domingo, 14 de noviembre de 2010

Un pellizco sin premio

Decía esta mañana que hoy podía ser un día grande. El día en el que Fernando Alonso, a pesar de las numerosas adversidades por las que ha pasado, iba a conseguir su tercer campeonato del mundo. Sin embargo, como todos sabemos esto no ha podido ser posible. Una mala estrategia de Ferrari, y una pillería de Red Bull, sacrificando a Webber, han hecho posible la hazaña [el difícil milagro que comentábamos y que al final se ha producidoi]. Lo primero es felicitar a Vettel, un piloto de los pies a la cabeza, y si no me equivoco, el más joven en ganar. El asturiano ha pagado el parar antes de tiempo en boxes, lo que ha propiciado que tuviera que adelantar tanto a Petrov como a Kubica, dos hombres de Renault, que si no recuerdo mal tienen el mismo o parecido motor que la ya campeona del mundo.

En fin, que ha sido otro día para olvidar. La única nota positiva ha sido la victoria del Real Madrid. Pero eso ahora da igual. Lo importante era Alonso. Y ya nada se puede hacer. Sólo tragar saliva y notar la impotencia. Esa impotencia que se tiene cuando se pierde algo sobre lo que has estado esperando y luchando mucho tiempo. Porque no se jugaba el título sólo Alonso, sino todos los españoles. Hoy a las 14:00 todos estábamos pegados a la tele. Todos firmábamos ahora si pudiéramos la repetición del Gran Premio. Cómo me gustaría retroceder en el tiempo y volver a vivir diez horas antes, con el gusanillo en el tiempo de poder hacer algo grande. Pero la máquina mágica no existe de momento, por consiguiente, lo único que podemos hacer es tragar saliva y esperar al próximo Mundial. Pero eso no es consuelo. Nos pellizcamos y no nos despertamos. Qué mala pesadilla. Una pesadilla de la que nunca nos despertaremos. Un sueño que se convirtió en pesadilla. Un pellizco sin premio. En todo eso se convirtió este domingo. Este triste domingo para olvidar.

9 comentarios:

  1. Uno que es de su tierra te dice que lo lamenta profundamente. Menudo lumbreras el que le mandó entrar al Box.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda una lastima lo de ayer con Alonso, en fin otro año será.

    ResponderEliminar
  3. Todo se empezó a torcer desde la salida cuando perdió una plaza .

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Yo lo viví en directo y con muchas ganas de verle siendo tricampeón pero no ha podido ser, ha pagado caro la mala estrategia de Ferrari, no debió ir a boxes demasiado pronto, ahora ya no se puede cambiar, Vettel es campeón del mundo, ha felicitarle y punto.

    El año que viene viviremos de nuevo con mucha emoción con Alonso y Alguersuari que a ver si ficha por una escuderia algo más potente jeje

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. hola nico, soy mateo , ya no comento demasiado pero sigo leyendote diariamente! te aconsejo que añadas tu blog a la nueva red social futmi, en la que tengo una cuenta, está bastante bien para nosotros los futboleros y los que nos apasiona el deporte. Un saludo-

    ResponderEliminar
  6. Felicitar a Vettel y decir bien orgulloso GRANDE ALONSO.
    Que mal fin de semana.

    ResponderEliminar
  7. Las estrategias de Ferrari casi nunca son acertadas. SALUDOS

    ResponderEliminar
  8. Qué bonita entrada! Me he emocionado y todo... y ya han pasado dos meses :(
    María!

    ResponderEliminar