domingo, 3 de julio de 2011

Cuatro selecciones y cero equipos

El fútbol es un deporte de equipo, claro está. Y tras ver íntegramente los dos primeros partidos de la Copa América, ninguna de las cuatro selecciones fueron equipo. Si acaso Bolivia. Pero muy poco. Los cuatro combinados no sabían a lo que jugaban (quizás Costa Rica sí: a nada), no tenían apenas ideas e iban a lo que surgiera conforme pasara el tiempo, como esas personas que se dejan llevar y no tienen un plan fijo.

El mejor ejemplo se encuentra en Argentina. La mejor selección sin duda del grupo, y que tan sólo pudo conseguir un punto en su inicio. Sus dos estrellas sobre el terreno de juego, Messi y Tévez quisieron hacer la guerra por su cuenta. Cuando se dieron cuenta de que nadie organizaba, ponía orden y jerarquía en el juego de su equipo, cogieron la pelota y enfilaron portería. Eso te puede salir una vez. Dos. O tres. Pero no siempre va a ocurrir. Bolivia, por su parte, se posicionó bastante bien. De ahí que, como he comentado anteriormente, fuera para mí la selección que mejor sabía lo que hacía.

Colombia, más de lo mismo que Argentina. A pesar de que consiguiera los tres puntos y ponga pie y tres cuartos en cuartos, valga la redundancia, ganó por la mínima a Costa Rica sub-23. Ni Falcao ni Guarín fueron los del Oporto, un auténtico equipo.

En resumen, para ganar no siempre hacen falta individualidades, sino que los jugadores estén conjuntados. En equipo. Esperemos que en el día de hoy el grupo B no traiga más diversión. Más fútbol.

3 comentarios:

  1. También hay que tener en cuenta que todas las Selecciones se encuentran en formación y el juego colectivo es difícil también de desarrollar.

    ResponderEliminar
  2. Como bien dices, lo importante es el juego colectivo; las individualidades no sirven en el fútbol de hoy (sobre todo en sudamérica donde se presiona mucho). Gracias por visitar mi blog Nico, saludos.

    ResponderEliminar
  3. Espero que arranque Brasil sino va a estar complicada la mano.

    ResponderEliminar