sábado, 12 de junio de 2010

La magia existe

Ya sí. Después de tanta espera podemos decir orgullosos que ha empezado el Mundial del 2010. Por primera vez se celebra en África. Tendrá sus cosas malas, pero también las habrá buenas. Por ejemplo, con lo que me quedo en el día de hoy, al margen de los dos encuentros disputados ha sido con una imagen que ha ocurrido cuando iban a saltar los jugadores de Sudáfrica al campo. Estoy intentando buscar el vídeo o alguna imagen, pero no lo encuentro. El que lo haya visto sabe de que hablo. Los componentes de la selección sudafricana iban a salir a calentar, y en vez de estar nerviosos, iban felices, cantando y bailando, con un ritmo asombroso.

Es una tontería, lo sé. Pero ese no es un simple baile. Representa algo más. A los casi 50 millones de sudafricanos. A los millones de personas que en ese momento estaba feliz por el comienzo del grandioso acontecimiento que estaba empezado y por el que tanto han esperado.

Ayer estaba yo hablando con una amiga. Me decía que odiaba al fútbol y es que para ella el fútbol era algo así como "un opio para el pueblo, un medio de distracción que utiliza el poder, una farsa". Le dije que llevaba razón, pero que detrás del simple balón había algo más. Todos hemos oído en numerosas ocasiones a aquellos que detestan el fútbol decir "vaya tontería, 22 tíos pegándole patadas a una pelota".

El que haya visto Invictus, una de mis películas preferidas, sabe de lo que hablo. En 1994, después de salir de la prisión de Robben Island, tras estar encarcelado veintisiete años, Nelson Mandela asumió el poder de su país. Sin embargo, se encontró con algo que dividía al país. El famoso Apartheid. Los blancos por un lado, y los negros por el otro. El rugby era el deporte de la raza blanca, y el fútbol, para los negros. Tantos años entre rejas le sirvió a Mandela para reflexionar. En 1995 se iba a celebrar en su país la Copa del Mundo de Rubgy. Un acontecimiento deportivo importante, sí. Pero Madiba, como allí le conocen, quería hacer de él un acontecimiento humano. Así que se apañó para que el rugby fuera un elemento de unión entre blancos y negros. Y lo consiguió. Además, Sudáfrica, con el apoyo de todo su país, consiguió ser campeona, ganándole a Nueva Zelanda, el equipo a batir, en la final.

Quince años después se vuelve a celebrar un Mundial en Sudáfrica. Esta vez no es de rugby, pero como si lo fuera. De hecho, esa diferencia entre negros y blancos en el tema deportivo no existe, como hemos podido comprobar hoy viendo a gente de raza negra viendo un partido de fútbol.

Así, que en el país que sufre unos 50 asesinatos diarios (¡que locura!), violaciones, robos, etc, hoy ha vivido su día grande. Muchos años en espera, construyendo los estadios, con la duda de que si le iban a quitar el Mundial, pero al final, el sueño de millones de sudafricanos se ha hecho posible.

¿Y que tiene que ver el bailecito que se han pegado Mokoena y compañía con el rollo que he contado? Pues mucho. Ese baile era el estado de felicidad máximo, que representaba a todo un país. A muchos países diría yo. En vez de tener los h... de corbata, con tanta presión, han querido disfrutar de ese momento único.

Vale, el Mundial no va a cambiar los desastres. El paro, el hambre y demás van a seguir estando ahí. Pero se digerirán mejor. ¿Opio? No. ¿Ver las cosas de otra manera? Sí. Al fin y al cabo, todos merecen ser felices... Es el poder del fútbol. Su magia.

8 comentarios:

  1. Qué gran artículo eh. Tu amiga se equivoca al decir eso, el futbol es un arte, en mi opinión, y una persona que sí le importe su país y le gusta el futbol se desconecta dos horas del mundo real y de vuelta a la normalidad.

    ResponderEliminar
  2. Este Mundial va a ayudar a Sudáfrica. Ha hecho que la esperanza vuelva al país, que el país se olvide, aunque sea durante un mes, de todo lo que le rodea.

    Lo que temo es lo que pase tras el 11 de julio. Puede que pase como en Pequín tras los JJOO o que le de un impulso al país.

    Un saludo desde http://ojeadorinternacional.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. El fútbol es algo especial. Te hace olvidar de los problemas por 90 minutos y une a millones de personas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Pedazo de entrada.
    Que guapo estuvo la salida de Sudáfrica al campo, jaja qué grandes. Toda Selección tendría que tener sus rituales y representar de una forma más clara a sus paises.
    Yo sí creo que el Mundial va a ayudar mucho a Sudáfrica como país.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Quizás hay sudafricanos que solo saben que en España juega Torres pero es la ilusión de todo un país unido por el fútbol se lo merece por su historia lo que dices es cierto el otro día vi en cuatro un monumento de estudiantes asesinados de raza negra creo que por blancos en Soweto y 15 niños en un coche.África necesita ayuda más que un mundial, están robando a periodistas no hay seguridad también por lo del Dakar

    ResponderEliminar
  6. el africano es feliz incluso cuando lo pasa mal. Deberíamos aprender en Europa. un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Un Mundial en cualquier país es motivo de celebración, pero para gente que lo está pasando tan mal como los sudafricanos lo es aun más. Hay que destacar que muchos de los jugadores de la Selección anfitriona juegan en la liga sudafricana, por lo que, desde su posición privilegiada, están inmersos en los problemas del país. La celebración del gol, el mejor hasta ahora del torneo, es otra muestra de felicidad muy grande.

    Aun me cuesta entender a la gente que no le gusta el Fútbol como tu amiga, pero hay que intentar respetarlos...

    ResponderEliminar
  8. Ya en la Confecup , Suráfrica empezó a disfrutar del Mundial . Esto es una fiesta total para ellos y lo demuestran en todos los momentos .

    Un saludo

    ResponderEliminar