lunes, 29 de noviembre de 2010

Y ganó el mejor

Yo no soy de esos que faltan el respeto. Yo no soy de esos que esperan el autocar para lanzarle huevos. Yo no soy de esos que tiran bengalas. Yo no soy de esos que se gastan un dinero en hacerle una pancarta a Mourinho. Yo no soy de esos que hacen un periódico en catalán incitando a la violencia y diciendo que vamos a callar bocas. Yo no soy de esos que celebran un gol con un corte de mangas. Yo no soy de esos que hacen teatro para que echen a un contrario. Yo no soy de esos que se recorren cincuenta metros para meterme en la tangana y parecer el más chulo de todos. Yo no soy de esos que cuando pierden se encubren con el árbitro (que podría). Yo no soy de esos que en la derrota buscan excusas. Yo no soy de esos que en mi equipo hay un jugador que tras una agresión, se tira y se vuelve a levantar para incitar más a la violencia. Yo no soy de esos que celebran los goles sin haberlo hecho nunca. Yo no soy de esos que en mi equipo tiene un futbolistas (que va tirando escupitajos y bolsas de pipas por ahí) va provocando con su manaza. Yo no soy de esos que en su equipo hay un entrenador que coge la pelota, no para dársela al rival, sino para provocarle. Yo no soy de esos que no saben ganar. Yo no soy de esos que no saben perder. Yo no soy de esos que se rinden. Yo no soy de esos que creen que ya ha acabado todo. Yo no soy de esos que sólo ven un partido al año. Yo no soy de esos que sólo quieren ganar para restregárselo al vecino. Yo soy de esos que, aún perdiendo, felicito al rival y a los buenos aficionados de éste. Yo soy de esos que reconoce que ganó el mejor.

domingo, 28 de noviembre de 2010

Mal debut con buen sabor

Oltra derrota más. Y ya van... Pero bueno, aunque resulte difícil me quedo con el lado bueno. La verdad es que era el comienzo del nuevo entrenador, en un campo difícil y sin haber apenas trabajado con el equipo. Así que al menos habrá que esperar otra semana más. Aunque hemos hemos parecido una banda en ciertos momentos, siendo sinceros, este Almería no ha desagradado nada. Algunos de sus futbolistas, sí, pero el equipo en general lo ha hecho bien. También hay que tener en cuenta que enfrente estaba el Valencia, uno de los cuatro mejores equipos de la Liga. Sin embargo, la UD le ha plantado cara y le ha podido pegar un buen susto. Pero al final lo que mandan son los goles y el Valencia (Soldado) ha hecho más.

Si me preguntaran que cómo he visto el Almería, respondería que mal y bien. Mal por una parte, porque este equipo tiene ciertas lagunas que echan alguna que otra peste. Empezando por el lateral izquierdo. Con la baja de Michel, Juanma se ha desplazado a la izquierda y ha entrado en su lugar Jacobsen. Confiaba en el danés. De hecho, creo que llegó a jugar en la Champions. Sin embargo, hoy se ha lucido. Quizás le falte ritmo, pero siempre le cogen la espalda. Houston, ahí tenemos un problema. Una autopista. Y si eramos pocos, el lateral danés le ha dejado un recadito a su compañero Piatti (el mejor últimamente) en forma de galleta. Un 0 para Michael. Aquí necesitamos jugadores comprometidos, quizás el problema de este Almería. El que sí lo ha hecho bien ha sido Marcelo Silva, quien debe seguir de titular, incluso me atrevería a decir que con Rigo. El ex del Almería B no entra ni en las convocatorias, pero por probar...

Otro que no rasca bola es Henok Goitom. Yo no se que es lo que le ven para que juegue. Ulloa debería jugar por delante de él por decreto ley. Ya lo ha demostrado, hoy también. Si fuera yo el que me sentara en el banquillo rojiblanco, probaría al argentino por delante de Valeri, que no lo ha hecho nada mal durante los pocos minutos que ha jugado hoy. Por cierto, ¿por qué no se dedica "MO" a hacer lo que sabe? Es decir, robar y pasar. Se complica demasiado. Es lo que tiene si se le pone de organizador del equipo. Y si no Kalu. No ha jugado del todo mal, pero el nigeriano se cree Zidane. Que si tacón por aquí, que si por allí, que si fuera de juego, que si...

Pero en líneas generales sí que me ha gustado este Almería. Aún debemos darle tiempo. O no. Porque el domingo se juega el partido del siglo. Si no le ganamos al Zaragoza, colista, sí que podemos echarnos a temblar. A esperar toca. Los tres puntos o la muerte.

El clásico: Ya está aquí. El partido de los partidos. Va a ser un día especial, con todas las previas y eso. Poco tengo que decir, pues ya lo han hecho todos los medios. Hasta se hace un poco pesado. Pero al fin y al cabo es bonito. Un partido de estos no se juega todos los días. El Barcelona juega en casa. Pero en el otro lado está Cristiano y compañía. Y Mourinho, quien siempre saca petróleo del Camp Nou. Haría bien el Madrid en ganar para darle un zas en toda la boca a Stoikov (¿se escribe así?). A esperar toca (II).

PD: Ayer el Kun Agüero se delató. Ya está bien de soportar a este tipo. Qué ejemplo para los niños. Todo un deportista. Si hubiese sido al revés...

viernes, 26 de noviembre de 2010

Un rato con un genio

Una de las ventajas que tiene el contar con un blog, es que conoces a otros plumillas, con una calidad impresionante y que probablemente pudieran estar escribiendo en los diarios nacionales. Uno de ellos es Jairo Fernández Quindós, del conocido blog: http://losmundosdejairo.blogspot.com/. Casi todos lo conocerán, así que las presentaciones sobran. Eso sí, no podemos dejar pasar por alto la enorme calidad de este blog, el sentimiento con el que lo hace y el reflejo de los valores del Atlético de Madrid en estas bonitas entradas. Sin embargo, como Jairo es un tío objetivo, no sólo comenta de su equipo, sino también de fútbol en general, incluso de otros deportes. Sin más, os dejo la entrevista con este genio:

-Casi todo el mundo le conoce, pero, ¿cómo se definiría para los demás?
Jairo Fernández Quindós es un chico que nació en un pueblo precioso del Bierzo (León), llamado Carracedelo un 23 de Junio de 1982, seguidor del Atlético de Madrid y del equipo de mi tierra, la SD Ponferradina. Soy Ingeniero Agrícola y, aunque no sea el mejor para describirme, me considero una persona amable y simpática, que ha tenido que luchar mucho y a la que la vida le ha respondido de buena manera. Así que me considero afortunado por lo que tengo y espero en un futuro, por lo que consiga.

¿Cómo y cuándo se metió en el mundo de los blogs?
La verdad es que no llevo mucho en este mundo. Desde Junio de 2009, cuando estaba en Almería trabajando. Después de currar, tenía tiempo y una pareja que tenía, me animó a iniciar la aventura. Ella tenía un blog de moda y me dijo que me hiciese uno personal. Pero, sin duda, a mí siempre me ha vuelto loco el fútbol y todo lo que gira en torno a él y al mundo del deporte en general. Así que me decidí decantarme por esta opción y expresar por escrito mi manera de ver el mundo del deporte, desde mi punto de vista. De ahí, el nombre de mi blog, "Los mundos de Jairo".

-¿Es una responsabilidad llevar el blog?
¿Una responsabilidad? Sin duda, no. Para mí, es más bien una válvula de escape, una manera de estar activo. Sin duda, por encima de todo una afición y algo que me gusta. Hay días que te cuesta escribir y en esos momentos sí que puede producirte algo de ansiedad. Pero en general, suelo tener pocos problemas para opinar, por lo tanto, nunca lo veo como una obligación.

-¿Se divierte escribiendo?
Sí y mucho. Me encanta escribir, llegar a la gente, recibir comentarios, no sentir indiferencia. El tener un blog te da muchas alegrías y pocas penas la verdad. Casi todo lo que recibes es apoyo y eso gusta.

-Con lo bien que es escribe, ¿no ha pensado en ser periodista?
Bueno, ojalá escribiese bien. Pero te contestaré... Sí lo he llegado a pensar en alguna ocasión. Pero estoy orgulloso de haber estudiado Ingeniería Agrícola, ya que siempre fue lo que quise hacer y con 28 añitos que tengo, ya igual es un poco tarde para ponerme a sacar la carrera de Periodismo. Igual el día de mañana por la UNED... no lo sé. Casi no tengo tiempo por mi trabajo para planteármelo. Pero yo creo que todos hemos soñado con ser un De La Morena, un Paco González o en mi caso, un Antoñito Ruiz de turno.

-¿Es difícil?
Es muy difícil llegar a ser periodista. En mi opinión, tú puedes llegar a ser un buen periodista de deportes. Es más, ta tienes tu pequeña experiencia en el mundo y juventud por delante para llevarla a cabo. Yo veo esto fácil por una simple razón: en cualquier ámbito de la vida, si lo que quieres llevar a cabo, te gusta, lo acabarás consiguiendo. Así me planteo desde niño mi vida. Mi madre me dijo un día que la vida es muy perra, pero que de mí depende saberme levantar cuando vea que las cosas van mal. Ese consejo lo llevo a rajatabla, simplifica mucho el día a día.

-Jairo, ¿es duro actualizar caso a diario?
A veces sí, pero por suerte mi blog es muy general, así que puedo hablar de cualqueir deporte, de mi Atleti, de equipos de Segunda B, de futbolistas olvidados (Estrellas Fugaces). En fin, que nunca me falta material, y si tienes el apoyo de tus lectores, pareja y amigos, pues facilita aún más la labor.

-Objetividad en las entradas, ¿o no?
Medir la objetividad en los post no es fácil. Más bien, diría que procuro ser justo. La imparcialidad siempre es difícil de medir. Pero lo que tengo claro es que mi manera de escribir nunca procurará faltar el respeto ni entrar en un fanatismo que me deje ciego en ocasiones. SI mi equipo gana injustamente, lo digo. No se me caen los anillos. No porque sea tu equipo vas a negar evidencias. Contra el Almería hace unos años recuerdo que vencimos injustamente con un robo a mano armada y nunca me he sentido orgulloso de ello.

-Por lo que cuentas, parece que colchonero...
Me cuesta a veces un poco, pero sí que no soy de los fanáticos. El problema que tenemos los colchoneros es el querer compararnos con Madrid y Barsa. Nuestro mayor rival somos nosotros mismos. Parece que tenemos mal de altura. A veces me muerdo la lengua en ciertos temas por no calentarme y pensarlos en frío, como cuando Del Nido nos llamó "sparring del Madrid". Eso no tiene guasa, me molesta que ataquen a mi equipo, al igual que desde mi equipo se ataque a otros rivales menospreciándolos, como hizo el Kun con tu Almería. Eso no me gusta.

-Posicionarte a favor de un equipo u otro siempre tendrá sus cosas buenas, pero también sus malas...
Yo no creo que sea favorable ni desfavorable. Cada uno tiene su manera de ver el fútbol, sus colores. Yo leo blogs de otros equipos y me encanta, pues aunque ser de uno o de otro puede mostrar divergencias y discusiones, luego te das cuenta de que a todos nos mueve lo mismo, estamos en la misma guerra, tenemos los mismos miedos y las mismas alegrías. Y como digo, mientras no faltes el respeto, no tiene por qué ser un problema el posicionarte del lado de tu equipo.

-¿Cómo le da publicidad a su blog?
Pues la verdad es que la mayor publicidad creo que se la he dado por medio de concursos. Este año en los precios 20blogs, de "20minutos", conseguí una meritoria 12ª posición en la categoría de deportes. En la duración del concurso, vi subir el tráfico de mis visitas, conocí a muchos blogueros, y el boca a boca suele funcionar. En los Bitácoras quedé el 30ª. Luego, el visitar otras páginas y comentar en ellas también ayuda a que te conozcan. En Facebook tengo un grupo hecho de mi blog y en Twitter también tengo cuenta. Aunque si te soy sincero, no sé qué repercusión pueden tener las redes sociales en la promoción de mi blog. Además, también escribo en Vavel, una web de deportes en la que comento noticias de ciclismo.

-¿Qué retos se propone?
Pues en principio seguir fiel a mi estilo, seguir publicando cosas y lo que tenga que llegar, que lo haga por sí sólo. Para mí, esto es una afición que me encanta, y quien sabe si igual el próximo año lo hago mejor en los premios 20blogs... Aunque para mí el mayor reto sería seguir recibiendo comentarios en las entradas. Cada comentario que recibo en un motivo de alegría y un aliciente para seguir.

-¿Qué crees que puede mejorar?
Muchísimas cosas. El diseño del blog, pero no tengo tiempo para ponerme. Hacer entradas más dinámicas, cuidar más la ortografía. Al fin y al cabo, soy un aficionado de esto, mi blog está en pañales totalmente, estoy con mis primeros pasos, pero debe de ser así, no tengo más remedio que ir poco a poco.

-Y por último, ¿qué opina de la Escuadra de Mago?, ¿qué puede mejorar?
Pues que es posiblemente el mejor blog en lo relativo a la actualidad de un equipo. Es un blog dinámico, pasional y con una manera de ver el Almería que, sin querer, hace que te involucres en el día a día de este club, que se ha convertido en mi tercer equipo (y de eso, parte de culpa la tiene tu trabajo y el vivir en tu tierra, a la cual amo; no en vano, mi chica es de allí y es de lo mejor que he conseguido en mi vida). Si te soy sincero, lo veo muy completo. Creo que si sigues así, con las ganas que le pones ahora, las mejoras vendrás solas. Como te decía anteriormente me parece un blog muy completo, con muchos valores y sentimientos, eso no debe cambiar nunca, porque creo que son los pilares para que siga creciendo día a día. Teniendo estos cimientos, la casa que estás elaborando, será muy sólida.

-Gracias por los halagos y por la entrevista...
A ti.


PD: Por cierto, pueden visitar el otro blog en el que también estoy participando: http://lacumbredelbalompie.blogspot.com/

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Pena, penita, pena

Artículo Diario de Almería 24-11-10

Decía alguien el otro día que le daba pena la cara del ya ex entrenador del Almería, Juanma Lillo, durante el pasado sábado. Le respondí que más pena me daba a mí lo que había hecho con la Unión Deportiva Almería, con algo que no se debe jugar. Me dio pena lo que hizo el Barcelona con nosotros, en uno de los días más tristes de la historia rojiblanca (aunque dan los mismos puntos con ocho que con un gol). También me dio pena cómo trataron la prensa nacional a mi equipo en los días siguientes. Hasta leí a uno que decía que quién era Alfonso García. En fin... Resumiendo, que esto es fútbol y que este sujeto (que por cierto, había ganado sólo dos de los últimos veintitantos partidos y fue destituido en la mayoría de los equipos por los que había pasado) dé pena o no no es lo importante. Lo realmente preocupante es la situación del Almería. Lo que ha hecho el señor Lillo con él. Ahora el barco ha tocado fondo y le toca salir a la superficie. Va a ser difícil, pero no imposible. Cosas peores se han visto. Así que ahora (cuando más se necesita) debemos animarle hasta el fin. No podemos tirar por la borda lo que nos costó conseguir casi treinta años después. Debemos remar todos en la misma dirección. Club (me parece increíble que no tuviera un sustituto para Lillo preparado), jugadores (fue lamentable la manera de arrastrarse por el campo de algunos, más pendientes de otras cosas que del partido), afición (gran parte de ella dio muestra de su madurez al quedarse hasta el final del esperpento) y prensa. Qué fácil fue salir con la bandera rojiblanca un 19 de Mayo de 2007. Qué difícil es sacarla a pasear esta semana. Desde Málaga, ¡Aúpa Unión!

martes, 23 de noviembre de 2010

Y al tercer día, resucitó

Tres día después de su crucifixión, Jesús de Nazaret resucitó. Un auténtico milagro. Y sí. Los milagros existen. Yo sí que me lo creo. Y como existen los milagros, pues vamos a salir de esta. Ya han pasado tres días de ese día bestialmente negro, que siempre recordaremos nos duela o no. Yo al menos sí lo voy a hacer. Porque sin dolor, no existe progreso. Es una difícil situación, complicada de explicar. Derrumbarse sería lo más fácil. Pero no lo correcto. Es algo que va en contra de nuestros ideales. Eso no va con nosotros. Realmente cuando alguien necesita un empujón es cuando peor está. Y ahora el Almería está mal, aunque nos pese. Eso no significa que haya acabado todo. Sería ridículo no aprovechar nuestro sueño. Sería de tontos no luchar por el sueño que tanto nos costó alcanzar. Y si lo digo es porque estoy seguro de que saldremos de esta. Aunque no nos guste, esto es lo que nos va a dar un salto más en nuestro crecimiento, el aprender a sufrir.

Decir que la situación es fácil es engañarse. Tenemos que jugar aún con el Real Madrid, Villarreal, Valencia o Sevilla. Pero como he dicho, rendirse ahora sería ser muy pero que muy tontos. Somos la UD Almería y vamos a salir de esta. Me dolió muchísimo lo que nos hicieron el pasado sábado. Con cada gol, sentía como si me clavaran un cuchillo. Ocho cuchillos. Dieciséis. De ahí, que escribiera la entrada anterior. Pero ahora solo queda levantarse, levantar la cabeza, seguir adelante, luchar y callar bocas. A ver quién es el que ríe el último. La venganza se sirve fría. Pero más bien que por ellos, lo debemos hacer por nosotros. Que nos lo merecemos mucho.

Y sí, vamos a resucitar. Todo es posible. Y más en esta región del suroeste español. Es muy fácil que te lo den todo hecho. De cara. Pero a ver quién es el valiente que remonta esta situación. Y ese se llama Almería. Cada día que me levanto me pregunto si se puede hacer algo por evitar el 0-8. Y siempre la respuesta es negativa. Entonces me acuerdo de que hay alguien ahí arriba que nos necesita. Que necesita que su gran trabajo no se vaya al traste. Que me dice que sigamos luchando hasta el final. Como guerreros. Cómo lucharon ellos. Y entonces me digo que sí es posible. ¡SOMOS EL ALMERÍA!, ¡PODEMOS!

PD: Por cierto, pueden visitar http://lacumbredelbalompie.blogspot.com/, un blog que hemos creado los colegas de la clase y en el que también participo. ¡Gracias!

video

domingo, 21 de noviembre de 2010

Juanma Pilatos

Me busca. Me encuentra. Me engaña. Me falla. Me acorrala. Me tima. Me roba. Me dispara. Me raja. Me pega. Me viola. Me agrede. Me azota. Me mea. Me apalea. Me come. Me explota. Me atraganto. Me mareo. Me odia. Me golea. Me mata.

Me busca. Me encuentra. Me engaña. Me falla. Me acorrala. Me tima. Me roba. Me dispara. Me raja. Me pega. Me viola. Me agrede. Me azota. Me mea. Me apalea. Me come. Me explota. Me atraganto. Me mareo. Me odia. Me golea. Me mata.

Me busca. Me encuentra. Me engaña. Me falla. Me acorrala. Me tima. Me roba. Me dispara. Me raja. Me pega. Me viola. Me agrede. Me azota. Me mea. Me apalea. Me come. Me explota. Me atraganto. Me mareo. Me odia. Me golea. Me mata.

Me busca. Me encuentra. Me engaña. Me falla. Me acorrala. Me tima. Me roba. Me dispara. Me raja. Me pega. Me viola. Me agrede. Me azota. Me mea. Me apalea. Me come. Me explota. Me atraganto. Me mareo. Me odia. Me golea. Me mata.

Me busca. Me encuentra. Me engaña. Me falla. Me acorrala. Me tima. Me roba. Me dispara. Me raja. Me pega. Me viola. Me agrede. Me azota. Me mea. Me apalea. Me come. Me explota. Me atraganto. Me mareo. Me odia. Me golea. Me mata.

sábado, 20 de noviembre de 2010

Va por ti, Juan

Terminé la anterior entrada diciendo un "Por Juan Rojas". ¿Pero quién es exactamente Juan Rojas? En Almería es un mito, pero quizás en otros lugares de la geografía española no se le conozca siempre. Pues bien, Juan Alfonso Rojas Peña fue uno de los hombres que necesita actualmente el fútbol. Este almeriense de pura cepa fue uno de los artífices de que el Almería esté ahora donde está. Tras pisar los campos de tierra de Almería, Juan fichó por la mítica AD Almería, para convertirse posteriormente su su capitán y buque insignia del equipo. Consiguió toda una proeza como fue ascender a un equipo de Almería a Primera División.

Naturalmente no he visto jugar ningún partido suyo, pero me imagino sus carreras por la derecha, sus tiros, sus centros, su garra, su espíritu. Ese espíritu que ahora encarna José Ortiz Bernal (casualidades, luego la vida les unió con lazos familiares). Ese espíritu que representa el de miles de almerienses. Ese que estando en la Tierra o en el Cielo iba a tirar del carro. Ese que hizo presente que un 19 de Mayo de Mayo del 2007 se produjera el sueño de nuestras vidas, del que no queremos despertar. Porque ese día, el Almería jugó con 12. Juan Rojas estaba allí estoy seguro. Un Juan Rojas que tras colgar las botas siguió luchando porque el fútbol almeriense estuviera en el Olimpo (casualidades de la vida, donde se encuentra él ahora mismo). Un Juan Rojas que desde un 14 de Agosto del 2000 siguió luchando desde ahí.

Y siguió luchando para que Almería disfrutara con partidos como el de hoy. Porque un Almería-Barcelona no se vive todos los días. Este es el cuarto al que voy a asistir, pero parece que es el primero. De hecho, me he levantado tempranísimo, síntoma de que algo bueno va a suceder. Ya he soñado con el partido, pero mejor lo cuento, que si no no se cumple.

Todos nos dan por muertos. Parece que el de hoy es un mero trámite antes del Clásico. Pero creo yo que dan tres puntos en cada partido, ¿no? Y hoy vamos a luchar para que Messi y compañía no se los lleven del Mediterráneo, que se tiene que convertir en una auténtica olla a presión. Hoy es nuestro día. Nadie da un duro por nosotros. Dicen que el Barcelona juega con doce. Pero hoy el Almería también va a hacerlo. Porque desde arriba estará Él para echarnos una mano. ¡A disfrutar! Va por ti, Juan.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Presi, antes del sábado

Artículo Diario de Almería 17-11-10

Que conste bien claro, que como es normal, no me gusta nunca que nadie pierda su puesto de trabajo, ya que todos somos personas (aunque no lo parezcan, los del mundo del fútbol también lo son) y sabemos lo que duele eso. Pero lo primero de todo, claro está, es la Unión Deportiva Almería. Una UD que está pasando su peor momento desde que se encuentra en Primera División. Un bache del que no sabemos si saldremos. Yo confío en que sí, pero vienen curvas en forma de Barcelona, Valencia o Real Madrid y la situación no mejora. En verano dije que este año podíamos aspirar a cotas más altas. Había y hay materia primas muy buena. Sin embargo, aunque un servidor creía al principio lo contrario, el director de orquesta no ha sabido sacar lo mejor de los intérpretes, que no lo están dando todo. La culpa es de todo el plantel... pero el responsable es Lillo. Así que ahora la sartén la tiene cogida el presidente. Un Alfonso García que está tardando más de la cuenta. ¿Motivos económicos? Puede ser, esperemos que no sea así. Si no es por eso, ¿entonces a qué viene tanta espera? Quizás el presidente espere, como parte de la afición, que el equipo caiga el sábado y así el nuevo entrenador no comience con una derrota. Craso error. Primero porque no se debe dar el partido por perdido. Nunca. Son tres puntos que nos pueden hacer mucha pero que mucha falta luego. ¿Por qué vamos a perder?, ¿acaso no son veintidós piernas contra otras tantas? Si se le echan, el Barcelona se puede ir de Almería sin los tres puntos. Pero para eso hay que intentarlo. Todos. Jugadores y afición. Un partido de estos no se juega todos los días. Volviendo al tema. Me ha surgiendo una duda. ¿Qué pasaría si le gana a los catalanes?, ¿seguiría Lillo? Difícil pregunta. Así que mejor antes del sábado, ¿no? Ah, y el sábado ganamos. Por Juan Rojas.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Un pellizco sin premio

Decía esta mañana que hoy podía ser un día grande. El día en el que Fernando Alonso, a pesar de las numerosas adversidades por las que ha pasado, iba a conseguir su tercer campeonato del mundo. Sin embargo, como todos sabemos esto no ha podido ser posible. Una mala estrategia de Ferrari, y una pillería de Red Bull, sacrificando a Webber, han hecho posible la hazaña [el difícil milagro que comentábamos y que al final se ha producidoi]. Lo primero es felicitar a Vettel, un piloto de los pies a la cabeza, y si no me equivoco, el más joven en ganar. El asturiano ha pagado el parar antes de tiempo en boxes, lo que ha propiciado que tuviera que adelantar tanto a Petrov como a Kubica, dos hombres de Renault, que si no recuerdo mal tienen el mismo o parecido motor que la ya campeona del mundo.

En fin, que ha sido otro día para olvidar. La única nota positiva ha sido la victoria del Real Madrid. Pero eso ahora da igual. Lo importante era Alonso. Y ya nada se puede hacer. Sólo tragar saliva y notar la impotencia. Esa impotencia que se tiene cuando se pierde algo sobre lo que has estado esperando y luchando mucho tiempo. Porque no se jugaba el título sólo Alonso, sino todos los españoles. Hoy a las 14:00 todos estábamos pegados a la tele. Todos firmábamos ahora si pudiéramos la repetición del Gran Premio. Cómo me gustaría retroceder en el tiempo y volver a vivir diez horas antes, con el gusanillo en el tiempo de poder hacer algo grande. Pero la máquina mágica no existe de momento, por consiguiente, lo único que podemos hacer es tragar saliva y esperar al próximo Mundial. Pero eso no es consuelo. Nos pellizcamos y no nos despertamos. Qué mala pesadilla. Una pesadilla de la que nunca nos despertaremos. Un sueño que se convirtió en pesadilla. Un pellizco sin premio. En todo eso se convirtió este domingo. Este triste domingo para olvidar.

Hoy será otro día

Hoy domingo 14 de Noviembre debe ser un buen día. A Alonso, que sale tercero por detrás de Vettel y Hamilton (Webber es quinto), le vale un segundo puesto, aunque el australiano gane. Son 300 kilómetros, mucho en juego, y en deportes como este, un mínimo detalle (y si ni que le pregunten a famoso tuercas) decide. Así que aún no hay que cantar victoria, pero quien sabe si seis horas después tenemos otro campeón del mundo. Uno más. A ver si este es reconocido en Francia.

Fernando tiene que demostrar que es el mejor piloto de los cuatro que se juegan el título (él, Webber, Hamilton y Vettel). A los dos últimos sólo un milagro les salva. Pero ya se sabe, al igual que en el fútbol, aquí también existen. Pero confiemos en Alonso. Le ha costado mucho llegar vivo a la última carrera, depender de sí mismo. Así que ahora no lo debe estropear. ¡A POR ELLOS!

Y si decíamos en el título que "hoy será otro día" es porque el de ayer fue para olvidar. Primero por el Almería. Un Almería que no fue capaz de imponerse al Bilbao, que jugó los últimos veinte minutos con dos de menos. Un Almería que parece muerto, que sólo ha conseguido una victoria en once partidos y aún tiene que enfrentarse al Barcelona, Madrid, Villarreal o Valencia. El equipo no reacciona y sigue en una dinámica pésima. Ayer, por fin Lillo se bajó de la burra y sacó a los hombres demandados por la afición, que no carburaron. Podríamos decir eso de "esto es lo que hay". Sin embargo, no creo que se le pueda juzgar así. Primero porque el dibujo de Lillo fue peor que el de un niño de tres años. Juega con cinco defensas, con Juanma Ortiz de falso lateral izquierda, con Jakobsen de ¿?, con tres centrocampistas defensivos (¿quién sube la pelota, M´Bami?, y sin Piatti. En fin, un auténtico desastre. Más bien creo que fue una declaración de intenciones hacia el presidente, o para reservarse a sus titulares en el encuentro ante el Barcelona, que es donde están todos los focos. No lo sé. Me da igual la verdad. Pero lo que sé es que esto no puede seguir así. También parte de culpa la tienen los futbolistas, su falta de agresividad, aunque esto también es problema de motivación de Lillo, que tras la derrota parecía fuera.

Tras la reunión de Alfonso García en un despacho de San Mamés, el vicepresidente, Ricardo Martínez anunció que o gana al Barsa o Lillo va a la calle. Una buena medida, pero que llega tarde. Si gana, también debería irse fuera. Un cambio de rumbo es lo que hace falta.

Pero si la actitud del equipo fue muy mala, la de San Mamés (y que me perdone mi amigo José Luis del blog del Athletic), peor aún. Me parece vergonzoso que el colegiado de turno (que no debió permitir ese espectáculo) se fuera en el descanso pitado, cuando al Bilbao le señalaron un penalti más que dudoso. La verdad es que no sé que protestaban. Y más vergonzoso y antideportivo me pareció que de los últimos quince minutos no se jugara apenas nada. Todo el rato el balón fuera, no había recogepelotas; para sacar un fuera de banda, se tardaba veinte minutos... En fin, lo que se podía esperar. Un bochorno. Y luego que se quejen de los árbitros. Como en el Camp Nou unas horas después. Es anti-ético que un club como el Barcelona se pueda quejar de los árbitros. Que para una jugada que no le piten bien, se quejen (luego en la segunda parte, no decían nada tras el gol ilegal de Messi). En fin, es para echarlos a los leones, nunca mejor dicho.

PD: En algunos aspectos somos un club de Tercera. Vale que la camiseta azul con la que jugamos ayer y en el Calderón me gusta más que la gris, pero se hubiera podido presentar como mínimo. Algo en condiciones.

video

PD 2: Por cierto, pueden encontrar a La Escuadra de Mago en Twitter (EscuadradeMago).

viernes, 12 de noviembre de 2010

El penúltimo sueño

Dos de Febrero de 2011. Un día mágico para la UD Almería. Posiblemente, el más grande de su historia junto con el ascenso a Primera División llevado a cabo casi cuatro años antes. El equipo rojiblanco tiene una importante cita con el FC Barcelona en el Estadio de los Juegos del Mediterráneo. Tras apear al Córdoba y al Málaga en octavos y en cuartos, respectivamente, los de (pongan el nombre que quieran) se miden al club catalán después de un mes apasionante y bastante positivo. A pesar del difícil calendario que han tenido, los almerienses han salido de la difícil situación liguera por la que han pasado con victoria incluida al todopoderoso Real Madrid en el feudo de la Vegá de Acá. Aunque aún hay que amarrar más puntos para conseguir la permanencia, el objetivo ahora es pasar a la final de la Copa del Rey, la primera en toda su historia.

La empresa se antoja casi imposible, una hazaña, propia de la típica película en la que el débil siempre supera todas las adversidades posibles y consigue lo im-posible. Sin embargo, un meritorio empate sin goles en el Camp Nou hace que soñar sea posible. Noventa minutos. Sólo una hora y media para hacer historia. Para ello (el entrenador que prefieran) ha sacado al once que le está dando resultado, con Ulloa en punta. Aunque la vox pupoli comentaba que la Copa iba directa al contenedor de la basura, los de Alfonso García han hecho ya historia. Todos están extremotivados, incluida la afición que jalea como nunca desde las gradas. Un lleno hasta la bandera. También parecía misión im-posible, pero parece que las dichosas pistas han desaparecido. A decir verdad, físicamente sí que están, pero los gritos y ánimos de la hinchada obran el milagro. Ahora solo falta meter un gol. Si no, tampoco pasa nada. La presión es del equipo visitante, así que lo normal es que los almerienses caigan. Eso es lo que dicen todos los medios. Pero tal y como está el ambiente, no se sabe quién es el favorito.

Comienza el partido. Los dos equipos se respetan, conscientes de lo mucho que se juegan. Como era de esperar, los de Guardiola toman el dominio del balón. Villa puede hacer el primero a los diez minutos, pero Diego Alves, tan espectacular como de costumbre, lo evita. La siguiente la da Pablito Piatti. Esa es la tónica del partido. Un encuentro de ida y vuelta todo el rato. La especulación no existe. Sí el espectáculo. Sin embargo, el protagonista del juego se resiste a besar las mallas. No va a ocurrir hasta el minuto 25, cuando de nuevo el '11', tras un centro de Juanma Ortiz, hace el primero tras una volea que recuerda al gesto técnico del mítico Zidane en Glasgow. Ahora, cambia todo. Aunque las ocasiones siguen llegando por un tubo para deleite del espectador, el Barcelona es el que tiene que marcar. Si no se queda fuera de la Copa. Y antes del descanso lo hace por mediación de Andrés Iniesta, aquel hombre que hizo posible el sueño de todos los españoles. El 1-1 le vale al Barsa.

Si la primera parte quedaría para el recuerdo por su vistosidad, emoción y espectacularidad, la segunda no se iba a quedar corta. La ocasión lo merecía. Y resulta sorprendente cómo un equipo con un presupuesto tan bajo le estaba haciendo frente a otro totalmente contrapuesto. Cosas del fútbol, ese deporte que hace posible soñar con conseguir lo im-posible. En el 55', la nueva estrella de este Almería, Leo Ulloa, hace algo de lo que se puede arrepentir durante toda su vida. Manda un balón al limbo desde los once metros. El fútbol es injusto. Muy injusto. O eso parece. El tiempo va corriendo y la afición rojiblanca entra en un estado raro. Aunque está disfrutando con esta ocasión única, también sufre, ya que ve cómo se le está escapando. El tiempo corre muy rápido. Cosas de la vida, con el 1-0, a muchos seguidores locales al reloj se le agotó la pila. Cinco minutos. Cuatro. Tres. Dos. Nada. El balón no quiere entrar. Todos lo intentan. Crusat, Ortiz, Piatti. Pero nada. Toda la artillería pesada sobre el verde, pero cuando no quiere entrar, no entra. Sin embargo, en el último suspiro, cuando el partido ya moría, Piqué comete sobre el capitán almeriense un penalti de patio de colegio. El corazón de los miles de almerienses deja de latir por unos segundos. La vida da dos oportunidades siempre. Y el Almería tenía una. Leo, la segunda. El punta argentino toma la responsabilidad a pesar de haber errado anteriormente una. José Leonardo Ulloa coge el cuero, lo besa, lo pone en el punto blanco, mira a Valdés, toma carrerilla, le paga con toda su alma y con la de los almerienses y...

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Me gustan las copas

Artículo Diario de Almería 10-11-10

Las dos. Tanto las festivas como las futbolísticas. Pero hoy toca hablar de lo último. A la mayoría de la sufrida afición rojiblanca la gustaría que la Real nos diera un buen palo y nos echara para así centrarnos en la competición domésticas, esa que nos está dando tantos disgustos. No es una idea descabellada. Lo importante es lo que todos sabemos, y tal y como están las cosas... Sin embargo, pueden llamarme loco. Yo quiero ganar, pasar de ronda e ir a por la siguiente. Primero, porque no me gusta que mi equipo pierda. Y segundo porque, como he dicho, me gusta la Copa. Es una competición condicionada, pero, ¿a quién no le gustaría jugar las rondas finales?, ¿acaso una final de Copa no sería como subir al Cielo? Es cierto que podría descentrar al equipo, pero los Silva y compañía, tal y como demostraron la segunda parte de Anoeta, pueden hacer soñar a la hinchada. Tampoco es tan difícil. Sería de tontos desperdiciar un resultado tan positivo. Una vez en octavos, todo lo que venga, bueno. Si nos toca un rival accesible (aunque tal y como estamos quizá seamos nosotros los más asequibles), bienvenido sea. Y si toca un grande, pues también. Ya en cuartos, soñar sería gratis. Pero bueno, los pies en el suelo. Que esto no sirva para esconder el trabajito que hemos hecho, que no es poco. No voy a comentar lo que todos sabemos, pero la paciencia tiene un límite. Y ano vale eso de que la pelotita no entra. No se fabrican ocasiones de gol, jugamos con la misma alineación que no está dando resultado, llegan curvas muy peligrosas y Lillo sigue sin reaccionar. Quizás lo más conveniente sería hacer lo que todos tenemos en mente. Pero hoy toca pensar en positivo. Como diría un buen amigo mío 'camarero, me te vas a poner otra copa'.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Otro timonel

Diez partidos y una victoria. Una pesadilla interminable. Cinco partidos en casa ante rivales de la zona baja y ni un sólo triunfo (ayer 1-1 ante el Sporting). Estado de emergencia. Pero, ¿hasta cuando?, ¿hasta la jornada 38? Un servidor era el tío más optimista antes del inicio de temporada. Un equipo que pintaba maravillas. Sin embargo, por unas cosas u otras (que no quiere cambiar), ha hecho que el Almería afronte este difícil segundo tramo de la primera vuelta, con la soga al cuello.

Si se piensa fríamente, uno se da cuenta de que es una situación extraña. Iba a decir que no somos el Xerez del año pasado, pero miro los guarismos, y a estas alturas de temporada, sólo le aventajamos en tres puntos. Este equipo no es que sea un auténtico desastre... pero casi eso. Tiene buenas intenciones, quiere la pelota, pero el fútbol son goles y no sabe hacerlos. Muy plano, muy chato. Y lo peor de todo es que hay buenos mimbres, muy buenos. Pero el que lleva el timón ha perdido el rumbo. Yo soy de los que piensan que lo mejor es seguir con el mismo jefe hasta final de temporada, que cambiar la metodología a mitad de campaña es jugársela. Pero ayer se llegó a un extremo en el que lo mejor es cambiar de timonel. Tres uno a uno seguidos hace que la mala situación se esconda un poco. Pero no nos engañemos. Detrás de todo esto, también hay una mala gestión. Porque no es normal que el mejor ariete que tenemos no juegue por delante de un Uche que desespera a propios y extraños. Porque nadie entiende que una semana sí y otra también se quede fuera de la convocatoria tanto Marcelo Silva y Rigo y no haya un central suplente, incluso que el uruguayo no juegue por delante de los otros dos. O que se haya convertido poner a un diestro en el lateral zurdo. Algo se ha hecho mal.

Incluso la motivación de los que juegan no es la misma. Bernardello no es el perro que mordía en todos los partidos. Mo no es el máquina que robaba cien balones en cada encuentro. Crusat (¡por la izquierda, j...!) no es el enano que le hacía la vida imposible a todos los laterales derechos de la Liga. Y aquí Juanma Lillo juega un papel fundamental. Seguro que si viene otro, todos se partirán la cara para ganarse un puesto. Y este esfuerzo se notará a favor de la UD Almería. Me acuerdo cuando vino Hugo Sánchez. El mexicano no tenía ni papa, pero los que tienen que poner la carne sobre el asador se mataron y el equipo salió a flote. Esperemos que dos años después pase lo mismo. Porque si no el barco se va a seguir hundiendo, y ya no podrá salir a flote ¡Iceberg a la vista, mi capitán!

video

sábado, 6 de noviembre de 2010

Ayer, hoy y mañana

¿De dónde venimos, dónde estamos y hacia dónde vamos? Pregunta fundamental para todos los ámbitos de la vida, incluido el fútbol. La vida va tan rápida que apenas nos paramos a pensar, cometiendo un grave fallo ya que hay que reflexionar si se están haciendo las cosas correctamente y si el rumbo está siendo el adecuado. ¿A qué viene todo esto? Ayer en el trayecto del bus (esperemos que el viaje merezca la pena y que mañana cumpla el equipo) maté el tiempo con el libro 'Relatos Rojiblancos' (una obra sensacional). En él se cuenta la historia del fútbol en Almería, desde los partidillos que se organizaban en el puerto de Almería hasta nuestros días. En esa evolución se puede ver cómo siempre el fútbol de la ciudad ha ido en constante evolución, siempre hacia arriba. Sin embargo, siempre el equipo acababa desapareciendo, yéndose todo al garete. Así, que:

¿Dé donde venimos?

De una larga travesía por el desierto. Muchos palos, pocas alegrías, y mucho sufrimiento. Muchas ilusiones rotas. La Unión Deportiva Almería, como tal, (aunque según he estado leyendo, ya hubo otro club con la misma denominación) nació en el 2001 tras la fusión del Polideportivo Almería y el Almería CF, dos equipos que pululaban por Segunda B en aquellos entonces, teniendo ambos en mente la idea de ascender a la categoría de plata del fútbol español. Pero la unión hace la fuerza y con un proyecto ambicioso se consiguió el objetivo. Treinta años antes, tras un duro camino por las distintas categorías del fútbol español, la AD Almería consiguió llegar y estar dos años en la élite. Pero una mala gestión económica hizo que el trabajo del gran y mítico Juan Rojas se fuera al garete, llegando a desaparecer el equipo. Después, más nombres, y todo con un mismo objetivo: repetir la hazaña. Ninguno lo consiguió hasta que llegó esta Unión. Aunque fueran clubes almerienses, yo los considero todos uno. Pero la reflexión es clara: ¿Por qué no se ha consolidado un club en Almería?, ¿por la falta de masa social? Podría ser, pero no lo creo. Porque antes si había afición. Con la ciudad menos poblada, la gente llenaba el Estadio de la Falange (ahora de la Juventud o Emilio Campra) y posteriormente el Franco Navarro (o Juan Rojas). Ahora la situación ha cambiado. Entonces, ¿qué es lo que ocurre? Difícil pregunta. Resumiendo, que somos un club muy humilde, luchador toda la vida y que estar en Primera es un sueño, una ilusión hecha realidad.

¿Dónde estamos?

En la cima del balompié futbolístico. Entre los veinte mejores equipos de España, en la mejor liga del mundo. Un 19 de Mayo de 2007, bajó Dios de los Cielos, se puso la zamarra rojiblanca e hizo posible el sueño que tenía la hinchada almeriense, siempre sufridora. Sorprendentemente el equipo se salvó, siendo la revelación de aquel año. Tres campañas después, los de Alfonso García Gabarrón, el principal artífice de todo esto, siguen al pie del cañón. Unas veces sufriendo más otras menos, pero el equipo lleva ya cuatro temporadas ahí, algo impensable cuando se ascendió. Actualmente al equipo le está costando conseguir la victoria, pero confiemos que eso mañana se solucione.

¿Hacia dónde vamos?

Ojo. La cuestión más difícil. Vivir el presente debe ser una premisa fundamental. De esta manera, no hay de qué preocuparse. Pero indudablemente toca pensar en un futuro, lejano o no tanto. Porque, al igual que hace cinco o seis años, pensar en Primera era utópico, nadie, sólo uno, sabe que va a ocurrir dentro de cinco o incluso tres años. Pensar en el futuro siempre es difícil, pero si es de fútbol, más todavía. Pero si es de fútbol, en Almería, eso no tiene nombre. Lo mismo estamos jugando competición europea, lo mismo seguimos en Primera, lo mismo estamos en Segunda o en otra división más baja, o lo mismo, ni siquiera estamos. Así que lo que debe preocuparnos, más que la división, es la existencia. Y sinceramente, creo que se han puesto los cimientos para que este equipo viva mucho. Porque sería una tontería arrojar a la basura el trabajo hecho. Me acuerdo que una vez, en una charla en el Gran Hotel Almería, que dijo el presidente, que su objetivo no era que el Almería estuviese en Primera, sino construir algo sólido, que se consolidara en la LFP. No lo quiero ni pensar, pero que si alguna vez se bajase, no se derrumbase todo. Sería como meter un barco dentro de una botella y golpear el vidrio. Pero también toca pensar en dónde se estaría. Yo sólo digo una cosa. Aunque estemos hablando de futuro, toca vivir el presente, ya que así es cómo se construye el mañana. Toca pensar en el partido de mañana. ¡A por el Sporting!, ¡y a seguir en Primera! ¡LARGA VIDA, ALMERÍA!

PD: Mañana, Poli Ejido - Almería B. ¡A disfrutar!

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Un pequeño respiro

Como ya saben, todos los miércoles aparece un artículo de opinión mío en el Diario de Almería, relacionado con el equipo rojiblanco. Así, que a petición de mi amigo Víctor, de http://udalmeriaellobo.blogspot.com/, lo pondré aquí cada miércoles. Puedo subir una foto directamente, pero se queda mejor si lo copio, ¿no? Ahí va el de hoy:

Una vez que Lillo ha pasado los distintos últimátums, hay que pulir definitivamente al equipo. De esta manera, con las distintas piezas bien engrasadas, la Unión conseguirá mucho más fácil los puntos que le lancen de una vez por todas en la tabla, y le alejen un poco más de la quema. Si salimos concentrados desde el minuto uno y no nos meten el primero antes de la media hora de juego, las cosas llegarán más fácil. Cuando Bernardello y M´Bami recuperen su mejor versión, cuando Lillo se atreva a sacar a Ulloa y Silva de inicio y cuando la suerte nos sonría un poco más, la cuerda no estará tan tensa. Por eso, esto no me preocupa demasiado. Pero hay otro tema, que aunque no es demasiado grave, es conveniente zanjarlo cuanto antes. Hablo del estado de forma tanto físico como mental de uno de los pilares del equipo, que a pesar de las ofertas que ha tenido, se ha quedado al frente de la nave. No sé muy bien por qué, pero veo a un Crusat que no me gusta demasiado. Un Crusat al que no le salen las cosas. Regla número uno: debe jugar siempre por la izquierda. Si Piatti (¡Grande Pablo!) se desenvuelve igual de bien por un costado que por otro, al '8' no le sucede lo mismo. El problema está en su cabeza. Quizás me equivoco, pero se va a un catalán no muy centrado. Así que si un servidor fuese el que se sentase en el banquillo, le quitaría presión al extremo. Se dialoga con él y un par de partidos a la grada, para que descansen esas potentes piernas y también la cabeza. No en plan de castigo, sino para que se tome un respiro. Un pequeño respiro.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Somos grandes

Hace ocho años, el Almería pululaba por el grupo IV de Segunda División B. Ahora, estamos entre los veinte mejores equipos del territorio español. Y aunque actualmente no pasando por la mejor situación de los últimos cuatro años, nos podemos considerar unos privilegiados y unos grandes. Ayer, por ejemplo, estaba viendo Marca TV, cuando de repente apareció Alfonso García, el presidente de la UD. Antes, el Almería no existía para los medios. Ahora se ha dado un giro de 180º (180, no 360, como he leído de algunos "periodistas" almerienses). Luego por la noche en el programa Punto Pelota de Intereconomía, salió Diego Alves para ser entrevistado. Un Diego Alves, muy simpático y sincero. Un Diego Alves que ha demostrado que está entre los tres mejores porteros de la Liga.

Pero aún hay más. Me meto en el descanso del partido en Marca.com, y pone en su primer titular "el Almería domina en Madrid". Vamos, que estamos creciendo a pasos agigantados. Eso sí. Aún hay cosas en las que no se respeta. Por ejemplo, hoy aparece en casi toda la prensa que el Almería se llevó un punto injusto, argumentando que Teixiera Vitienes debió señalar penalti a Reyes cometido por Crusat (un descanso le vendría de lujo, ya que tiene bastantes cosas en la cabeza que hacen que no rinda como debería). Y ahí se quedan. Es verdad que fue penalti. Eso lo sabemos todos. Pero lo malo es que la noticia se queda ahí. Y no habla de la roja que debió ver Domínguez tras su codazo a Santi, ni la dura entrada, también de roja, de Tiago a Piatti y otra doble amarilla que ahora se me olvida. Vamos, que se erró, pero para los dos lados. Pero claro, como es el Almería (aunque hayamos comentado antes, que somos grandes, algunos aún nos ven como una mierda), pues no pasa nada. De hecho, puse el sonido de la cadena Cope, y se metían a más no poder con el Almería. Les faltó decir la célebre frase de Agüero (... y que no seamos capaces de ganar a este equipo).

Pero bueno, al final el tiempo pone a cada uno en su sitio y los de Juanma Lillo sacaron un valiosísimo punto del Vicente Calderón (1-1). Aunque en los primeros compases el equipo dejó bastante que desear en la parte defensiva (¿por qué no juega Marcelo Silva?), luego se recompuso, se hizo con el mando del partido a ratos y pudo conseguir el premio rey, que también nos hubiera venido de perlas. Como es costumbre, Diego Alves estuvo más que sensacional. La verdad es que es una gran suerte contar con los servicios del goleiro. Y arriba, Pablito Piatti. El argentino, que desesperaba a todos en su primer año, se ha hecho grande, al igual que el equipo rojiblanco [sorprendentemente, de azul ayer; equipación que ni siquiera había sido presentada, aunque harían bien en comercializarla y quitar de en medio a la gris]. El '11' puede jugar en las dos bandas, incluso por el medio, desborda, las diagonales las hace incluso mejor. Y encima tiene gol. Cuando se recupere Crusat y Lillo tenga lo que hay que tener para sacar de inicio a José Leonardo Ulloa, vamos a ver a un equipo que va a hacer los goles como churros. Porque, ¿por qué no se atreve Lillo a poner en el once titular al ex del Castellón? Difícil pregunta.

video