martes, 8 de marzo de 2011

Once Jornada 27

Bueno, al igual que les pongo el artículo que sale publicado todos los miércoles en el Diario de Almería, a partir de ahora, cada martes haré el once de cada jornada. Como saben, los colegas de la clase tenemos un blog, La Cumbre del Balompie, en el que pueden acceder pinchando en la derecha, y en el que cada martes colgaré dicho once. Ya de paso lo pongo aquí también. ¿Por qué el martes? Pues porque algunas veces el domingo o el lunes, otro compañero escribirá de su equipo y ya saben que cuanto más tiempo haya entre post y post mejor... Así que, sin más, aquí le dejo el primero.

-Casillas: El capitán de la Roja es el número 1. Lo demuestra partido a partido. El domingo detuvo una pena máxima a Pinillos que hubiera metido al Racing en el partido. La parada hizo que los cántabros se vinieran abajo. Tampoco tuvo mucho más trabajo, pero casi todo lo que le llegó, lo atajó sin problemas. Como siempre.

-Sergio: Minuto 92 de partido. El partido muere en La Rosaleda. Sin embargo, el contundente central del Osasuna remata con la testa un esférico cuando el público se iba, y le da a Osasuna tres puntos importantísimos que permiten que los de Mendilibar se alejen un poco más del descenso. El gol mató al Málaga, otra vez farolillo rojo de la competición.

-Luna: El nuevo lateral izquierdo del Almería, cedido por el Sevilla, hizo lo que tenía que hacer. Tapar su banda e incorporarse cuando debe. Su seguridad permitió que el conjunto almeriense consiguiera el triunfo en el Rico Pérez. Si se muestra tan seguro en los próximos compromisos, el danés Jakobsen tendrá que ver los partidos desde la grada. Como ya hiciera el domingo.

-Iraola: Hay futbolistas especiales. Y éste es uno de ellos. Futbolistas con garra, que se parten la cara por su equipo. Se peleó con Negredo. Cabeza con cabeza. El vallecano se tuvo que ir antes de tiempo. Pero el siguió. Su equipo le necesitaba. Cinco puntos de sutura y a seguir jugando. Tuvo su recompensa. El gol de penalti.

-Keita: Al Barsa se le atascó el partido. El Zaragoza plantó una línea de ocho o nueve jugadores por detrás de la pelota y los de Guardiola no podían. Lo intentaban pero nada. Así que por allí apareció el africano para abrir la lata. Además, su trabajo en el centro del campo es espectacular. Un toro.

-Nacho Cases: El canterano del Sporting quiere ganarse un puesto en el centro del campo. Tiene que competir con Rivera y Eguren, pero aun así, Nacho está cumpliendo. El domingo fue el cerebro de su equipo. Mareo puede salvar al Sporting.

-Ozil: ¡Qué vamos a decir del alemán!, ¡sólo se puede hacer una estatua! Un deleite para el espectador. Balón para allí, balón para allá. Ahora la tengo, ahora no. Estoy en el Madrid, pero me da igual. Soy Ozil. Y aquí la toco yo. Pim, pam, y pum.

-Reyes: El sábado el Atleti se la jugaba. Enfrente estaba ese Villarreal que enamora. Pero cuando se estaban sentando los aficionados en el Calderón, el utrerano, desde la línea de tres cuartos, sacó a pasear su zurda exquisita y puso el balón en un lugar imposible para Diego López.

-Pablo Hérnandez: El extremo del Valencia remontó en Mallorca. Él solito se basta. Un doblete y los tres puntos. Sus internadas son imposibles de parar. Simplemente, Pablo Hernández.

-Caicedo: El gran artífice de que el Levante esté donde está. El de Guayaquil se está saliendo a base de goles. Ante el Español aumentó su cuenta particular. ¿Qué sería del Levante sin él?

-Benzema: ¿El perro?, ¿el gato? No sé. Pero lo que si sé es que desde que ha llegado Adebayor, parece otro. Normal. No le queda otra. En El Sardinero dio una muestra de sacrificio, de darlo todo. Doblete y a seguir la estela del Barsa.

3 comentarios:

  1. Toma el Madrid gana al Barça. Bien, me pusiste a Cases, jaja. Gran pspot, saludos!

    ResponderEliminar
  2. Has hecho una buena descripción de cada jugador. Buen vocabulario.

    ResponderEliminar
  3. Buenas crack, te enlazamos en la lista de nuestro blog. http://radiovavel-tbf.blogspot.com/ espero que disfrutes escuchando Radio VAVEL !

    Un saludo

    ResponderEliminar