lunes, 28 de noviembre de 2011

Sangre azul y de cebada

Había pasado la tarde con mis amigos de la facultad. Vere y yo estábamos comparando crónicas del As y del Marca. Carlos y Álex, de El País y El Mundo. Al acabar, tras hacer un poco el tonto (llevé a Vere a su casa en mi bici), nos fuimos al gimnasio. Vere es un tío especial. Empezando por su nombre. Y luego porque no es normal. Tiene una calidad humana y periodística fuera de lo común. También futbolística. Así que tras decirme que iba a hacer unas pesillas, le dije que se viniera al gimnasio de mi residencia. Allí echamos un buen rato.

"Nico, ahora me iré al bar a ver el Málaga-Villarreal para hacer la crónica", me dijo el personaje en cuestión. "Te acompaño y ya cenamos". Lo mejor vino cuando vimos que por cada gol del Málaga había una caña gratis (siempre que consumieras otra). De esta manera, las dos que nos pedimos cada uno se convirtieron en cuatro (cinco en mi caso, ya que Vere tenía que hablar para una radio de Cantabria después).

Así, pasamos un rato divertido. Lo que es el fútbol. No simpatizo con el Málaga. De hecho, soy de la opinión de que uno es del equipo del que nace, no se hace. Es decir, si soy de Almería, seré de la UD por todo lo que me rodea. Así, entre cachondeos por un posible gol del Villarreal, esperábamos que Isco, Cazorla y compañía perforaran la meta de Diego López. ¡O qué pitarán algún penalti! Así, durante dos horas, por mucho que se ría mi amigo Álex, mi sangre fue azul... y de cebada.

5 comentarios:

  1. jijiji bien merecen los goles del malaga el cambio por birra, en fin uno es de los colores con los que nace tienes razon eso si puedes amar otros colores aunque sea por cariño

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, ojalá se les acabe la cerveza a ese bar si siguen con esa iniciativa.

    ResponderEliminar
  3. Por el interés te quiero Andrés , siempre hay un motivo para tener simpatías por otro club , incluso a veces el más odiado , en algún momento .

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Así se vive el futbol, con los amigos.

    ResponderEliminar