martes, 15 de junio de 2010

El ejemplo del crecimiento

Según la Real Academia de la Lengua Española, crecer es "tomar mayor autoridad, importancia o atrevimiento". En el fútbol, al igual que en la vida, se crece. El mejor ejemplo de ello es el de Felipe Melo (Río de Janeiro, 1983). El brasileño ha pasado de ser uno de los futbolistas del montón, incluso uno de esos que estaba ahí, pero no sabías exactamente lo que tenía. Sin embargo, en unos años se ha convertido en uno de los futbolistas codiciados, asumiendo el timón de Brasil.

Felipe comenzó haciendo sus pinitos en el Flamengo brasileño. De allí, pasó al Cruizeiro y al Gremio, una temporada con cada uno de ellos. Pero, verdaderamente, fue en el año 2005 cuando empezamos a saber de su existencia, ya que se lo trajo el Mallorca. En la isla tan sólo duró seis meses. Como podemos ver, Felipe no gozaba de continuidad en ninguno de sus equipos. Se veía que tenía técnica. Sí, como muchos otros jugadores, pero le faltaba algo que le diera el salto definitivo. Por si faltaba poco en el Racing se iba a lesionar de gravedad.

Sin embargo, el verano de 2007 le iba a cambiar su vida. El recién ascendido, la cenicienta de la Primera División, el Almería se fijó en él y Alfonso se lo trajo para tierras almerienses. Su fichaje era toda una incógnita, pues lo mismo salía bien, que lo mismo nos la habían metido doblada. Siendo realistas, los aficionados no éramos muy positivos pues creíamos que Melo había venido a chupar del bote y no a crecer como futbolista. Si no recuerdo mal, los primeros partidos Felipe no era titular. Tampoco me acuerdo del partido, pero sí que en uno de ellos salió desde el banquillo y nos dejó asombrados. El chico mostraba maneras.

Unai Emery sacó todo lo que había dentro de él, llegando a ser el futbolista con más calidad que ha defendido la elástica rojiblanca. Como ahora dicen, "un todoterreno" capaz de matarse defendiendo, como de sacar el balón jugado, como de llegar a puerta rival. Además, de las jugadas a balón parado en la que tiene una gran importancia. Felipe, que se pasa 100 de los 90 minutos corriendo, no sólo es técnica, sino que es un auténtico profesional, como se demostró cuando se dio la noticia de su fichaje por la Fiorentina y siguió rindiendo igual o mejor que antes en el conjunto almeriense.

En el Almería tan sólo duró un año y es que la Fiore nos lo quitó de las manos pagando un dineral. En Italia era todo un ídolo. A pesar de ser el nuevo era uno e los jugadores más queridos e importantes dentro del vestuario viola. Su crecimiento y rendimiento estaba siendo espectacular. Por final, aunque no es lo más común a esa edad, había dado el salto definitivo. Así que lo fichó la Juventus.

Pero es que alguien se metió de por medio. Ese alguien también le cambió la vida. Hizo que fuera considerado como uno de los mejores centrocampistas del mundo. Ese alguien lo es todo en el mundo del fútbol. Se llama Brasil. Sí. Aunque parezca asombroso, pero Felipe se ha convertido en una de las piezas claves en los esquemas de Dunga, fundamental para el engranaje brasileño. El ex del Almería se ha ganado con justicia, trabajo y continuidad (lo que le faltaba) uno de los puestos de trabajo más codiciados en el planeta Tierra.

Eso sí, un puesto tan importante siempre está expuesto a las numerosas críticas. Que si Felipe no se adapta al perfil de Brasil, que si es demasiado defensivo, etc. El que lo haya visto jugar numerosos partidos se dará cuenta que Felipe no es un Lass, sino que también distribuye y hace de equilibrio entre la defensa y el ataque.

Por eso, hoy se ha hecho justicia. Uno de los currantes del futbolistas, ha jugado un partido del Mundial con una de las mejores selecciones. Por fin, se hace justicia. En el fútbol, el dinero no lo es todo. El nombre, tampoco. El trabajo, sí.

PD: El próximo domingo, el filial almeriense juega un transcendental partido en Hospitalet. Es la última ronda de las eliminatorias del ascenso a Segunda B (hace tres días quedaron 1-1 aquí). Los de Salmerón tienen un cita con la historia y para ello le gustarían estar arropados de aficionados almerienses, que han organizado una viaje para ver el partido. Si estás interesado en ir con ellos, llama al 647305940. ¡No te arrepentirás!

8 comentarios:

  1. Como bien dices es un ejemplo de superación. Cuando llegó al Almería en su rueda de prensa comentó que quería conseguir la internacionalidad con Brasil a través de jugar en el Almeria y mi primo (abonado al Almeria) y yo lo comentamos jocosamente. Pero nos cayó la boca con su juego y ahora es pieza clave en pentacampeona del mundo, nada más y nada menos. Ha cumplido su sueño.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Melo es un jugador completo, fuerte fisicamente que roba balones y tiene gol, su presenecia en el centro del campo es su mejor caracteristica.Es un Busquets pero con más llegada

    ResponderEliminar
  3. Un grandísimo jugador, ojalá hubiesen más con esa mentalidad, sobre todo en México.

    ResponderEliminar
  4. Melo ha progresado muchísimo. En el Almería explotó y desde entonces no ha tenido freno, aunque su segunda mitad de temporada en la Juventus no ha sido especialmente buena.

    Un saludo desde http://ojeadorinternacional.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Gran jugador que disfrutamos tan solo un año.
    Sobre todo destaca en su fortaleza, además es de esos jugadores que engrandece a los que le rodean.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Muy buen futbolista, aunque en la Juve es muy cuestionado, lo cierto que ha llegado donde queria.

    ResponderEliminar
  7. Hola, estoy de acuerdo con lo de Melo, creo que ha crecido una barbaridad desde su salida del Almería.
    Saludos desde
    agolpedebalon.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. es buen jugadory muy temperamental pero a veces su genio se pasa de rosca y le cuesta alguna expulsion o mal paso por alguno de sus equipos, le sucedio en la juventus donde fue considerado de los peores de la temporada, un saludo

    ResponderEliminar