miércoles, 20 de abril de 2011

Y fue la hora

Artículo Diario de Almería 20-IV-11

El miércoles pasado hablábamos de que era la hora. La hora de ver si esa afición era real, la hora de ver si se prefería Barcelona y Madrid o Almería y la hora de ver si los jugadores lucharían al 200 %. Pues bien, al final todo ese positivismo se convirtió en una tragedia, que salvo milagro hace que el equipo consuma su descenso a 2ª. Vayamos por partes. Me cuentan abonados de tribuna (ellos lo ven mejor) que los jugadores se marcharon del césped cabizbajos. Argumentan que Acasiete y compañía lo dieron todo. Mi opinión es totalmente contraria. Sí, se hizo una buena primera mitad, pero esas cabezas sabían que en la segunda habían podido hacer algo más. El segundo palo va para la afición. Excluyo a los que se quedaron hasta el final, pues esos son los que lo sienten. La actitud de aquellos que se marcharon antes para ver el Clásico fue simplemente vergonzosa. Que una hinchada deje tirados a sus jugadores, mejor dicho, a su escudo, cuando más lo necesita, cuando está muriendo, es... ¿Esa es la afición? No. Ni mucho menos. Esa es gente que va al fútbol, que apuesta a caballo ganador y que su verdadero equipo es el de otra ciudad. Vergonzoso. Igual de lamentable es que el estadio no se llenara con precios tan baratos, con el equipo jugándose la salvación. La verdadera afición es aquella que se quedó hasta el final, esa que se levantó temprano para preparar un mosaico que no salió como debería por culpa de ciertos señoritos. La Grada Joven, que representa a los verdaderos aficionados, le da igual. El tiempo pone a cada uno en su sitio. Ese aficionado que se quedó hasta el pitido final ahora está sufriendo muchísimo, pero luego será el que más se alegrará. "Shh, que empieza el Madrid-Barcelona" le dijo un almeriense a un almeriensista. Almería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario