domingo, 17 de octubre de 2010

Ganar sí que importa

Decía Lillo en la rueda de prensa antes del partido ante el Levante (ya lo he comentado infinidad de veces, pero es algo que es difícil de olvidar) que "lo importante es la trama, no el desenlace". Al tolosarra le daba igual vencer. Y el equipo cayó ante uno de los conjuntos más flojos de Primera División. Tres jornadas después, el equipo ha vuelto caer (1-0 ante el Racing), y de la misma forma. Una victoria en siete jornadas, y una forma de jugar que no enamora a nadie hace que esto no marche nada bien. Y ante rivales directos. Aunque el equipo pintaba maravillas en la pretemporada, ciertos puntos han hecho que la dinámica no sea nada positiva y que el encuentro del próximo domingo ante el Hércules se convierta en algo más que crucial.

-La falta de agresividad. Realmente es problema de Lillo. El míster rojiblanco tiene que motivar más a sus jugadores. Pero claro, si a él le da igual si se gana o se pierde, mal vamos.

-Los centrales. Carlos García y Acasiete son dos futbolistas muy queridos por la afición almeriense, pero no andan muy finos de forma. Por ahí anda Marcelo Silva, que parece que promete mucho. Pero el guipuzcuano no confía en el ex de Danubio. Ni siquiera lo convoca. También deja fuera a Rigo, el otro central.

-La falta de reacción. Estoy seguro que si damos la primera en un partido, como ocurrió en La Coruña, los tres puntos son nuestros. Pero mientras eso no ocurra, estamos perdidos. Para Lillo "los cambios no son una obligación, sino una posibilidad". Una verdad como un templo. Pero la cabezonería de Juanma no le favorece a la Unión. ¿Por qué c... hay que esperar hasta el minuto 85, si se va perdiendo, para sacar a Ulloa y Goitom? Que eso es otra. No por acumular más efectivos en ataque, van a llegar los goles.

-Más picardía. Nadie se puede reír de la UD Almería. Si se pierde tiempo, hay que comerse al árbitro. Si vas a tirar una falta, la barrera está a dos metros, y al del pito se la s..., no te puedes quedar de brazos cruzados.

-Un dato. De los once que han salido de inicio, 0 eran nuevos fichajes. Así que no se debe haber acertado mucho en el plano de fichajes. O puede ser otra cosa. Que no se confía en ellos.

-¿A qué juega el equipo?, ¿A ver si tenemos suerte y El Pechos engancha alguna? El estilo que caracterizaba al Almería se ha esfumado. Si se es uno mismo, los puntos llegarán indudablemente.

-Los extremos. Crusat y Piatti tienen que aprovechar su velocidad por banda. Desbordar al rival y llegar a la la línea de cal. Pero ninguno de los enanos están como saben. Culpa de ello también la tiene Juanma Lillo, al colocar al catalán por la banda derecha. Crusat tiene que jugar en su banda natural. La derecha puede ser perfectamente para Pablito.

-El fuera de juego. Cincuenta temporadas después, Kalu parece no haberse enterado qué es el fuera de juego. En cada partido, por lo menos comete diez posiciones no reglamentarias, lo que provoca una disminución de las ocasiones de ataque. Menos Kalu, y más Ulloa.

video

6 comentarios:

  1. Vaya pepinazo de Munitis... Los que estamos condenados al sufrimiento vivimos así, que le vamos a hacer.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Yo sigo en mis treces de que el entrenador del Almería no me gusta.
    A ver que resultados obtenéis en los próximos partidos!

    Un saludo y suerte!!
    http://prismaverdiblanco.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. hola mago, mis nociones de blogs son escasas, a parte de mi tiempo para el blog, por eso la estetica esta un poco mas descuidada, jeje. Tú pon el enlace y dime donde pongo yo el mio.
    Enhorabuena por el articulo que escribiste, que puso bandido en el foro, bueno en el otro foro, jejeje.

    un saludo y a ver si remontamos

    ResponderEliminar
  4. la verdad que creo que ya se echa en falta a pellerano, en esa zaga, a mi Acasiete me parece que esta más palla que para aca, y no se quizas necesite confianza y Lillo con sus problemas no esta capacitado pa darsela al equipo.

    ResponderEliminar
  5. Hola a todos los seguidores de la escuadrademago.
    No conozco a fondo la problemática concreta del Almería.
    Partiendo de esa base sí quiero comentar que lo peor de un entrenador, de cualquiera, es no reconocer errores.
    Suele ser habitual en ruedas de prensa post partido alabarase a uno mismo, hablar de mala suerte o decir que el arbitro estuvo pésimo.
    No, no y no.
    Hay que reconocer los fallos para aprender de ellos y poder dar la vuelta a los problemas.
    Pueden contarse con los dedos de una mano los entrenadores que hacen eso y así mal vamos.
    No obstante creo que el Almería puede estar más arriba, con o sin Lillo.
    Saludos desde www.bitacorademachaco.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. El domingo ganar o ganar.
    En casa es donde hay que sacar los puntos.
    Saludos.

    ResponderEliminar