sábado, 26 de febrero de 2011

Semana para soñar

La permanencia. La salvación. Dos sinónimos, una misma idea. Alcanzarla supondría seguir soñando, estar un año más en Primera División. Pero para la parroquia almeriense es más que eso. Es ver que todo el sufrimiento por el que estamos pasando ha merecido la pena, que nosotros también sabemos competir, que no somos los pardillos de Primera a pesar de que muchos se empeñen. Todos los problemas tienen una solución. Así que deseo que éste también lo tenga.

Sin embargo, todo esto sólo son palabras. Y las palabras se las lleva el viento. En esta vida hay que actuar. Y nuestro momento ha llegado. La semana que entra es la más importante en nuestra corta historia. Siempre se dice eso. El partido que se juega es el más importante, el decisivo, el crucial. Pero en este caso el dicho es tan verídico como que el Sol sale todas las mañanas. A decir verdad, tres partidos. En siete días. Málaga, Racing y Hércules. Lunes, jueves y domingo. Dos desplazamientos y uno en casa. O nos imponemos o estaremos en Segunda por mucho que nos duela.

La primera parada es en La Rosaleda. El partido tiene tintes de final de Champions. Dos equipos andaluces en el día de la comunidad, los dos últimos clasificados. El que palme... Poco hay que decir. Con palabras es muy difícil expresar lo que significa ese partido. Además, como bien saben, estoy en Málaga, así que en los días posteriores existirá el consiguiente cachondeo. De hecho, ya, ayer cuando fui a comer, el cocinero de la residencia me entregó junto con la comida una fotografía del gol de Aranzubía. Je, je, je. Siempre con el buen rollo. Le dicho que 1-5. Él, 8-0. Bromas aparte, el encuentro es vital. No vamos a decir más tópicos. Que se demuestre quién es el mejor. Aunque siempre con la deportividad por delante. Tiene que ser una fiesta a tope. Que gane el mejor. Ha llegado la hora de la verdad. Alea jacta est.

PD: La Virgen del Mar nos echará un capote.

video

miércoles, 23 de febrero de 2011

Once inocentes y un...

Artículo Diario de Almería 23-II-11

El final del titular lo ponen ustedes. Elijan el adjetivo o sustantivo que consideren que más le pega a González González. El mío me lo reservo. Y es que escribir un artículo después de lo del domingo es muy difícil. Al redactar estas líneas me encuentro en el autobús de regreso a Málaga, han pasado ya más de 24 horas después del robo, pero la impotencia sigue. Así que mejor vamos a dejar de pensar en el colegiado, culpable, sin ninguna duda, de que se nos escaparan dos puntos que bien pueden costar un descenso. Soy optimista, pero si no nos respetan, nada podemos hacer. En el colegio cuando el matón le zurraba al pardillo, al último se le decía eso de "respétate a ti primero". Nosotros no nos respetamos. Somos los pardillos de la Liga. El gol de Aranzubía no debería haber subido si tuviéramos picardía. Miren al Levante. Calidad ínfima, pero son tíos listos. Una falta a favor y diez minutos en el suelo. Hasta que no vengan los de la Cruz Roja no me levanto de aquí. Saque a favor de puerta y me voy a pegar mis diez segundos. Porque soy el más chulo del recreo. Y si me sacan amarilla, pues mejor. Más tiempo que pierdo. Un cambio, me voy al córner y un minuto para quitarme las espinilleras, darle la mano al árbitro y vacilarle al contrario diciéndole "ya no se va a jugar más". Me hacen una falta a favor y encima me voy a por el árbitro. O eres pillo o te comen. Y nosotros siempre somos los pardillos. En el Mediterráneo siempre hacen lo que quieren. Acabo de leer muchos periódicos y en ninguno se pregunta por qué el gol fue en el 95 si eran cuatro de descuento. El Sport sí decía el otro día que "el amigo de Mou" venció al Barsa. González, Villar te espera en su despacho.

martes, 22 de febrero de 2011

El fútbol apesta (II)

Criticábamos el otro día la labor de Delgado Ferreiro en el Levante-Almería. Una crítica que apareció en este blog y poco más. Como bien dice Oltra, "es lo que tiene ser el Almería". Pues bien. Lo del domingo roza lo absurdo. Lo que ocurrió en el Mediterráneo es algo para denunciarlo en la misma comisaría de policía. He aguantado un par de días en escribir estas líneas para no hacerlo en caliente. Pero cada vez que lo pienso, me dan ganas de imprimir una foto de González González y hacerle vudú.

Probablemente muchos de ustedes no sabrán a que viene este enfado. Normal. Con los medios que tenemos, uno no se informa bien. Cuentan lo que quieren. "¿Almería-Depor? Ah, sí. Metió el portero en el último minuto, el primer portero que anota un gol de jugada". Pues no. La información debió ser "González González se ríe del Almería y no señala el final hasta que los visitantes no marcan". Pero claro, como somos el Almería, aquí nadie dice nada. El arbitrucho éste señala cuatro minutos de descuento. Primero, ¿por qué cuatro? Si son tres cambios, pues son seis minutos. El que viera el partido sabe que no se perdió casi nada de tiempo. Por desgracia, no somos perros viejos. Nos falta eso. Somos unos pardillos, no matamos los partidos como hacen otros. Pero a lo que vamos. Cuatro minutos. Porque a él le da la gana. Y Aranzubía mete en el cinco. ¿Por qué coj... ocurre esto? Sencillamente, porque el colegiado es un ... y ya está. Quería que metiera el Depor. Tampoco pitó un penalti a Piatti.

Pero da igual. Los periódicos y los informativos no dicen nada. Es más importante si es fuera de juego o no el gol del Barsa o si "el amigo de Mou" que iba con los catalanes fue el artífice de la victoria del Arsenal. Venga ya. Más vale que no descendamos. O que si lo hacemos lo hagamos con muchos puntos de diferencia. Porque si no el señor González González no podrá venir a Almería.

PD: Y nosotros sin quejarnos. En fin...

viernes, 18 de febrero de 2011

Optimismo para el temporal

"Al mal tiempo, buena cara" dice un refrán español. No nos queda otra. Con un Almería metido en puestos de descenso, sufriendo como nunca antes lo había hecho en Primera División y con el tiempo que se le agota. Pero, para colmo, como sucede cuando las cosas no marchan bien, son bajas algunos de los futbolistas más importantes del equipo rojiblanco. El primero en caer fue Juanma Ortiz, que lleva ya más de tres semanas en el dique seco. Esperemos que se recupere pronto porque su polivalencia y actitud le hacen ser un fijo en el once.

Otro que no estará en el vital choque ante el Dépor es Michel, que cumple ciclo por tarjetas. El brasileño es el único lateral derecho puro de la plantilla (aunque Juanma también juega ahí), lo que hace que nos quedemos sin efectivos para esa demarcación el domingo. Lo lógico es que juegue Lillo del filial, incluso Javi Moyano, aunque no es descartable que fuera Acasiete (por Dios, esperemos que no, ya que los años pasan y la velocidad se pierde) o Marcelo Silva. Pero no parece muy probable, puesto que el central que juega todo, es decir, Carlos García, se ha lesionó ayer jueves. Un esguince de tobillo que le tendrá inactivo unas tres semanas. En resumen, que Oltra le está dando muchas vueltas al tarro, pensando qué hacer para recomponer la defensa. Luna o Jakobsen de lateral izquierdo (tiene que ser muy malo Luna para que no le quite el puesto al danés...). En el centro, Silva parece un fijo. Su pareja de baile puede ser Acasiete o incluso Juanito. Y por la derecha llegan las dudas. Lillo, el propio Acasiete o... M´Bami o Vargas. Toca esperar.

A estas tres bajas se unirá seguramente la de Crusat, ya que el catalán sufre una faringitis que le ha impedido entrenarse hoy. "A este Almería le ha mirado un tuerto" pensarán ustedes. Sí y no, ya que encima de todo habrá que dar las gracias pues Corona y Piatti también están tocados. La mayoría de estos nombres, claves en los esquemas de Oltra. Y por si fuera poco, cinco o seis de los titulares (ahora mismo no recuerdo exactamente quiénes son) están con cuatro tarjetas... Así que ahora hay dos caminos. Uno es venirse abajo, seguir en el pozo y bajar a Segunda. El otro es echarle mucha paciencia, muchos hue..., y mantener la categoría. Si queremos, podemos. Nada ni nadie nos lo va a impedir. Ni los árbitros.

miércoles, 16 de febrero de 2011

¿Es que somos tontos?

Artículo Diario de Almería 16-II-11

Vaya partido se nos escapó el pasado domingo. Entre que no estuvimos al 100% y que Delgaido Ferreiro se rió de nosotros como quiso, se nos escaparon tres puntos que bien puede valer un descenso. Seis puntos perdidos con el equipo más malo de Primera (aunque el que más sabe de esto, como se demostró con el césped) hace que lleguemos a pensar que no nos merecemos la permanencia. De todas formas, aun no estando al máximo debimos imponernos a los granotas si no fuera por el impresentable de Delgado Ferreiro. Un gol legal anulado y dos penaltis no señalados, además de todas las faltitas que iba pitando o no a su antojo y que disminuían el ritmo de partido. Pero claro, si no nos quejamos, pues nos seguirán tomando por tontos. Los tontos esos del sur de España. Hace falta que el presidente y los jugadores de turno cojan los micrófonos y empiecen a repartir leña a saco. La afición también podría hacer algo. Que se nos escuchen. Que los que mandan (nunca mejor dicho) en esto digan "a ver si no van a ser tan tontos como parecen...". Si nos quedamos de brazos cruzados sí que no vamos a conseguir nada y van a seguir haciendo con nosotros lo que quieren. Todos los equipos reniegan (incluso el Barcelona). Menos nosotros. Aunque no basta sólo con eso. También vendría bien que alguien le dijera a los jugadores que tienen que dar todo lo que tengan siempre y no cuando les plazca. Y a Oltra que quitara de una vez a Jakobsen y que no volviera a poner nunca más al danés. Solo así podemos soñar con la cada vez más difícil permanencia. Porque aún no está todo el pescado vendido. Pero claro. Para tener ese pescado hay que hacer algo más que el resto.

lunes, 14 de febrero de 2011

El fútbol apesta

Aquí o se tiene dinero o se va uno a la mierda (o ni eso...). Aquí en España cada uno campa a sus anchas. Los árbitros siempre le favorecen a los mismos equipos, que luego, casualmente son los que se quejan. Pierde el Barcelona en la Champions contra el Inter y reniega de los árbitros. Sale por ahí un tal Piqué a decir que han perdido por el colegiado. Un club de tropecientos millones de presupuesto y al que siempre le favorecen llorando. Pero no es el único club. Si palma el Málaga en Mestalla, ahí están en primer plano. También el Osasuna de Camacho (bueno, ya no) que también tiene que renegar con su presidente a la cabeza. O el Atlético de Madrid. O el mismo Madrid. Alguno de ellos lo hacen con razón. A algunos se le escucha, a otros no. Pero casi siempre son los mismos. Y en la mayoría de los casos, los que menos motivos tienen para hacerlo.

Pero claro, si los colegiados erran en contra del Almería no pasa nada. Como se suponen que son tontillos. Si es a favor del equipo X, sale en las portadas de los periódicos. Y se arma la mundial. Si le ocurre a los almerienses, pues da igual. Si eso, decimos algo. Y si no, pues tampoco pasa nada. Ayer domingo, Delgado Ferreiro se rió de nosotros como quiso y no le hacen nada. No va a la nevera. Como le han robado a los tonticos esos... Da lo mismo que anulara un gol absolutamente legal a Piatti, no señalara un penalti cometido sobre Ulloa u otro por manos de Iborra. Pero, ¿para qué vamos a pitar nada? Si estos como no se quejan y son los más tontos... Y así pasa lo que pasa. Incluso alguno dirá ahora que los árbitros son humanos y se pueden equivocar. Pero siempre a favor de los mismos... Encima de todo le darán algún premio.

De esta manera, la permanencia está cada vez más complicada. Y si no nos quejamos y no se nos escucha, aún más. Así es muy difícil salvarse. Si no ganas a los rivales hasta en tu campo, unido a "arbitrajes" (o robos) como los de ayer, te vas al pozo. Es lo que nos está ocurriendo. Y ya verán como hoy en los telediarios no dicen nada. Como son los tontos...

viernes, 11 de febrero de 2011

Otro día, por favor

La final de Copa será el 20 de Abril en Mestalla. Mal día y mal campo. ¿Por qué se tiene que jugar en un terreno neutral?, ¿no sería mejor jugar en el campo del Madrid o del Barcelona? Si se hace un correcto reparto de entradas, ambos equipos pueden tener el mismo número de seguidores en las gradas. Muchos más que en el feudo valencianista. ¿Acaso es un problema para el Real Madrid desplazarse a territorio catalán o para los culés ir al Santiago Bernabéu? No creo. Y mucha más gente disfrutaría del partidazo en directo. Tal y como se hace el sorteo de campos, se lanza y una moneda y para un campo o para otro.

Pero si se ha errado eligiendo el lugar, lo mismo ocurre con la fecha. El 20 de Abril, miércoles Santo con lo que ello supone. Primero, que las procesiones van a tener menos público. Mucha gente indecisa preferirá la final a disfrutar de la Semana Santa, con lo que ello conlleva para el turismo. Menos dinero. Pero lo mismo ocurrirá con el fútbol. Aficionados como un servidor saldrán en las procesiones o simplemente elegirán verlas. Vamos, menos audiencia para el partido y, en consecuencia, como ocurría antes, menos pasta. Es lógico. Si hay dos acontecimientos fuertes el mismo día, ambos saldrán perdiendo en relación a si sólo hubiera uno.

¿Qué hay muy pocas fechas disponibles? Es verdad. Pero si se quiere buscar una solución, al final se va a encontrar. Seguro. Entre los octavos y los cuartos de la Champions hay un par de semanas libres (finales de Marzo). Y entre la semifinal y la finalísima también hay fechas disponibles. También se podía poner la final el sábado de Semana Santa (día más flojo) y aplazar los partidos del Madrid y Barsa ligueros al miércoles. Pero mejor que esa opción es simplemente aplazarla y ponerla los días que hemos comentado que están libres. Además, cuatro día antes del 20 de Abril se juega el mismo clásico en Liga, lo cual le va a restar protagonismo. Si no se busca solución, el problema va a seguir ahí. Sólo hace falta ponerse manos a la obra.

miércoles, 9 de febrero de 2011

Dos titanes y un filósofo

Artículo Diario de Almería 9-II-11

Siete puntos en los últimos cuatro encuentros hacen que la situación se vea de otra manera. Sin embargo, el objetivo de la permanencia (que al final la acabaremos consiguiendo) va a costar más de lo necesario. Las nefastas primeras jornadas hacen que haya que surcar el mar de la Liga en contra de la corriente. De poco sirve ahora lamentarse. Pero siempre nos quedará la duda de qué hubiera pasado si el entrenador que sabe tanto de fútbol no hubiese comenzado la temporada en el banquillo del Mediterráneo. Posiblemente ahora estaríamos hablando de otra cosa. No de tanto sufrimiento. Pienso y sigo pensando, pero no me entra aún en la cabeza como Juanma Lillo no confió en Leo Ulloa y Marcelo Silva, dos de los mejores efectivos que tenemos actualmente. Algo incomprensible. Como no fuera una cuestión personal... El argentino y el uruguayo dan otro plus al equipo, algo que necesitaba. El de General Roca es uno de los mejores que se han enfundado la elástica rojiblanca en los últimos años. Resulta impresionante la actitud que demuestra en cada partido. Es delantero y es el primero que baja a defender. Y, naturalmente mete goles, al fin y al cabo, la tarea de un '9'. Un punta hay que medirlo fundamentalmente por los goles y no por otras estadísticas que no sirven de nada y que tanto le gusta a alguno por ahí... Que vaya aprendiendo otro, que lleva viviendo del cuento unos años. Aquí o se es válido o no. Quién sí lo es, es el central charrúa. Defenestrado por el míster tolosarra, Oltra le ha colocado donde debía. Ya se ha hecho un fijo en la defensa, algo que nos hacía bastante falta. Al final, el tiempo pone a cada uno en su sitio. Tantos a unos como a otro.

domingo, 6 de febrero de 2011

A la buchaca

Una de las muchas finales que quedan se jugó ayer en el Estado de los Juegos del Mediterráneo. Enfrente estaba la revelación de la actual campaña. El Español de Mauricio Pochettino no iba a ser rival fácil. Pero la victoria era lo único que valía. Todo lo que no fueran los tres puntos significaba que la Primera fuera cada vez más irreal. El Almería sabía lo que se jugaba.

Sólo había una opción. Ir a por la victoria desde el pitido inicial. Y así fue. A los 18 minutos, los goles de Marcelo Silva, Uche y Bernardello llevaban la tranquilidad a las gradas del coliseo rojiblanco. Sin embargo, en el fútbol hay un aspecto que es fundamental: el psicológico. Eso unido a que delante estaba el quinto clasificado hizo que el sufrimiento apareciera una vez más por el Mediterráneo. Es verdad que el jugar dos partidos por semana está influyendo en el peso de las piernas. Pero se trata más bien de una cuestión de cabeza que Oltra debe arreglar. Quizás el entrenador valenciano debe reaccionar antes con los cambios y ser más práctico. Un resultado tan favorable no se te puede escapar nunca, tal y como ocurrió ante el Getafe. Son puntos de los que luego te puedes arrepentir.

Críticas aparte, debemos quedarnos con la parte positiva. El equipo se echó un partidazo, sobre todo con el arreón inicial. Demostró que tiene materia para salvarse. La línea defensiva es la que más sufre, pero el aterrizaje de Marcelo Silva la ha mejorado. Aquí se demuestra lo malo que era Juanma Lillo. Un tío con mucho nombre, con mucha palabra pero que de fútbol sabe lo mismo que yo de cricket. Y si no Leo Ulloa. Qué bueno es este delantero. Vaya descubrimiento. Cómo fija las defensas, cómo se desmarca, cómo lucha, cómo presiona. Y no está exento de técnica. Simplemente, Leo Ulloa.

La mejoría del equipo está siendo brutal. Se va a sufrir, sí. Porque el inicio fue lamentable. Pero haciendo las cosas bien, al final las notas serán buenas. Hay que remar contracorriente, pero esta embarcación llegará a la orilla. No lo duden. Ahora va a tener que luchar contra otros navíos que pelean por el mismo pescado. Ahora es cuando hay que demostrar quién es el que tiene que sobrevivir. ¡Piratas, aquí está el Almería!

video

viernes, 4 de febrero de 2011

El tiempo dirá

El Real Madrid. Uno de los mejores clubes del mundo. Ese equipo que tiene que ganar siempre. Ese equipo acostumbrado a levantar títulos. Un año en blanco no vale. Hasta, en ocasiones, un sólo título se considera poca cosa. Al fin y al cabo, algo lógico debido al presupuesto del club. Aunque también es verdad que sólo puede ganar uno... Dos años consecutivos sin oler un trofeo ha hecho que super Florentino Pérez haya tenido que acudir a Mourinho, posiblemente, el mejor entrenador del momento. A su lado, jugadores de primer nivel como Cristiano Ronaldo.

"Este año, sí" parecían decir los aficionados merengues emulando (permitanme la broma) a sus vecinos del Manzanares. De por medio, el Barsa, el que está poniendo el listón en el último trienio. Y ha pasado lo que nadie pensaba. Un tropezón en Almería y otro en Pamplona ha hecho que se vaya casi todo al traste. Es lo que tiene si el otro no pincha. Parece que de nada ha servido que el equipo se haya plantado en la final de la Copa. Estamos en Febrero y según dicen, el equipo blanco ya ha fracasado.

Pues ni mucho menos. Es verdad que la Liga está muy pero que muy difícil. Siete puntos son bastantes según las circunstancias actuales. Así que no queda otra que ir partido a partido e intentar ganar todos. Que es casi imposible. Pero esa debe ser la mentalidad. Y también están por ahí el torneo del KO y la Champions League. Los de Mourinho aún están vivos en ambas competiciones, por lo que pueden ganarlas. Ambas van a ser algo muy complicado, pues para ser campeón de Europa te tiene que salir todo bien. Y, en la otra, ganarle al Barsa, no va a ser tampoco fácil. Sin embargo, ahí es donde deben responder los merengues. Aún no se ha fracasado. Si a final de temporada decimos que el Madrid cayó ante el Lyon y en la final de Copa, sí podremos hablar de otra cosa. Pero de momento sólo queda esperar. Que aún queda mucha temporada. Paciencia. El tiempo dirá.

miércoles, 2 de febrero de 2011

Seamos realistas

Artículo Diario de Almería 2-II-11

El encuentro de hoy es un gran premio para todos aquellos que algún día defendieron la elástica rojiblanca. Unas semifinales de Copa que han servido para premiar todo aquello que ha sufrido este humilde club y sus aficionados. Sin embargo, tras el 5-0 de la ida hay que bajar de las nubes. Quedan noventa minutos por delante. Noventa minutos para disfrutar y ya está. Porque todos sabemos que meterle cinco al Barcelona es difícil. La actitud tiene que ser la de salir a ganar, pero sin obsesionarse. Quiero que mi equipo gane siempre, pero hay que tener los pies en el suelo. Y la cita importante es la del próximo sábado. De esta manera, lo mejor es darle minutos a los menos habituales con el fin de que los mejores lleguen descansados para la batalla ante el Español. Ahora es cuando hay que rotar. No en la ida. Las ausencias de Ulloa, Bernardello o Uche no las entenderé nunca. Oltra está haciendo una buena labor, pero el pasado miércoles se equivocó. ¿Para qué hizo eso?, ¿estaba acaso pensando en la Liga? Ni pies ni cabeza. Si no le da importancia a la Copa, que la hubiera tirado antes. Pero no en unas semifinales. Lo dicho. Ataques de entrenador. Si saca hoy su once de gala, llegaré a la conclusión que el que no sabe nada sobre este deporte seré yo. Al pasado todavía no se puede regresar. El futuro sí se puede construir desde el sábado. Seamos realistas. Efectividad y los tres puntos.