lunes, 8 de noviembre de 2010

Otro timonel

Diez partidos y una victoria. Una pesadilla interminable. Cinco partidos en casa ante rivales de la zona baja y ni un sólo triunfo (ayer 1-1 ante el Sporting). Estado de emergencia. Pero, ¿hasta cuando?, ¿hasta la jornada 38? Un servidor era el tío más optimista antes del inicio de temporada. Un equipo que pintaba maravillas. Sin embargo, por unas cosas u otras (que no quiere cambiar), ha hecho que el Almería afronte este difícil segundo tramo de la primera vuelta, con la soga al cuello.

Si se piensa fríamente, uno se da cuenta de que es una situación extraña. Iba a decir que no somos el Xerez del año pasado, pero miro los guarismos, y a estas alturas de temporada, sólo le aventajamos en tres puntos. Este equipo no es que sea un auténtico desastre... pero casi eso. Tiene buenas intenciones, quiere la pelota, pero el fútbol son goles y no sabe hacerlos. Muy plano, muy chato. Y lo peor de todo es que hay buenos mimbres, muy buenos. Pero el que lleva el timón ha perdido el rumbo. Yo soy de los que piensan que lo mejor es seguir con el mismo jefe hasta final de temporada, que cambiar la metodología a mitad de campaña es jugársela. Pero ayer se llegó a un extremo en el que lo mejor es cambiar de timonel. Tres uno a uno seguidos hace que la mala situación se esconda un poco. Pero no nos engañemos. Detrás de todo esto, también hay una mala gestión. Porque no es normal que el mejor ariete que tenemos no juegue por delante de un Uche que desespera a propios y extraños. Porque nadie entiende que una semana sí y otra también se quede fuera de la convocatoria tanto Marcelo Silva y Rigo y no haya un central suplente, incluso que el uruguayo no juegue por delante de los otros dos. O que se haya convertido poner a un diestro en el lateral zurdo. Algo se ha hecho mal.

Incluso la motivación de los que juegan no es la misma. Bernardello no es el perro que mordía en todos los partidos. Mo no es el máquina que robaba cien balones en cada encuentro. Crusat (¡por la izquierda, j...!) no es el enano que le hacía la vida imposible a todos los laterales derechos de la Liga. Y aquí Juanma Lillo juega un papel fundamental. Seguro que si viene otro, todos se partirán la cara para ganarse un puesto. Y este esfuerzo se notará a favor de la UD Almería. Me acuerdo cuando vino Hugo Sánchez. El mexicano no tenía ni papa, pero los que tienen que poner la carne sobre el asador se mataron y el equipo salió a flote. Esperemos que dos años después pase lo mismo. Porque si no el barco se va a seguir hundiendo, y ya no podrá salir a flote ¡Iceberg a la vista, mi capitán!

video

12 comentarios:

  1. Buen artículo Mago. Esperemos que el equipo salga adelante.

    ResponderEliminar
  2. Me esperaba un Almería más agresivo, sobre todo en la primera mitad en la que el Sporting estuvo más desdibujado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. si hace una semana se sacaba pecho por empatar en el CAlderón, ahora no se puede pedir la salida de Lillo. un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Al final siempre la paga el mismo, y se quedan los que de verdad tienen que levantar un equipo si ellos no quieren por muy bueno que sea el entrenador no se hara nada.
    un saludo

    ResponderEliminar
  5. los sintomas no son excesivamente buenos pero el equipo saldra adelante ya lo veras, un saludo desde mis mundos Nico.
    PD: lo de twitter tienes la opción en el propio de poner un html en el blog. Un saludo amigo

    ResponderEliminar
  6. Jeje llevamos con que se acaba el crédito desde hace ya. Y creo que se seguirá salvando. A no ser que caigamos en Copa que no lo creo. En San Mamés también vamos a sacar algo positivo, ya lo verás.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. espero que logren salir del asedio de la parte baja, un saludo

    ResponderEliminar
  8. Hombre, para mi Lillo no es para nada mal técnico, no siempre la victoria se encuentra en el cambio de entrenador.

    Saludos desde Qué bello es el fútbol

    ResponderEliminar
  9. Creo que hay equipo y entrenador como para no pasar apuros,aunque la situacion actual no invite al optimismo.Como se demuestra en muchas ocasiones la mejor solución no tiene porque ser echar al entrenador.Y sino mirar el Depor,que hace apenas dos jornadas Lotina pendía de un hilo.A veces un cambio en la táctica,algún
    refuerzo o simplemente dos buenos resultados que hagan aumentar la confianza del grupo pueden ser suficientes.

    Un saludo desde.....

    www.hablemosdeldeporterey.blogspot.com

    El ultimo articulo habla acerca de la conexion Villa-Messi y si anotará más goles que la pareja formada por Cristiano e Higuaín.

    ResponderEliminar
  10. Buenas, Lillo me parece un buen entrenador, pero no creo que dure mucho en el banquillo del Almería. La semana pasada con el empate en el Calderón le dejaron, pero como sigan sumando malos resultos, no le veo mucho tiempo en el equipo rojiblanco. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Es la liga más competitiva del mundo. Es difícil para un equipo como el Almería hacerle frente a equipos con superestrellas como el Barsa, real, aleti, valencia, etc. Creo q como mucho podrá aspirar a clasificar a la Europa League. Veremos, veremos...Abrazo!

    ResponderEliminar