miércoles, 27 de julio de 2011

El agorero

Artículo Diario de Almería 27-VII-11

Sigo con el tercer capítulo del becario. Si el primero fue escrito por Paco Gregorio, el capitán de esta sección, y el segundo por un servidor, el tercero me lo pido yo también antes de que me responda en los próximos días Fran Luque (juega con ventaja). Paco comentaba que los becarios ya no llevaban el café a su jefe. Tenía razón. Sin embargo, hay que especificar, ya que alguno no pide café, pero sí helados y tabaco. Bromas aparte, hay que hacerle un monumento a este zapillero, puesto que desde la segunda etapa del Tour de Francia predijo que no iba a ser para el de Pinto. Acertó. Sin embargo, eso no quita que Contador nos haya dado una lección de deportividad en todo momento. A pesar de todas las críticas, de las diferentes caídas, del cansancio acumulado en el Giro y de otros aspectos que todos conocemos, Alberto ha sabido sacar junto con Samuel Sánchez la casta española y, a pesar de la pájara en el Galibier, se recuperó como un campeón y luchó hasta el final. Porque eso es un campeón. El que sabe levantarse cuando se tropieza. Por cierto, buena galleta la que le dio al médico. Pero sigamos con el tema de los becarios. Un sábado, el día para estar con los amigos (o camaradas, que no se enfade cierto sector de la sociedad), te levantas temprano, desayunas, te duchas y tomas rumbo a la redacción. Adelantas páginas, y a las cuatro vuelta a la mesa de trabajo. A las 6 ya tienes lista tu información. Sin embargo, uno no se puede marchar porque hay que esperar hasta las diez u once de la noche a ver si hay alguna novedad. Y al lado Fran diciéndome "esto se nos va a pique", su famosa frase que sirve de motivación total. Esperemos que el agorero no acierte alguna vez. Y repito. Si hay cuarta parte de él no le hagan mucho caso, que no ha cogido una bici en su vida. Bueno, sí, la de mi hermana para explicarme la manera de subirse dos en el vehículo. ¿Cuándo? En las cuatro horas en las que el becario espera y espera por si sale algún fichaje. Cuidado si ven a un agorero cruzando semáforos en rojo por las calles del Zapillo. Grande Fran.

4 comentarios:

  1. Siempre se aprende de todo el mundo, y más si tienes unos compañeros que te aprecian.
    Honorio

    ResponderEliminar
  2. Ese LUQUE parece que es màs peligroso que un pulpo en un garage.

    ResponderEliminar
  3. Me veo identificado. Estos días estuve trabajando arduamente en un post sobre un tema que ha tenido mucha repercusión últimamente en el fútbol argentino, cuando lo suba a la web te enterarás. Éxitos, te espero en mi blog.

    ResponderEliminar