domingo, 17 de abril de 2011

Sábado de Ramos

Una pequeña de dos años de edad con la equipación rojiblanca ayuda a su padre a colocar una de las cartulinas que servirán para formar un espectacular mosaico. A cinco metros de aquella escena, me encontraba yo, ayudando a motivar al equipo con las cartulinas. Los pelos como escarpias. Ver cómo hay gente que tiene los mismos sentimientos que tú, ver que madrugan un sábado para colocar unas simples cartulinas, ver que sufren cómo tú, ver que lloran como tú, ver que ríen como tú, no tiene precio. Entre todo ello, tertulias rojiblancas. Por eso, quería darle las gracias a Juanga y a la Grada Joven, organizadores de todo esto, porque lo que se siente allí, no se consigue ni viendo a tu equipo ganar ni viendo un Madrid-Barcelona.

Al otro lado del estadio, mi primo Álex de cinco años, vestido también del Almería, mi hermana Rocío y mi padre ven a los jugadores entrenar. Según me cuentan, había carcajadas entre los rojiblancos, prueba de que a la mayoría el descenso se la trae floja. Ver luego la foto de Piatti con mi hermana y mi primo tras obsequiarle con un simple dibujo, que pueda servirle de motivación, tampoco tiene precio.

Todo iba por el buen camino como la entrada de Jesús a Jerusalén. Además, al partido se apuntan mi madre, mi tía Rafi, mi tío Gustavo y su cuñado. Era una tarde para recordar. Pero había que ganar. El primer palo viene cuando salen los dos contrincantes al terreno de juego. El mosaico que tanto nos habíamos currado se desluce por dos motivos: la ciudad pasa del equipo, no va a ver un Almería-Valencia ni por diez euros, y los que van no levantan las dichosas cartulinas. Esto es Almería. ¿La intención es lo que cuenta?

Comienza el partido. El Almería aguanta. Podemos ganar. Sin embargo, en la segunda parte se produce la debacle. Pasadas las nueve y media de la noche, Stankevicius pone el 0-2 en el marcador. Entonces, se me parte el alma, viendo como mi Almería consume psicológicamente el descenso a Segunda División y que la mayoría de la afición se marcha para ver el Real Madrid-Barcelona. Y el equipo de tu ciudad jugando. Lamentable. Esto es Almería.

Cuando acaba el partido, me apresuro para ver el campo vacío. Para acordarme de las numerosas alegrías que había vivido en aquel lugar con mi padre, de los cuatro años vividos, con ganas de llorar. También de esa niña con la que estuve hablando el jueves. De repente, se me encoje el corazón al ver a la afición del Valencia desplazada, noble donde las haya, entonando cánticos como "Almería, oe", "El año que viene nos volveremos a ver". Entonces me acerqué a felicitarlos. Ya os contaré en la próxima entrada más de ese encuentro.

Al final, todo acabó como en Semana Santa. Con el Cristo muerto. No creo que resucitado. No merecemos resucitar. Que se vayan a ver a su Madrid y a su Barcelona.

PD: Mi vena madridista dormía mientras Muñiz Fernández señalaba el final del encuentro debido al cansancio. La verdad es que me arrepentí de no salir el miércoles en mi procesión. Por un momento, me dio asco el Barsa y el Madrid. El miércoles espero que se me quite el cabreo.

PD 2: Con este post seguramente mi padre se dará cuenta de que el enfado no iba por él. Pero si se lo decía, fijo que iba se me iba a saltar alguna lágrima. El motivo era que todo el trabajo realizado no había tenido su recompensa. Ni todos los viajes realizados, ni el mosaico, ni el madrugón tenían su premio. Bueno, sí. Ver a mi primo y hermana felices, disfrutando del fútbol. El niño Jesús y la Virgen María.

10 comentarios:

  1. Nico, sé que sientes los colores del equipo de nuestra ciudad, pero ese sentimiento es el mismo que yo tengo hacia tí.
    Lo único es que nuestro Almería nos da algún digusto, mientras que tú nunca me lo has dado.
    Así que sepas que te quiero un monton.
    Blas Garcia

    ResponderEliminar
  2. Momentos muy jodidos, ánimo y tranquilo que el fútbol es así, un día vas al campo abarrotado por todos los que sólo se apuntan cuando las cosas van bien y a otro día todos esos han desaparecido.
    Te das cuenta que los que verdaderamente forjan las raíces de estos clubs modestos, somos los que siempre estamos ahí, para los buenos y malos momentos, somos los mejores, somos los que sentimos verdaderamente las colores de nuestra ciudad y de nuestro equipo.
    Pese a todos los tuercebotas que regentan nuestros clubs, AUPA ALMERÍA Y AUPA HÉRCULES!!!!
    Ya correrán tiempos mejores, pero nunca olvides que los jugadores pasan, los tuercebotas también, pero la historia de nuestros clubs, pasado, presente y futuro la forjamos día a día gente como tú y como yo, a las duras y a las maduras.
    La alegría de nuestros triunfos es mayor que un Barça, un Madrid o incluso ganar un Mundial.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. En el partido de ayer, el clasico, no te perdiste, mucho. Saludos!

    PD. Si participas, en la porra de mi blog, podras escribir un post, para mi otro blog (http://blogsobreelsportingdegijon.blogspot.com) de tema libre. Saludos de nuevo!

    ResponderEliminar
  4. Para mi fue un partido muy especial. Me quedo con lo positivo. Increible el mosaico. Que una afición se ponga a hacer eso estando colistas y a 7 puntos de la salvacion dice mucho de esta gran aficion. Tambien me encanto como se animo y como estuvo en todo momento con el equipo. Ni un solo momento de silbidos hacia los nuestros. Increible. Me esperaba indiferencia y he visto una verdadera aficion. La espantada me lo esperaba. Aficionados somos los que somos y me parece de los mejorcito que hay en España y en el mundo.
    Estemos donde estemos, Siemrpe Almería.

    ResponderEliminar
  5. No pasa nada, al fin y al cabo tu corazoncito es 60% blanco y 40% rojo no?

    ResponderEliminar
  6. Ánimo chaval. El Almería es grande y volveran las alegrias al Cabo de Gata. Hace dos años estuve en esa ciudad tapeando y sois, así en mayúsculas, LA POLLA. Te agrego a mis seguidores.

    Saludos desde "El área pequeña"

    www.keepersweblog.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. En vez de hablar del partido has demostrado que tú y tu familia habéis jugado el partido con los de las cartulinas y con la asistencia numerosa de tu familia por gente como tú el Almería nunca camina solo

    ResponderEliminar
  8. Todavía no hemos dicho la última palabra,esto es futbol. Podemos salvarnos y el lunes le ganamos al zaragoza. ¡¡¡Vamos Almería!!!!

    ResponderEliminar
  9. Bueno bueno, hemos disfrutado de 4 años en Primera y hay que mirar lo positivo, vuestra generación ha podido disfrutar de eso, vamos a seguir apoyando al Álmería. Susi

    ResponderEliminar
  10. Ánimos con la situación del Almería. Realmente es muy complicado porque estáis a 7 puntos de la salvación, aunque otros como el Espanyol lo consiguieron temporadas anteriores en situaciones similares.

    Buen blog, ¡te sigo desde ya!

    Saludos desde Balón Raso; http://balonraso.blogspot.com

    ResponderEliminar