lunes, 31 de octubre de 2011

En constante estado de ansiedad

Valencia y Madrid viven una situación que no es buena para el corazón. Tanto el equipo ché como el Atlético de Madrid es mirado cada temporada, cada encuentro, cada entrenamiento con lupa, como si Sherlock Holmes se vistiera de espía e hiciera su misión en Mestalla y en el Calderón. El club, la afición y la prensa se encarga de introducir al equipo en una situación de ansiedad que dura y dura, y que no es para nada buena.

Es cierto que a los equipos buenos, a los grandes, hay que exigirles siempre lo máximo, pero todo con un grado de realismo. No se puede ganar todo. Eso sólo está al alcance del Real Madrid y del Barcelona. Ojo, que no estoy diciendo que no tengan que aspirar a los títulos, pero que habría que rebajar dicha ansiedad en ambos equipos.

La de Mestalla es una afición peculiar. Siempre quiere ver un juego bueno, gane o pierda. Pero debería tener un poco más de paciencia. En su banquillo está Unai Emery, uno de los mejores entrenadores españoles, para mi gusto. El exentrenador del Almería ya estuvo en el punto de mira antes de llegar a la capital del Turia. Lo mismo le está pasando a Pablo Piatti. Al argentino también le costó adaptarse en el sudeste español, pero al final se salió. Paciencia. La realidad es que el Valencia va cuarto en Liga, con un partido perdido de diez, a tan sólo cuatro puntos del todopoderoso Real Madrid. Eso dice que el papel que hacen no es tan malo.

A más de 350 kilómetros de Mestalla, se encuentra la capital española. A la sombra del Madrid (lo cual puede ser uno de los motivos de esa ansiedad), los atléticos ya piden que se vaya Gregorio Manzano. Un error, también desde mi punto de vista. No hay nada peor que echar a un entrenador en el que has confiado a estas alturas de la temporada (a no ser que la situación fuera de U.C.I). Es cierto que los resultados tendrían que ser mejores. Pero plantilla hay. Domínguez, Turan, Diego, Falcao y compañía deben (y lo harán) llevar al Atlético a puestos de Champions. Porque ese debe ser el objetivo. No la Liga.

Valencia y Atlético, dos grandes equipos en constante estado de ansiedad.

sábado, 29 de octubre de 2011

¡Soriano, selección!

Porque regresó a Almería pudiendo jugar en Primera. Porque prefirió una bonita ciudad como es Almería al frío de Pamplona. Porque puso a su hija Mar en honor a la patrona de Almería. Porque se desfonda en cada partido. Porque lucha cada balón como si fuera la vida en ello, como si fuera su último minuto de la vida. Porque juega donde le pongan, de mediocentro, de mediapunta, de segundo delantero, de punta. Porque manda dentro y fuera del campo.

Porque la edad no le pesa. Porque hace de la experiencia un grado. Porque tira del carro como el que más. Porque sabe que con esfuerzo y sacrificio todo se consigue. Porque ama el fútbol. Porque conoce los valores de esto mejor que nadie. Porque marca los tiempos. Porque presiona el primero. Porque es consciente de que este equipo puede estar arriba. Porque tiene un gen ganador. Porque ese gen lo mejora día a día en los entrenamientos. Porque mete goles. Porque es genial. Porque se deja la piel por ese escudo de la UD Almería. ¡Soriano, selección!

viernes, 28 de octubre de 2011

Un general de roca

Artículo Diario de Almería 28-X-11

Los delanteros en el mundo del fútbol se mueven por rachas. Unos más que otros. Algunos tardan años en encontrar la suya (no hay que irse muy lejos para comprobarlo), pero por lo general, si eres bueno y llevas unos encuentros sin ver puerta, al final la encontrarás, tal y como le ocurrió a Leo Ulloa el pasado miércoles ante el Nástic de Tarragona en el Estadio de los Juegos del Mediterráneo. El jugador argentino es una roca en la punta del ataque almeriense. Un '9' puro que no es '9' puro. Suena raro. Me explico. Se trata de un delantero como la copa de un pino, alto y que va bien de cabeza, pero es que además defiende y lo hace por detrás de Fernando Soriano. No es de esos que miran el balón, sino que cierra espacios y va a por él. Si el equipo que preside Alfonso García quiere estar en la parte alta de la tabla, necesita a gente como el punta de General Roca, alguien que enchufe el cuero ya sea vía penalti, por alto o raso, con el pie, con el pecho o con la cabeza. Lucas Alcaraz ha conseguido tapar la sangría defensiva, algo que es de alabar. También está metiendo peligro por bandas. Y arriba está esa roca, uno de los pilares en los que se sustenta el equipo. Así, sí. Llevamos sólo diez partidos ligueros, pero aun así el equipo rojiblanco ya se ha destapado como un serio aspirante al ascenso. En Xerez hay que dar otro golpe de mesa. El Almería es muy superior a los gaditanos, pero eso hay que refrendarlo en el terreno de juego. Si quiere, puede. Ojalá que vuelva a mojar Ulloa. Y es que dicen que una vez que abres una puerta, una vez que ves el gol, vuelve a aparecer. No hay una sin dos. PD: Entre pretemporada, Liga y Copa, el Almería de Lucas Alcaraz sólo ha perdido un partido de veinte disputados. ¿No era malo Lucas?

miércoles, 26 de octubre de 2011

Victoria mediterránea

La UD Almería se ha quitado hoy un buen peso de encima ganándole al colista de la categoría, el Nástic de Tarragona por 3-1. ¿Un peso? El del minuto 93. Porque el equipo cada vez está más solido. Existe una gran seguridad defensiva, la sala de máquinas va de menos a más y arriba, se crea mucho más peligro. Y sólo estamos en octubre. Falta mucho margen para mejorar todavía. Hoy se ha conseguido una victoria mediterránea, en un coliseo que hay que convertirlo en un fortín ante un equipo catalán que organizará los Juegos del Mediterráneo (que también pasaron por Almería en el 2005) en el 2017.

-Dudas: Lucas Alcaraz se decantó por Verza en vez de Corona. El talaverano se quedó en el banquillo debido al regreso de Bernardello, el '5' del equipo. La verdad es que tanto como el ex del Albacete como Miguel Ángel lo están haciendo bastante bien, así que el problema es más bien positivo. El que se ha ganado la titularidad ha sido Aarón desplazando al genial Aleix Vidal al costado derecho y a Rafita al banquillo. Este último aporta mucho menos peligro que Aarón por banda, así que de momento el cambio lo damos por bueno.

-Los listos de la LFP: ¿A quién le le ocurre poner un partido de fútbol profesional un día laborable a las seis de la tarde! Pues a los listos de la LFP. Ya saben, eso del mercado asiático y sus cosas. Es lo que tiene ser tan listo. Mientras tanto, las gradas medio vacías, cosa lógico. Debido a esto, hoy en el Estadio han estado niños de muchos colegios que han sido invitados.

-Juego por bandas: Le gusta a Lucas. Y a mí. Así si se pierde el esférico, el equipo rival tiene que trabajar más que si lo recuperara en el centro. Aleix Vidal y Aarón tienen la velocidad necesaria para conducir la pelota hasta la línea de cal.

-El regreso de Ulloa: El Ciclón ha vuelto. Bueno, más bien sus goles. El argentina ha demostrado esta tarde por qué es uno de los mejores delanteros de la categoría. Dos goles, una asistencia, un gran derroche a nivel defensivo, etcétera, etcétera. ¡Viva la madre del tío que se fijó en Leo!

-El tridente: Vidal, Soriano y Ulloa son un peligro constante. Ambos cambian sus posiciones, lo cual desconcierta más al equipo rival. El Almería está consiguiendo determinados automatismos y eso que sólo llevamos dos meses de competición. Uno de ellos se encuentra en la parte alta del equipo.

-Morán: El futbolista del Nástic se sacó de su chistera un auténtico golazo y a parte estuvo de conseguir otro calcado. Fruto de la casualidad no fue. No haría mal el Almería en echarle el ojo por si en un futuro encarta. El mediapunta lo ha hecho bastante bien.

-Dos goles de diferencia: En el momento que el equipo almeriense consigue una ventaja de dos goles, se encuentra mucho más peligro. Se van los peligros, la ansiedad.

-Un encuentro perdido de 20: Si sumamos los partidos que ha dirigido Lucas Alcaraz en la banda entre Liga, Copa y pretemporada, tan sólo nos encontramos con una derrota. Una cifra espectacular y que habla a las mil maravillas del técnico granadino.

martes, 25 de octubre de 2011

La mejor clase de Periodismo

Andan mosqueados algunos compañeros míos de la Facultad. Vi en el Facebook que una niña de mi clase les comunicaba a tres cuartas partes de la clase lo que había mandado el profesor el pasado viernes, uno de esos días en los que la resaca hace mella en muchos y el aula se encuentra casi vacía. No me pareció correcto que gente que había salido de fiesta el día anterior se enterara de la tarea mandada. Así que lo dije. Y, entonces, saltaron los listos de turno. Que no se me ocurriese pedir apuntes a mí o algo por el estilo. Ayer falté. No asistí a clase, pero fui a una buena clase de Periodismo.

Tras un buen sábado en el que viajé a Cantoria (un pueblo de Almería) para ver jugar a mis amigos del Oriente con todo lo que ello supone (recuerdos, amistad, bromas en el autocar) y un domingo en el que uní periodismo y fútbol en directo, ayer por la mañana me llamó mi buen amigo Rafa Espino por si podía suplirle en la tertulia futbolística de Punto Radio para la provincia de Almería. No me lo pensé. "A ver si la voy a liar" le dije. "¿Qué vas a liar?", me contestó. El que quiere algo, tiene que arriesgar. Así que allí me presenté. Después de un buen almuerzo, llegó la hora de la tertulia. El invitado era Corona, uno de los mejores del Almería en el último encuentro. Un tipo amable y sabio.

Al finalizar la tertulia, el futbolista de Talavera de la Reina comentó lo siguiente: "Me ha gustado. Se ha hecho la hora muy amena hablando de fútbol". Porque en eso consistió el tema. En fútbol puro. No en otros temas que vienen apareciendo constantemente en el periodismo deportivo y que poco tienen que ver con el deporte. Quién me iba a decir a mí hace dos años, cuando salía del instituto y ponía en el coche dichas tertulias, que iba a participar yo. Una gran suerte. Una gran clase de periodismo. Más práctica y menos teoría.

PD: La semana que viene podrán leer una entrevista que le haré a Corona en Digital Sport.

domingo, 23 de octubre de 2011

Mi mente

Ya estoy en la zona de prensa. Justo encima del palco. Vaya diferencia existe con mi asiento de fondo. Como siempre, hay algún listo con un walky que se cree Supermán. “¿Dónde vas. Si no hay tribuna de prensa?” me dice. “No, claro y lo de arriba, donde se pone la televisión, es un cine” pienso. “Acompáñalo arriba le dice a uno de sus colegas”. El colega me acompaña tres metros y se pira. Se creerá que soy de la radio o algo. “¿Cómo te has colado, mariquita?” me comenta un grande de esto entre risas. Calientan los equipos mientras escucho a mi derecha “cómo calienta Portillo, la eterna promesa”· El linier parece que tiene cien años. En el rondo, cañito a Omar. La roba. Le dicen que le queda uno. Cosas del fútbol. Miro al fondo. ¿Y la familia? Llegará tarde como siempre. ¿Para la segunda parte? Quizás. Llegan y empieza el partido. Justo. Y justo enfrente de mí veo la bandera de la ciudad de Almería, esa de una máquina que está viendo el encuentro vía Internet desde Francia.

Los locales están teniendo la iniciativa, están tocando la pelota, pero el gol no llega. Se disfruta el fútbol aquí. No se debe gritar, pero los movimientos entran por los ojos. Pero, ¿y si me cambio de sitio? Una columna no me deja ver bien parte de la banda. Pero no hay ganas de levantarse, je, je.

Prefiero el otro juego de Lucas. Ese de meter un gol y encerrarse, síntoma de que se va por delante en el marcador. La coge Vidal, arranca Vidal, pero nada. Buenas jugadas y cero tiros a puerta. Buenas internadas por bandas y cero remates. Fijo que cuando alguien la pille, viene el primer gol. Por cierto, dije en DigitalSport, en el análisis que publiqué el viernes de Las Palmas, que defenderían los córners al hombre. Lo hacen en zona. Soy un mentiroso. Paradón de Esteban. Una llegada y un tiro. Quiero ver esa efectividad que caracteriza a Lucas. Joder, la que acaba de fallar Michel. Bueno, ya hemos llegado. Lo aviso antes de que ocurra. Dijo mi primo ayer, al que ahora visitaré en el descanso, que 2-0 y gol de Aarón. Tengo la intuición de que va a ser así. Los niños nunca mienten. Por cierto, me doy cuenta, media hora después, que de mi amigo Tijeras está con mi familia.

Seguramente, habrá llegado ahora. Cosas de gente puntual, ja, ja. Ahora no llega ni el gol, ni las ocasiones. Muchos pases y pocos remates. Y nos hemos salvado. Michel ha hecho penalti y Piñeiro Crespo nos ha salvado. Cosas de poder verlo repetido en una de las muchas teles que hay aquí. “Cagal Sur, Cagal Sur, Cagal Sur, hijos de p…, Cagal Sur” entona la Grada Joven. “Un cántico original” se escucha entre risas, mientras vacilan al compañero de la televisión andaluza, sentado a mi derecha, junto con el del Marca. Final de la primera parte. Me piro hacia abajo para saludar a un tío grande. Ahora me reencuentro con la mente.

Goooooooooooooooooooooooooooooooooooooooool de Aleix Vidal. Vamos, ostia. Entre pelea y pelea con el jefe de Deportes del Diario de Almería por quién se come un trozo de bocadillo, mete Aleix. Bien, vamos. Antes he conocido a un compañero de Canarias 7 (periódico en el que hoy he escrito un artículo sobre el Almería) con el que estuve hablando bastante esta semana por vía telefónica. Me ofrece irme mañana en coche a las seis de la mañana hasta Málaga en coche, donde cogerá el avión rumbo a las Islas Canarias. Buena oferta, gran detalle, así me podría dar tiempo a ir a clase, pero tengo médico por la mañana. En el descanso, he subido a mi primo, la mejor persona que conozco, a la tribuna de prensa. Entra con miedo. “¿El ocho?”. “Aleix”, responde. Así con cuatro o cinco jugadores. Se le quita la vergüenza. Volvemos al fútbol. Bueno, “dile a tu madre que la próxima vez de pata negra”. Le enseño la tarta que me hizo mi madre para mi cumpleaños y le digo que si cuando acabe la carrera, me hace un contrato allí, me traigo uno el próximo día.

“Rafita por Aarón, ya”, comentan. Me leen el pensamiento. Se meten en esta entrada. A punto está de meter Portillo. La primera que toca. Que tengan cuidado Carlos y Jakobsen. Se va Aarón y entra Omar. Mi primo se ha equivocado. Cinco años, pero a lo mejor no es tan niño… Quedan 15 minutos. Que se acabe ya, por favor. Gooool. No. Joder, se va por poco un remate de Ulloa tras un excelente centro de Corona. Ocho minutos. “Huele a uno a uno en el 94” dice el del bocadillo. Esperemos que no sea cierto. Si estoy sufriendo yo aquí, no me tengo que imaginar cómo late el corazón de los defensas del Almería en los últimos minutos de cada partido. Tres minutos. Lo del 94 no va a poder ser... O sí... Siempre el mismo. El árbitro da cuatro, aunque el cuarto árbitro haya dado tres. Bochornoso.

Bajo a las ruedas de prensa de ambos entrenadores. Uno feliz y el otro… En la sala, Alfonso García charla con los distintos periodistas y comenta que “algunos de los nuestros han estado muy fallones”. Sigo bajando para pillar a los jugadores. Portillo, Ulloa, Corona y Aleix, entre otros. “Leo, ¿esto cómo se entrena?” le pregunto. Ya dejo de pensar. Bastante ha entrenado mi mente.

viernes, 21 de octubre de 2011

Que silbe Silva

Artículo Diario de Almería 21-X-11

Silva erró en Los Pajaritos. La lío. Dejó al equipo con uno menos por su ansiedad. Y el pasado martes, durante una de esas maravillosas clases que se dan en la Facultad, leí una noticia en la página web de este diario, que comentaba que al central charrúa también se le había ido la pinza en el entrenamiento. Analicemos la situación. En pretemporada había cuatro centrales en la plantilla: Carlos García, Acasiete, Pelle y él. Se fue el más bueno. En teoría, por el tema de la edad y eso, se suponía que la pareja de centrales iba a ser Carlos y Marcelo. Sin embargo, Lucas Alcaraz sacó su varita mágica y consiguió la mejor versión de Jakobsen en el puesto de central. Al danés hay que dejarlo ahí. La otra plaza sería para el español. El domingo jugará allí. Sin embargo, por muy disparatado que suene el miércoles de la semana que viene, en el encuentro ante el Nástic, pondría a Marcelo Silva de central. ¿Por qué? Para no hundirlo más. Que se sienta importante. Que demuestre que es el mejor central de la plantilla. Por ejemplo, si lo del pasado martes lo llega hacer aquel ex del Almería que tenía la cabeza en Brasil y el cuerpo en las discotecas almerienses, pues sería otra cosa. Pero lo de Marcelo es distinto. Estoy convencido de que si Alcaraz habla con él (que seguro que ya lo ha hecho) y le da otra oportunidad, cumplirá. Ya lo demostró la temporada pasada con toros más difíciles. ¿Por qué no puede ahora? Todos somos humanos y cometemos errores. Marcelo también. Por eso, quiero verlo de titular el miércoles, que juegue con más tranquilidad, sin presión, haciendo lo que sabe. Quiero ver a Silva yéndose del Estadio silbando, sabiendo que ha cumplido su misión.

miércoles, 19 de octubre de 2011

La doble uve

Victoria y valentía. Dos uves íntimamente unidas. Ayer al Villarreal le faltó las dos cosas. Se jugaba la vida en Manchester, ante el líder de la Premier. Tras haber perdido los dos primeros encuentros, la victoria se antojaba como necesaria. Daba igual el sitio y el lugar. Lo único que tenía que hacer el Villarreal era ganar. Es cierto que algunas piezas se han caído de la máquina amarilla, de ese submarino que enamora con su juego, pero por momentos me dio la sensación que la falta de valentía hizo que los tres puntos no volaran hacia España.

Sí. El Villarreal se entregó. El conjunto amarillo dio una lección de sacrificio, de lucha durante los 90, 93 minutos. Peleaba cada balón como si fuera el último. Pero me quedo con una acción. Sería sobre el minuto 60. La defensa española roba un balón, lo controla un centrocampista del equipo castellonense y la zaga no tira hacia delante. Eso fue significativo. Al Villarreal no le valía el empate. ¿Que el City te podía matar en una contra? Posiblemente. Pero los de Garrido no se caracterizan precisamente por su contraataque.

Le aplaudo al equipo español, faltaría más. Pero ayer le faltó una pizca de valentía, quizás la necesaria para conseguir la victoria. Por cierto, aunque ya no hay que darle importancia pues siempre es el mismo y nos tiene acostumbrados, el Kun Agüero nos volvió a dar una muestra de deportividad. Qué chulo es. Y mentiroso.

lunes, 17 de octubre de 2011

El gesto de Valdés

El Barsa metía y, en vez de celebrarlo su portero como lo hacen los arqueros normales, se marcó un corte de mangas. Al final del encuentro, el propio Victor Valdés negó que el gesto fuera dedicado a un rival racinguista con el que anteriormente había tenido algún verbal y afirmó que era para un amigo. Vamos a darle al señorito Victor la presunción de inocencia. Pero, ¿no hay mejor manera de celebrar un gol?

Lo que no sabe quizás Valdés es que vistiendo esa camiseta se debe tener más educación. Cuando se habla del Real Madrid o del Barcelona siempre existen las comparaciones, pero nunca he visto a un jugador del actual Real Madrid con dos dedos de luces haciendo semejante gesto, que conste en acta, como diría el bueno de Fernando Tejero. Pero que no hay nada que comparar y sí quedarse con el gesto, al que no se le ha dado la importancia que tiene.

El arquero del club catalán quizás desconoce que ese encuentro es seguido por miles de niños, que al día siguiente en sus respectivos recreos le imitarían al celebrar un gol. Siempre hay tiempo de rectificar, pero el culé en vez de pedir perdón y quedar bien ha preferido sacar a su famoso amigo en escena. Y me pregunto yo: ¿a quién le importará la cara del tipo este?, ¿de verdad era necesario ver al tipejo este? Personalmente, aunque le demos la presunción de inocencia, parece todo una justificación. Una justificación por alguien que debería mostrar otros valores.

jueves, 13 de octubre de 2011

El mordisco del gol

Artículo Diario de Almería 14-X-10

Me encontraba en la cima del monte. Desde allí contemplaba la ciudad malagueña. El ir y venir de los barcos. Las ovejas pastando unos metros más abajo. El aire puro. Una maravilla, vamos. A tan sólo 500 metros de distancia se encontraba el griterío de la metrópoli. Todo perfecto en ese lugar privilegiado. Todo ello era fruto de la recompensa después de haber podido alcanzar la cima del monte uno de los días que salí a correr.

Sin embargo, a los cinco minutos, mientras bajaba, me encontré tirado en el suelo, con un perro que buscaba sangre peleándose conmigo. Cuatro amigos suyos ladraban amenazándome. Porque Dios lo quiso y por allí apareció un hombre para coger al perro. Una vez que las piernas me dejaron de temblar, se me vino el gol a la cabeza. ¿Qué gol? Ninguno. Un tanto en general. Lo que supone. Por ejemplo, el de Javi Guerra del fin de semana pasado. Si no lo llega a meter, la UD Almería fue efectiva y supo jugar con sus armas. Pero el balón entró dentro de los tres palos y ya la historia es completamente diferente. Se veía venir, los rojiblancos no juegan a un pimiento y tal. Vamos, como lo del monte. Todo es maravilloso. La montaña y la naturaleza tienen una línea ínfima con el mordisco del perro. La comedia y el drama se distinguen en décimas, milésimas de segundos. Como el gol.

Es decir, que ni Lucas Alcaraz es el entrenador más malo del mundo ni el Almería es un equipo que ya ha conseguido su objetivo. ¿Qué cómo veo a Lucas? Como un perro... bueno. Es decir, sabe cuándo el equipo tiene que morder y luego se defiende.

lunes, 10 de octubre de 2011

Los extremos sí son buenos

Siete jornadas ligueras, una copera y ocho encuentros de pretemporada. Todos ellos sin perder. Es el bagaje de Lucas Alcaraz. Muy bueno. Un técnico resultadista, la esencia del fútbol. Los siete encuentros son una calcamonía del anterior. Nos adelantamos y nos echamos atrás. Lo que ocurre es que si hacemos una cosa, hay que ir a por ella a muerte. Hoy nos ha empatado el Valladolid en el 92'. Si no lo hubiese hecho, ahora estaríamos más contentos. Pero no. Es lo que tiene el fútbol. Que en una jugada se decide todo. O en dos. Porque el penalti (vease la imagen) a Vidal es claro. ¿Que los árbitros son humanos? Claro. ¿Que siempre se equivocan en contra del Almería? También. El otro día le comentaba a un colega que es amigo del cuarto árbitro del encuentro de hoy que le dijera al trío arbitral que ni a favor ni en contra. Sólo queremos lo que es nuestro. Pero bueno, esto es una batalla perdida.

El tema es que si te dedicas a defender el 1-0 hay que hacerlo a muerte. Ser un pillo. Y eso es cosa de los jugadores. Si a Goitom le hacen una falta faltando cinco minutos, el sueco tiene que estar diez minutos en el suelo. Si tiene que entrar la camilla al terreno de juego, que lo haga. ¿Pasa la pelota de la línea de tres cuartos? Pelotazo. Pero el empate no puede llegar. Si estás jugando para meter el 2-0 y sentenciar el partido y te llega el 1-1 es más justificable. Pero si metes a los 11 tíos en una distancia de 40 metros, el gol no puede llegar de ninguna manera. Ya ha ocurrido en dos ocasiones. Esperemos que no haya una tercera.

Mención aparte merece Aleix Vidal. El chico vino del Mallorca B para el filial. Sin embargo, el extremo lo está bordando. Hoy se ha salido. Ha provocado un penalti no pitado, se ha despegado de su marca en todo momento y ha luchado hasta que no podía más. Un pedazo de extremo.

sábado, 8 de octubre de 2011

Superprevia Almería-Valladolid

Ángel Velasco de 'La linterna de Ángel Velasco' y un servidor hemos preparado un especial para el encuentro que se disputará el próximo domingo en el Estadio de los Juegos del Mediterráneo entre la UD Almería y el Valladolid. ¡Esperemos que le guste!

U. D. ALMERÍA
CON BALÓN: Sin un pelotero puro (Corona ya no está para muchos trotes), aun así al equipo le gusta el esférico, pero sin abusar demasiado de él. Ambos laterales suben (sobre todo Michel; por la banda derecha llega el mayor peligro) y hacen un dos contra uno, ya sea con Rafita o con Aleix Vidal. El juego es directo y sencillo. Llegar a la línea de cal y centro que busca a Ulloa que se mueve como un ratón en el área o a Soriano que se incorpora con facilidad.

SIN BALÓN: El Almería se repliega bien, siempre con la presión de Ulloa y de Soriano, que, a veces, parece un delantero más. Sin embargo, cuando el equipo rival adelanta sus líneas, el ex de Osasuna ayuda al doble pivote, que se convierte en un trivote. Dos líneas de cuatro muy juntas. Mucha seguridad defensiva, aunque en ocasiones Carlos García canta demasiado.

A BALÓN PARADO: A nivel ofensivo, Rafita y Bernardello se encarga de las faltas. Los saques de esquina se transforman en gilicórners, ya que sólo en contadas ocasiones el esférico va a la olla. Para defender, el Almería, como la mayoría de equipos, lo hace mixto. Alcaraz parece haber tapado la sangría de goles.

SU PUNTO DÉBIL: A pesar de estar bien de momento, se podría decir que la defensa es la línea más débil. Si el equipo rival adopta el balón y se echa al campo del Almería (con lo que eso conlleva) puede hacerle bastante daño a los de Alcaraz. Si buscan el uno contra uno a Bautista o a Carlos García probablemente encontrarán su recompensa. La fórmula: ganar el centro del campo, con dos o tres hombres que toquen bien la bola.


REAL VALLADOLID
CON BALÓN: Al Valladolid le gusta tocar el balón. No en vano, es uno de los conjuntos de la categoría que más tacto tiene con el cuero. Su fútbol a veces escandila. Djukic ha sido futbolista y sabe que la pelota es lo que más le gusta a los jugadores. Así, ordena a los dos centrales que se abran y que ambos laterales suban, convirtiéndose, en ocasiones, en interiores. Arriba, Víctor Pérez tiene buen toque de balón. También Naftic, más retrasado. Nauzet y Guerra dan mucha guerra a las defensas rivales. Pero, sin duda, la estrella del equipo vallisoletano es Sisi. Tiene libertad absoluta, aunque a veces también baja a defender. Al equipo no le gusta el pelotazo.

SIN BALÓN: Guerra no es un jugador que se caracterice por la presión. Así que esta se inicia en la línea de mediocampo. Tampoco esperan muy atrás. Nafti es el primer hombre en morder. Nauzet ayuda mucho. Sin balón, el 4-2-3-1 se convierte en un 4-1-3-1-1, ya que Rubio baja y se convierte prácticamente en un central más.

A BALÓN PARADO: Uno de los puntos más fuertes del Real Valladolid y es que lo trabaja bastante. En defensa, los defiende en zona, algo no habitual.

SU PUNTO DÉBIL: Si el Almería rompe la línea del centro del campo, el Valladolid sufre mucho ya que, una vez superado a Rubio y a Nafti, el equipo se descompone bastante. Además, Ulloa puede hacerle bastante daño a los dos centrales. Si el Almería es el dominador del partido, si juega Corona y saca su mejor nivel, con la velocidad de Aleix Vidal y la clase del punta argentino, los de Djukic pueden sufrir bastante.


¿Cómo ves al Valladolid?
El Pucela me cae muy simpático. Recuerdo perfectamente cómo subimos los dos de la mano. También la remontada al que fue campeón de Segunda División en la temporada 2007-08. Le tengo un cariño especial a ese club. Al José Zorrilla fui en el 2009 un jueves en un minibus. Tuvimos que empujarle porque se quedó sin gasolina. Personalmente, veo al equipo vallisolitano con la misma filosofía que entonces. Un club ascensor, que pelea cada partido, que sabe a lo que juega. Le gusta el balón. Me gusta el Valladolid. Y Sisi, el alma del equipo.

¿Cómo ves al Almería?
Tras perder ante el Real Murcia en el estadio José Zorrila, el Real Valladolid debía afrontar un tramo de la temporada de elevado nivel. Visitar Balaídos, recibir al Elche y terminar acudiendo al Estadio de los Juegos del Mediterráneo. Un buen puerto de montaña que se ha visto reducido con la victoria ante los ilicitanos de la semana pasada. De no haber ganado al conjunto de Pepe Bordalás, los de Djukic afrontarían el partido en tierras almerienses con miedo, recelo y mucha presión.

La victoria del pasado domingo quita sufrimiento a los vallisoletanos y hace que los futbolistas de Djukic vean con menos respeto y miedo al conjunto de Lucas Alcaraz. Pese a que la victoria resta dramatismo a la situación, desde Valladolid se respeta mucho al Almeria y, sobre todo, a su entrenador. Independientemente de que el equipo rojiblanco sea líder, desde la capital del Pisuerga se había apuntado este fin de semana como uno de los importantes en el calendario. La jornada del segundo fin de semana de octubre se señaló en el vestuario blanquivioleta como una de esas en las que las victorias saben doble.

Ganar al Almería significaría mucho para el Real Valladolid. Además de sumar tres puntos importantes, un rival directo no sumaría y, sobre todo, se vencería a un equipo que ha generado en escasos meses lo que se denomina como el 'gen de Segunda División'.

Dicho gen se puede comparar a ese estilo de fútbol necesario en la categoría de plata del fútbol español. A muchos equipo recién descendidos les cuesta aclimatarse a la categoría pero al Almería no. Seguramente la presencia de Lucas Alcaraz en el banquillo ha fomentado un curso intensivo pero los fichajes también han hecho mucho. Si en años anteriores la secretaría técnica del Alemría era criticada por incorporaciones que no daban el perfil para la categoría, ésta vez han acertado en la mayoría de las llegadas. Fichajes del estilo Verza, Aarón, Rafita o Soriano generan dicho gen. Estos son futbolistas con muchos partidos en la categoría de plata, saben qué es la competición y no sufren a pesar de que vengan mal dadas.

Entre Lucas Alcaraz y la presencia de estos futbolistas junto a otros 'expertos de Segunda' como Ulloa, Esteban, Dani Bautista o Goitom hacen del Almería el mejor equipo de la categoría por resultados y "el que mejor funciona" según palabras de Miroslav Djukic". El técnico serbio definió al equipo andaluz como "un conjunto que defiende bien, con buen juego por bandas y con un gran juego aéreo", vamos, un equipazo al que desde Valladolid se sigue respetando y temido pero menos que antes del partido ante el Elche.

¿Cómo fue la última visita del Valladolid a Almería?
El 30 de agosto de 2009 empezaba a rodar el 'gran' proyecto de Roberto Olabe en el Real Valladolid. La alta inversión en jugadores extranjeros y la marcha de emblemas del equipo marcaban un equipo creado para cotas altas y que terminó en Segunda División y con tres entrenadores.

Mendilibar, el primero de estos tres entrenadores, debutaba en su tercera temporada en Primera División con la visita a Almería. Los pupilos del entrenador de Zaldívar se tenían que enfrentar a los de Hugo Sánchez y lo hicieron casi en inferioridad porque Nivaldo fue expulsado en el minuto 13 de partido. El central brasileño trataba a Kalu Uche cuando éste encaraba a Jacobo y siendo el último defensor. Mateu Lahoz, colegiado del encuentro, no lo dudó y dejó en superioridad a los andaluces durante casi 80 minutos.

Todo el tiempo en que los rojiblancos estuvieron en superioridad no consiguieron superar la defensa numantina que dispuso Mendilibar tras la expulsión. El hoy entrenador de Club Atlético Osasuna realizó cambios en el equipo tras la expulsión. Nauzet abandonó el campo en el 13 y Haris Medunjanin en el 35. En su lugar entraron Borja y Baraja, hombre de contención que ayudaron a un punto que no sirvió para el objetivo final.

Jacobo, gran protagonista del encuentro
Los cambios de Mendilibar dieron sus frutos pero, en parte, si el Pucela puntuó fue gracias a la actuación de Jacobo Sanz. El ex del Numancia regresaba a Valladolid para competir con Justo Viññr y le 'robó' la titularidad al paraguayo.

Tras la marcha de Sergio Asenjo al Atlético de Madrid lo lógico era que el sustituto fuera Justo Villar pero Mendilibar confió en un principio en el canterano blanquivioleta y éste le respondió con creces a esa confianza. En el encuentro en el Estadio de los Juegos del Mediterráneo el vallisoltano realizó hasta cuatro paradas de mérito, las cuales le valieron elogios post-partido pero no evitaron que, pocas jornadas después, el portero se viera relegado a la suplencia.

Un debutante muy fugaz
La encrucijada en la portería era alta pero casi tanto como la que se vivió en el lateral zurdo en los días previos al debut. Una sanción de Alberto Marcos de la temporada anterior creó un dilema en el seno del Real Valladolid sobre quién ocuparía dicho puesto. La única diferencia con la portería era que el sustituto de Marcos sería un parche, algo mucho más provisional de lo que, en principio, significaría Jacobo.

Tras ríos de tinta en los periódicos y muchas horas en las radios vallisoletanas, Mendilibar temrinó por confiar en Yuri Berbiche, un joven lateral vasco llegado desde la liga inglesa. El canterano del Athletic de Bilbao y Real Sociedad llegaba avalado por Roberto Olabe y debutó en el primer partido de la campaña 2009/10. La participación de uno de los alumnos aventajados de Robarte Olabe fue tan efímera como el proyecto que el ex entrenador y director deportivo del Almería creó en su segundo y último año en el estadio José Zorrilla.

En el campo
A la tercera iba la vencida. Un 30 de agosto de 2009 iba a jugar la UD Almería la primera jornada liguero en el Mediterráneo. Por aquellos entonces, se encontraba Tommy, un amigo de mi tía que reside en Puerto Rico. Naturalmente, fui con mi padre al campo y lo invitamos al campo para que viera un partido de fútbol, de Primera División. Tommy no sigue el fútbol habitualmente (después de ese encuentro, sí). En su país es un deporte minoritario. Pero cuando fue al coliseo almeriense, disfrutó como un niño. Buscaba algún recuerdo del equipo rojiblanco (se llevó una bufanda), también se interesó por la colección de cromos de Panini. Una vez en el campo, se acostumbró al griterío de un encuentro de fútbol. Quizás lo vio algo raro, un paisano de un país tranquilo como es Puerto Rico. Pero al final se animó y hasta llegó a animar y a alentar al Almería. Vio un buen partido. Le faltó cantar un gol, eso sí.

PD: Visita Digital Sport, también aparece el análisis del Valladolid.

viernes, 7 de octubre de 2011

Lucas vete ya

Artículo Diario de Almería 7-X-11

El pasado 23 de junio, dos días antes de fichar Lucas Alcaraz con el Almería, se abrió una encuesta en uno de esos foros rojiblancos en los que los aficionados debaten sobre la actualidad de su equipo. La pregunta de la encuesta era "¿Te gustaría Lucas como nuevo entrenador de la UDA?". Resulta sorprendente que antes de ficharlo se realizara dicha encuesta. Pero más sorprendente es la respuesta de algunos foreros. Sólo dos personas votaron que sí. Uno comentaba que le daba "hastascalofríos", otro que no lo quería ver en sus peores pesadillas y el más sorprendente decía lo siguiente: "No. Lucas vete ya (y lo más lejos posible)". Y por si había algún ciego, la mayoría de las respuestas estaban escritas en letras bastante grandes y en negrita. Ahora miro la clasificación y me da la risa. El refrán de vender el oso antes de cazarlo toma más protagonismo que nunca. Quizás eran las rencillas que tenían del pasado, cuando Lucas entrenaba al CF. No lo sé. Pero lo que sí es que he llegado a la conclusión de que hasta que no se vea algo, no se puede hablar de ese algo. Y qué mejor manera de callar que el trabajo. Eso es la clave de todo. Que sí, que luego a lo mejor el Almería se va desinflando (es normal; la plantilla es bastante corta para tantos partidos). Eso nadie lo sabe. Habrá que esperar, paciencia, cosa que no tuvieron algunos aficionados almerienses. Pero de lo que nadie duda es que el técnico de Granada le ha dado al equipo la seriedad y el orden que le hacía falta al equipo. Le ha dotado de una gran capacidad defensiva y de una gran efectividad. Esa que no tiene la encuesta. De todas maneras, Lucas, vete ya.

jueves, 6 de octubre de 2011

Y sumar, sumar y sumar

De la boca del Sabio de Hortaleza salió un día una de las mejores frases del panorama futbolístico. Ganar, ganar y ganar. Y seguir ganando. La esencia de este deporte. El objetivo es ganar. Si no, ¿para qué compites? Naturalmente, estamos centrándonos en el fútbol profesional. La manera en la que se juega, da lo mismo menos para ciertos clubes que se pueden contar con las manos. Al final todo aficionado quiere ver que su equipo ha ganado.

La UD Almería lo que tiene que ir haciendo es ir sumando puntos, si es de tres en tres, mejor que mejor. Eso nadie lo pone en duda. Llevamos cuatro partidos ganando seguidos, seis invictos en Liga, quince con Lucas Alcaraz sin conocer la derrota. Un gol en los últimos cuatro encuentros. Claro está que cuanto mayor es una estadística, menos tiempo le queda de vida. Pero el objetivo ahora es ir sumando y echando los puntos a la buchaca. ¿Por qué? Primero porque esos ya nadie te los quitan. Y segundo porque la plantilla es corta y las lesiones o expulsiones van a venir tarde o temprano. De hecho, ya están aquí. De los 19 jugadores de la primera plantilla, Ortiz Bernal, Diego García y Omar Ramos están tocados.

Entra en escena el filial, planificado para esto. Pero de lo que nadie duda es que la primera plantilla tiene mayor calidad. Que los del 'B' no son cojos ni muchos menos. Pero si ahora sumamos, después no habrá tanto agobios, ¿no? Mejor ir desahogados.

lunes, 3 de octubre de 2011

La reaparición de dos magos

Con un silencio silencioso, sin que las luces les enfocaran directamente, Miguel Ángel Corona y Juan Carlos Valerón dieron una exhibición de fútbol. El jugador del Dépor cantó sobre la pelota como lo hace un canario. Un pájaro en Riazor. Fue un auténtico espectáculo. Los primeros quince minutos en La Coruña fueron una oda al fútbol. El mago que nunca muere dio una lección de magia, de fútbol.

Dos horas después, al otro lado de la península ibérica, Miguel Ángel Corona volvió a ser el Corona de la temporada del ascenso. Tras cuatro años irregulares, en los que no acababa de encontrar un hueco en el once, en el que no acaba de encontrar su fútbol, en Huelva, el rojiblanco desenvolviéndose en una posición más atrasada de la que acostumbra controló el balón. Lo movía para la izquierda, para la derecha. Se entendió a las mil maravillas con Soriano. Normal. Pero también con Bernardello. Y es que no se dedicó sólo a sacar conejos de la chistera, sino que también transformó el lujoso esmoquin blanco en un atuendo de obrero. Corrió como nunca.

Por el bien del fútbol, esperemos que estos magos sigan con nosotros. Que no aparezcan de vez en cuando. Sino que sean regulares. Que demuestren que la calidad entiende de tiempo, de regularidad. Conejo por aquí, conejo por aquí. ¿Ves la pelota? Yo soy Juan Carlos. Y yo Miguel Ángel.

domingo, 2 de octubre de 2011

El peor becario de la historia

Artículo Diario de Almería 2-X-11

"La gente pasa por aquí y se va, pero tú pasarás a la historia por ser el peor becario", me dijo Iván "el rey del sprint" desde un tono cariñoso. Por segundo verano consecutivo he podido hacer las prácticas en el Diario de Almería, en un estío diferente al que tienen los demás, con un ambiente que es bastante bueno. Empezando por los becarios (algunos como Fran Maturana, con el que "conducí" un BMW) y terminando por el director (del que dicen que es familia mía, aunque como digo, yo sólo soy una víctima del sistema y todo fue una noticia falsa).

Quizás el titular tenga razón y es que entre el gran Óscar Lezameta (¡Viva España!), el mítico Patata (el trabajo de este hombre no tiene recompensa posible) y yo rompimos relaciones con cierto pueblo. O eso dicen. Pero esa noche fue grandiosa. Nunca un triangular dio tanto que hablar. También recibí una llamada engañosa en la que Paco Gregorio sacó su alma de jefe. Tampoco me puedo dejar en el lapicero donde tengo guardada mi escuadra y cartabón (el grafito se me olvidó en la redacción) a Pablo Laynez ni a Rafa Espino, profesionales donde los haya. Pero sin duda, quién más echará de menos al peor becario de la historia será Tito Sánchez. Tras un mes de sus vacaciones, le ha entrado de repente el síndrome post-vacacional.

Quien sí está aliviado ya es Juan Carlos (el último día descubrí cómo se manejaba la famosa lista de tareas) o Fran Leonardo (por la rasca que recibía en la pachanga de los lunes). Eso sí, seré el peor becario de la historia, pero anda que no se rió Fran Luque de la piña que me metí en nuestro Tour al Zapillo. En fin, que se marcha el peor becario de la historia, ese que de cuatro pases les regaló cinco a la Guardia Civil. PD: En finanzas deberían echar a Elio. Que lo metan en el fútbol. Seguro que lo haría mejor que algún central del Almería.

sábado, 1 de octubre de 2011

Fabio Alcaraz

En 2006, el Real Madrid fichó a Fabio Capello para que cortara su sequía de títulos. Podríamos decir, vistos los números, que cinco años después Alfonso García contrató a Lucas Alcaraz para eliminar la sangría defensiva. Así lo demuestran los guarismos, los que nunca mienten en este deporte. Cuatro goles encajados en seis encuentros, uno en los últimos cuatro, son la base de que hoy el Almería haya conseguido el liderato en solitario.

Los críticos le recriminaban a Capello, quien consiguió su objetivo a pesar de los numerosos obstáculos que tuvo, que eran un técnico defensivo. A Lucas le pasa lo mismo. Yo soy resultadista y me gusta el granadino. Me da igual que el equipo no juegue a nada. Porque juega a muy poco, Pero sabe a lo que juega. Al fútbol. A ser prácticos y ofensivos. Lo importante es que cuando acabe el encuentro los rojiblancos echen en su mochila la ropa sudada y los tres puntos. Así lo llevan haciendo durante cuatro jornadas consecutivas ante rivales complicados. Una racha que no recuerdo haberla visto antes en la UD.

Cuando esta noche me acueste (dormiré bastante bien), no me acordaré cómo ha jugado el Almería. Pero sí que va primero. Que Ulloa es un tanque. Que Soriano presiona como nadie. Que el equipo es un bloque y que todos van a una. Hasta el momento. Sí, queda mucho, pero es el momento de disfrutar.

PD: Bochornoso Canal Sur. Como siempre.

PD 2: Visite DIGITALSPORT.ES, todos los jueves escribo sobre el rival de la UD Almería. Además, puede ver mi blog "Indalo Mágico".