domingo, 11 de septiembre de 2011

Simplemente precioso

FOTO: Fran Leonardo · Diario de Almería

Si juntas periodismo con fútbol te puede salir una mezcla más que preciosa. Preciosa es una bonita palabra. Algo puede ser positivo, bueno, etcétera, pero como precioso no hay nada. Tiene algo especial. En la vida, no hay que mirar al pasado, sino el 'aquí y el ahora', es decir, el presente total, construyendo de esta manera un futuro precioso. El viernes por la noche no tenía ganas de salir. Normal, el cuerpo se estaba acostumbrando a lo que venía. Después de un baño en la playa, el sábado sobre las cuatro y media quedé con un compañero para irnos juntos con las bicis al periódico. Eso sí, como ninguno llevábamos llaves, tuvimos que hacer 'La Vuelta al Paseo de Almería' para hacer tiempo. Sí. La piña me la llevé yo al intentar esquivar uno de los regalos que dejan los preciosos perros.

Después, ración de fútbol. Viéndolo con más o menos intensidad, pero fútbol. Desde el partido de las cuatro de Segunda, hasta el de Primera de las diez, que acabó a las doce de la noche. Y periodismo. Crónicas, llamar a cual delegado, meter tal previa (de hecho, ahora mismo se están uniendo periodismo y fútbol, justo cuando acaba de anotar el 2-1 el Español al Bilbao). Una buena jornada, en la que pudimos ver que los dos colosos también sufren y alguno que otro pincha. Y sobre todo, mi Almería consiguiendo la primera victoria de la temporada en un buen encuentro en Murcia (en este tocó ración de radio). Dos días antes del partido, le dije a Aleix Vidal "hasta luego máquina, a ver si metes en la Nueva Condomina". "Que Dios te oiga" fue su respuesta. Ayer le puse en su Tuenti: "Aleix, Dios me ha escuchado". Cuando hable con él, le diré "Dios dice que le debes una camiseta, je, je". Una máquina el tipo este.

Hoy, más de lo mismo. A las diez más o menos sonaba el despertador mental. No hace falta el otro. El cuerpo ya se acostumbra. Sabe cuándo tiene qué hacer tal acción. Vuelta a la Ciudad Deportiva de Los Ángeles. Aquella en la que estuve jugando seis años. Ha habido mucho cambios, pero sigue estando allí. Una sensación preciosa. El juego deja mucho que desear, pero hacer la crónica (ha sido una minicrónica, la verdad) de tu equipo siempre es bonito. Mejor, precioso. Tras pedir unas pizzas en la redacción, todo el día allí hasta las diez. Mucho tiempo, sí. Pero me gusta. Es algo precioso. Con todos los partidos otra vez de fondo, llamar a los delegados, hacer crónicas, más crónicas. Hay que vivirlo. Algo, precioso. La vida (al igual que el fútbol) está para vivirla. Para disfrutarla. Para dejar atrás errores. Para seguir aprendiendo. Para pensar en el presente. Para no amargarse. Para sacarle el provecho a las cosas ser positivo a las cosas y ver todo precioso. E intuyo que esta semana va a ser preciosa. Quizás en el titular habría que poner una 'a' al final. No sé. Lo que si sé es que es simplemente precios...

PD: Sooooooooooonsia, esto no es serio, ja, ja.

PD 2: Esta semana tendrán una sorpresa.

8 comentarios:

  1. Es un placer leerte, trasmites alegría y entusiasmo por todo lo que haces. Vas a arrasar...

    ResponderEliminar
  2. Gran artículo Nico. Me alegra tu optimismo. Te irá muy bien en la vida.

    Un abrazo,

    Manu

    ResponderEliminar
  3. Nico aleix es increible, por cierto la lucha por hacerte un hueco en el periodismo parece más cercana lo haces genial, sigue asi y sobretodo divirtiendote

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena Nico, el Almería resucita por fin.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Vamosssssssss.
    De nuevo te escribo desde el exilio.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Nico, las pequeñas cosas de todos los días son las grandes cosas de la vida.

    Excelente artículo, de crack !

    ResponderEliminar
  7. Esperaba ver escrito los fallitos que tuvo el arbitro a favor del Almería, pero ya veo que solo "profundizas" cuando es al contrario. Un saludo. Y enhora buena por la victoria.

    ResponderEliminar
  8. ¿Qué fallos tuvo el árbitro? No vi el partido, lo escuché por la radio.

    ResponderEliminar