno de los jugadores. O el emotivo discurso del entrenador, que se acordó de mi padre, incluso de mí. O que mis amigos me incluyeron en la camiseta conmemorativa. O los cánticos. O todo lo que ocurrió un 22 de abril de 2012.

4 comentarios:

  1. Es cuando uno se pregunta . Los que se dedican a este negocio el futbol por que no juegan a tope todos los partidos y se excusan en que están cansados . Si un aficionado juega y trabaja ..Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y, además, esto no cobran. Los profesionales, sí...

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Amigo, paso a darte un abrazo... que andes bien

    ResponderEliminar