domingo, 18 de septiembre de 2011

Dieciséis meses después

Un calvario ha sido lo que he vivido. Hacía ya 17 meses que no veía al Almería ganar en el Mediterráneo en Liga. La temporada pasada sólo lo hizo tres veces (Español, Osasuna y Mallorca) y en las tres me encontraba en Málaga ya que era época de exámenes. En Copa sí saboreé la victoria, pero la de la competición doméstica tiene otro saber.

Jugué ayer un trofeo entre un combinado de periodistas, la Guardia Civil y el CD Ahumada. Me quedé con una frase. "Hay que disfrutar sabiendo sufrir". Una vez, un entrenador malísimo que tuve hace tiempo dijo que cuando se competía no se disfrutaba. Que se sufría. Mentira. Hoy hemos disfrutado y competido. Hay que saber dónde está la línea. El de esta mañana era el encuentro de la verdad, en el que había que ver si la UD Almería era capaz de imponerse al Celta, uno de los candidatos al ascenso.

Y así lo ha sido, dominando el encuentro durante casi los noventa minutos. Un equipo serio, sabiendo lo que hacía, aplicando la idea de Lucas Alcaraz. Se mascaba el empate. Hasta que ha aparecido por ahí Bernardello. Un gol para guardar en la hemeroteca. Y feliz que me he ido (desde el 2 de Mayo de 2010 no me iba del campo viendo al Almería ganando en Liga). ¿Lo malo? Lo de siempre. Goitom. Pero malo, malo, malo, malo.

PD: ¡A POR FRANCIA!

4 comentarios:

  1. Buena victoria del Almería ante uno de los candidatos al ascenso, partido muy serio de los almerienses que presenta sus credenciales. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Otra cosa no, pero resultados tendremos siempre con Lucas Alcaraz.
    Primer golpe dado a Francia. Ahora a por el KO. ¡Vamos España!

    ResponderEliminar
  3. sin duda grande el almeria, a ver si sigue por esta senda y vuelve a primera

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena por la victoria, espero ver al Almería en los puestos de arriba y por supuesto pasar a la siguiente ronda en la copa del Rey, ¡Aupa Almería!
    Saludos.

    ResponderEliminar