sábado, 8 de octubre de 2011

Superprevia Almería-Valladolid

Ángel Velasco de 'La linterna de Ángel Velasco' y un servidor hemos preparado un especial para el encuentro que se disputará el próximo domingo en el Estadio de los Juegos del Mediterráneo entre la UD Almería y el Valladolid. ¡Esperemos que le guste!

U. D. ALMERÍA
CON BALÓN: Sin un pelotero puro (Corona ya no está para muchos trotes), aun así al equipo le gusta el esférico, pero sin abusar demasiado de él. Ambos laterales suben (sobre todo Michel; por la banda derecha llega el mayor peligro) y hacen un dos contra uno, ya sea con Rafita o con Aleix Vidal. El juego es directo y sencillo. Llegar a la línea de cal y centro que busca a Ulloa que se mueve como un ratón en el área o a Soriano que se incorpora con facilidad.

SIN BALÓN: El Almería se repliega bien, siempre con la presión de Ulloa y de Soriano, que, a veces, parece un delantero más. Sin embargo, cuando el equipo rival adelanta sus líneas, el ex de Osasuna ayuda al doble pivote, que se convierte en un trivote. Dos líneas de cuatro muy juntas. Mucha seguridad defensiva, aunque en ocasiones Carlos García canta demasiado.

A BALÓN PARADO: A nivel ofensivo, Rafita y Bernardello se encarga de las faltas. Los saques de esquina se transforman en gilicórners, ya que sólo en contadas ocasiones el esférico va a la olla. Para defender, el Almería, como la mayoría de equipos, lo hace mixto. Alcaraz parece haber tapado la sangría de goles.

SU PUNTO DÉBIL: A pesar de estar bien de momento, se podría decir que la defensa es la línea más débil. Si el equipo rival adopta el balón y se echa al campo del Almería (con lo que eso conlleva) puede hacerle bastante daño a los de Alcaraz. Si buscan el uno contra uno a Bautista o a Carlos García probablemente encontrarán su recompensa. La fórmula: ganar el centro del campo, con dos o tres hombres que toquen bien la bola.


REAL VALLADOLID
CON BALÓN: Al Valladolid le gusta tocar el balón. No en vano, es uno de los conjuntos de la categoría que más tacto tiene con el cuero. Su fútbol a veces escandila. Djukic ha sido futbolista y sabe que la pelota es lo que más le gusta a los jugadores. Así, ordena a los dos centrales que se abran y que ambos laterales suban, convirtiéndose, en ocasiones, en interiores. Arriba, Víctor Pérez tiene buen toque de balón. También Naftic, más retrasado. Nauzet y Guerra dan mucha guerra a las defensas rivales. Pero, sin duda, la estrella del equipo vallisoletano es Sisi. Tiene libertad absoluta, aunque a veces también baja a defender. Al equipo no le gusta el pelotazo.

SIN BALÓN: Guerra no es un jugador que se caracterice por la presión. Así que esta se inicia en la línea de mediocampo. Tampoco esperan muy atrás. Nafti es el primer hombre en morder. Nauzet ayuda mucho. Sin balón, el 4-2-3-1 se convierte en un 4-1-3-1-1, ya que Rubio baja y se convierte prácticamente en un central más.

A BALÓN PARADO: Uno de los puntos más fuertes del Real Valladolid y es que lo trabaja bastante. En defensa, los defiende en zona, algo no habitual.

SU PUNTO DÉBIL: Si el Almería rompe la línea del centro del campo, el Valladolid sufre mucho ya que, una vez superado a Rubio y a Nafti, el equipo se descompone bastante. Además, Ulloa puede hacerle bastante daño a los dos centrales. Si el Almería es el dominador del partido, si juega Corona y saca su mejor nivel, con la velocidad de Aleix Vidal y la clase del punta argentino, los de Djukic pueden sufrir bastante.


¿Cómo ves al Valladolid?
El Pucela me cae muy simpático. Recuerdo perfectamente cómo subimos los dos de la mano. También la remontada al que fue campeón de Segunda División en la temporada 2007-08. Le tengo un cariño especial a ese club. Al José Zorrilla fui en el 2009 un jueves en un minibus. Tuvimos que empujarle porque se quedó sin gasolina. Personalmente, veo al equipo vallisolitano con la misma filosofía que entonces. Un club ascensor, que pelea cada partido, que sabe a lo que juega. Le gusta el balón. Me gusta el Valladolid. Y Sisi, el alma del equipo.

¿Cómo ves al Almería?
Tras perder ante el Real Murcia en el estadio José Zorrila, el Real Valladolid debía afrontar un tramo de la temporada de elevado nivel. Visitar Balaídos, recibir al Elche y terminar acudiendo al Estadio de los Juegos del Mediterráneo. Un buen puerto de montaña que se ha visto reducido con la victoria ante los ilicitanos de la semana pasada. De no haber ganado al conjunto de Pepe Bordalás, los de Djukic afrontarían el partido en tierras almerienses con miedo, recelo y mucha presión.

La victoria del pasado domingo quita sufrimiento a los vallisoletanos y hace que los futbolistas de Djukic vean con menos respeto y miedo al conjunto de Lucas Alcaraz. Pese a que la victoria resta dramatismo a la situación, desde Valladolid se respeta mucho al Almeria y, sobre todo, a su entrenador. Independientemente de que el equipo rojiblanco sea líder, desde la capital del Pisuerga se había apuntado este fin de semana como uno de los importantes en el calendario. La jornada del segundo fin de semana de octubre se señaló en el vestuario blanquivioleta como una de esas en las que las victorias saben doble.

Ganar al Almería significaría mucho para el Real Valladolid. Además de sumar tres puntos importantes, un rival directo no sumaría y, sobre todo, se vencería a un equipo que ha generado en escasos meses lo que se denomina como el 'gen de Segunda División'.

Dicho gen se puede comparar a ese estilo de fútbol necesario en la categoría de plata del fútbol español. A muchos equipo recién descendidos les cuesta aclimatarse a la categoría pero al Almería no. Seguramente la presencia de Lucas Alcaraz en el banquillo ha fomentado un curso intensivo pero los fichajes también han hecho mucho. Si en años anteriores la secretaría técnica del Alemría era criticada por incorporaciones que no daban el perfil para la categoría, ésta vez han acertado en la mayoría de las llegadas. Fichajes del estilo Verza, Aarón, Rafita o Soriano generan dicho gen. Estos son futbolistas con muchos partidos en la categoría de plata, saben qué es la competición y no sufren a pesar de que vengan mal dadas.

Entre Lucas Alcaraz y la presencia de estos futbolistas junto a otros 'expertos de Segunda' como Ulloa, Esteban, Dani Bautista o Goitom hacen del Almería el mejor equipo de la categoría por resultados y "el que mejor funciona" según palabras de Miroslav Djukic". El técnico serbio definió al equipo andaluz como "un conjunto que defiende bien, con buen juego por bandas y con un gran juego aéreo", vamos, un equipazo al que desde Valladolid se sigue respetando y temido pero menos que antes del partido ante el Elche.

¿Cómo fue la última visita del Valladolid a Almería?
El 30 de agosto de 2009 empezaba a rodar el 'gran' proyecto de Roberto Olabe en el Real Valladolid. La alta inversión en jugadores extranjeros y la marcha de emblemas del equipo marcaban un equipo creado para cotas altas y que terminó en Segunda División y con tres entrenadores.

Mendilibar, el primero de estos tres entrenadores, debutaba en su tercera temporada en Primera División con la visita a Almería. Los pupilos del entrenador de Zaldívar se tenían que enfrentar a los de Hugo Sánchez y lo hicieron casi en inferioridad porque Nivaldo fue expulsado en el minuto 13 de partido. El central brasileño trataba a Kalu Uche cuando éste encaraba a Jacobo y siendo el último defensor. Mateu Lahoz, colegiado del encuentro, no lo dudó y dejó en superioridad a los andaluces durante casi 80 minutos.

Todo el tiempo en que los rojiblancos estuvieron en superioridad no consiguieron superar la defensa numantina que dispuso Mendilibar tras la expulsión. El hoy entrenador de Club Atlético Osasuna realizó cambios en el equipo tras la expulsión. Nauzet abandonó el campo en el 13 y Haris Medunjanin en el 35. En su lugar entraron Borja y Baraja, hombre de contención que ayudaron a un punto que no sirvió para el objetivo final.

Jacobo, gran protagonista del encuentro
Los cambios de Mendilibar dieron sus frutos pero, en parte, si el Pucela puntuó fue gracias a la actuación de Jacobo Sanz. El ex del Numancia regresaba a Valladolid para competir con Justo Viññr y le 'robó' la titularidad al paraguayo.

Tras la marcha de Sergio Asenjo al Atlético de Madrid lo lógico era que el sustituto fuera Justo Villar pero Mendilibar confió en un principio en el canterano blanquivioleta y éste le respondió con creces a esa confianza. En el encuentro en el Estadio de los Juegos del Mediterráneo el vallisoltano realizó hasta cuatro paradas de mérito, las cuales le valieron elogios post-partido pero no evitaron que, pocas jornadas después, el portero se viera relegado a la suplencia.

Un debutante muy fugaz
La encrucijada en la portería era alta pero casi tanto como la que se vivió en el lateral zurdo en los días previos al debut. Una sanción de Alberto Marcos de la temporada anterior creó un dilema en el seno del Real Valladolid sobre quién ocuparía dicho puesto. La única diferencia con la portería era que el sustituto de Marcos sería un parche, algo mucho más provisional de lo que, en principio, significaría Jacobo.

Tras ríos de tinta en los periódicos y muchas horas en las radios vallisoletanas, Mendilibar temrinó por confiar en Yuri Berbiche, un joven lateral vasco llegado desde la liga inglesa. El canterano del Athletic de Bilbao y Real Sociedad llegaba avalado por Roberto Olabe y debutó en el primer partido de la campaña 2009/10. La participación de uno de los alumnos aventajados de Robarte Olabe fue tan efímera como el proyecto que el ex entrenador y director deportivo del Almería creó en su segundo y último año en el estadio José Zorrilla.

En el campo
A la tercera iba la vencida. Un 30 de agosto de 2009 iba a jugar la UD Almería la primera jornada liguero en el Mediterráneo. Por aquellos entonces, se encontraba Tommy, un amigo de mi tía que reside en Puerto Rico. Naturalmente, fui con mi padre al campo y lo invitamos al campo para que viera un partido de fútbol, de Primera División. Tommy no sigue el fútbol habitualmente (después de ese encuentro, sí). En su país es un deporte minoritario. Pero cuando fue al coliseo almeriense, disfrutó como un niño. Buscaba algún recuerdo del equipo rojiblanco (se llevó una bufanda), también se interesó por la colección de cromos de Panini. Una vez en el campo, se acostumbró al griterío de un encuentro de fútbol. Quizás lo vio algo raro, un paisano de un país tranquilo como es Puerto Rico. Pero al final se animó y hasta llegó a animar y a alentar al Almería. Vio un buen partido. Le faltó cantar un gol, eso sí.

PD: Visita Digital Sport, también aparece el análisis del Valladolid.

9 comentarios:

  1. Buenísimo análisis de este partidazo. Los Almería-Valladolid desde hace un tiempo son apasionantes. Se han convertido en un choque esperado, pero no por máxima rivalidad, sino quizás lo contrario. Ambos clubes han ido cogidos de la mano durante estos años.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Pedazo de análisis jajaja Mucha suerte, espero que ganéis, además, el Valladolid me cae bastante mal jaja

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  3. madre mia, vaya analisis!!!! siempre superandote nico.

    ResponderEliminar
  4. Waaw,re largo el analisis :| jaja,esperamos por la vuelta del Almería a la Primera.Se viene un partidazo.

    ResponderEliminar
  5. Mui buen planteamiento del partido da mucha utilidad para los que no conozcan mucho como van los rivales para informarse del gran partido que nos espera que afortunadamente esperemos que salga victorioso el almeria saludos y felicidades por la entrada muy buena :)

    ResponderEliminar
  6. Nico inmejorable excelente entrada .
    No me sorprende esta UD Almeria esta echo para regresar primera esta temporada y lo esta demostrando.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Insuperable, como siempre Nicolás

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena por el blog. ¿Cuál es el nombre de los jugadores de Almería en la foto de arriba?

    ResponderEliminar
  9. Arriba (de izquierda a derecha): Esteban, Ulloa, Jakobsen, Soriano, Carlos García, Dani Bautista.
    Abajo: Bernardello, Michel, Rafita, Corona y Aleix Vidal.

    Un saludo.

    ResponderEliminar