lunes, 21 de junio de 2010

Que perro es el fútbol

FOTO: Nico García

El fútbol es algo muy difícil. La línea que separa el éxito del fracaso es muy fina y hay que hilar muy pero que muy bien para conseguir un objetivo. Y sino que se lo pregunten al Alcorcón y al Ontinyent (los madrileños remontaron un 0-2 en el minuto 94, consiguiendo así el ansiado ascenso a Segunda División). Puedes remar mucho, en infinidad de veces a contracorriente y justo cuando ves la tierra, cuando ya la estás tocando, no llegas. Algún elemento, incluso, externo, te lo impide.

Eso es lo que le ha pasado al Almería B. Los robjiblancos han estado luchando con todas sus fuerzas durante dos temporadas para conseguir el ascenso a Segunda B, pero por unas cosas o por otras, el objetivo no se ha conseguido. El año pasado, los de Carlos Ríos practicaban un juego que sorprendía a los aficionados, un tiki-taka impropio de jugadores de esa categoría. Eso hizo que se metieran en la fase de ascenso. En la primera tocó jugar contra el Ávila, un rival, a priori, inferior a los rojiblancos. Sin embargo, un gol visitante, apeó a los almerienses de jugar la siguiente ronda.

Este año hubo una especie de limpia en el vestuario, míster inclusive. El ex jugador rumano, Galca, era el nuevo dueño del banquillo. Se empezó bien, ero una mala racha hizo que Galca fuera destituido y viniera José María Salmerón. Poco a poco el equipo volvió a la senda de la victoria y en la última jornada consiguieron clasificarse nuevamente para la fase de ascenso. Lo malo es que se habían quedado cuartos y tendrían que jugar la vuelta de las tres eliminatorias fuera del Juan Rojas. Pero esta era la del filial y había que aprovechar las oportunidades. Así que en la prórroga frente al Santa Eulalia (el primer rival) se consiguió la victoria.

La segunda eliminatoria era contra el Burgos, un rival muy fuerte. Sin embargo, a última hora, se consiguió imponerse al Burgos en el histórico Plantío. Ya sólo quedada otro equipo y el elegido era el Hospitalet, campeón de grupo, por consiguiente, un equipo que sería muy difícil. En la ida el resultado fue de 1-1. Ayer era el día de la vuelta. Un 0-1 nos valía. El arquero Álvaro consiguió su objetivo de que no le marcaran ningún gol (quizás ese ha sido el problema, que hemos especulado muchas veces). Sin embargo, el gol no se consiguió, lo que a la postre sirvió para quedar apeados a las puertas de la Segunda B. Cuentan que hubo penalti en la última jugada, pero ya se sabe en estos casos...

En resumen, mucho nadar para al final ahogarte en la orilla. Demasiado cruel. Así es el fútbol. Aunque a veces te da una segunda oportunidad. Y hasta una tercera, y es que parece que hay varias plazas libres y una de ellas será para nosotros. Veremos a ver...

1 comentario:

  1. Cuando se llega tan lejos y cuando ya rozas la gloria, y te quedas a las puertas, llega el palo más fuerte en esto del fútbol.
    Sin segunda B sin haber perdido un solo partido en la fase de ascenso... Una pena.
    Saludos.

    ResponderEliminar