sábado, 24 de abril de 2010

La furia verde

Me van a permitir que hoy no les hable del Madrid, Almería, Barcelona, o algo por el estilo. Quizás les aburra, pero si no lo cuento, exploto. Y es que el fútbol es caprichoso. Unos días te da una de cal, y a los cinco días te da una de arena. Hoy el equipo en el que juego se jugaba el descenso de categoría. Tras un mal inicio de temporada, faltando cinco jornadas, estábamos a diez puntos del descenso. Salvarse era un milagro, algo muy difícil de conseguir. Sin embargo, la esperanza es lo último que se pierde.

No sé como, pero conseguimos arrancar tres victorias consecutivas. Nos faltaban dos jornadas. Lo bueno es que llegábamos dependiendo de nosotros mismos. Lo malo, que jugábamos contra equipos que se jugaban el ascenso a Liga Nacional (la segunda categoría de España de juveniles). El primero lo perdimos. Sin embargo, los otros resultados hacia que con una victoria en la última jornada la permanencia era nuestra. Era muy simple. Si ganábamos, nos salvábamos. Si no, descendíamos. El otro equipo, el Vera también se jugaba lo suyo. Tenía que ganar para jugar las eliminatorias de ascenso. En resumen, un partidazo para no perderse.

Sin embargo, el destino era caprichoso. El partido se disputaba el Sábado 24, mismo día que tenía la comunión de mi prima. Así que ni me molesté en ir a entrenar, ya que no iba a no ir a la comunión. Estando allí, "me escapé" después de comer para ver el partido. La ocasión lo merecía.

Soy optimista por naturaleza, pero no tenía buenas sensaciones, y es que el rival, a priori, iba a ser más fuerte que nosotros. Pero ayer se demostró quién manda. Desde el principio cogimos el mando del partido, tocando y teniendo ocasiones. Para más inri, un jugador contrario era expulsado por agresión. El partido se nos ponía de cara. Se supone que tenían que golearnos, pero la realidad es que íbamos empate, dominando, y teniendo bastantes oportunidades para ponernos por delante en el marcador. Al descanso se llegó con un 0-0.

Estábamos jugando mejor, pero a esa hora estábamos descendidos. La segunda mitad estuvo más igualada. El Vera intentó coger el dominio (con los resultados que se estaban dando, la victoria les valía para clasificarse a las eliminatorias de ascenso), pero ayer era el día del Oriente.

Minuto 72. Quedan 18, el tiempo corre, y el descenso se consume. Teníamos contra las cuerdas a uno de los mejores equipos de la categoría, pero no materializábamos las ocasiones que teníamos. Sin embargo, por ahí apareció el pichichi de la categoría para abrir el marcador con un golazo de falta. Pepones llevaba la alegría a las gradas, bastante animada en el día de hoy. Pero aún quedaba más. Unos tres minutos después hacía el segundo para tranquilidad local. Ya era una fiesta total. El mismo Pepones se marcó el lujo de meter otro y conseguir el hattrick.

Al final, se consiguió lo que parecía imposible, y es que hasta el final hay que seguir luchando. Como dice el dicho "Si luchas puedes perder; sino, estás perdido". Y hoy se ha luchado. Y se ha conseguido. Con un par de h...

7 comentarios:

  1. Felicidades desde Culiacán.

    Se siente una enorme alegría cuando se cosecha un éxito al jugar futbol. Yo fui campeón en una ocasión.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades desde Culiacán.

    Se siente una enorme alegría cuando se cosecha un éxito al jugar futbol. Yo fui campeón en una ocasión.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola, enhorabuena por conseguirlo, eso es mas o menos el problema del Xerez, a ver si aprenden de vosotros, gran post, un saludo.
    www.golesdelaliga.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Felicidades por haber ganado tu equipo. AH FELICIDADES POR HABER CORRIDO LOS 10 KMS AL DIA SIGUIENTE DE TENER UNA COMUNIÓN, HAY QUE TENER UN PAR DE H.... ERES UN CAMPEON!

    ResponderEliminar
  5. Felicidades, me ha recordado a un historia que vivi con mi equipo. Nos jugabamos el descenso y jugabamos en campo del pueblo de al lado, así que era un derby en toda regla y el que ganaba se quedaba en la categoria, el que perdia se iba fuera y un empate descendiamos los dos si otro equipo ganaba. Así que imaginad el partido. El arbitro fue malisimo, nos expulso a 2, nos quedamos con 9, y nos pito 3 penaltys en contra, en el primero expulsó al titular y tuvo que salir el suplente que paró los 3 penaltys. Luego en el 85 tuve la suerte que en una jugada aislada logre marcar un gol y con 8 ganamos 0-1. Fue un partido tremendo, no he sufrido más en mi vida porque claro nos llegaban por oleadas... Estuve luego 1 semana casi sin poder andar de todo lo que corrimos, ya que estuvimos con 10 desde el minuto 10 y con 9 desde el 40. Así que sé lo que se puede sentir y que con cojones al final se logran muchas cosas que parecen imposibles.

    ResponderEliminar
  6. Lo importante es dar todo lo que tienes , si lo consigues doble alegría sino podrás dormir tranquilo sabiendo que has puesto todo tu esfuerzo .

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Es una pasada conseguir triunfos así. Hace un par de años, cuando jugaba, era genial poder lograr objetivos como estos... ahora lo hecho de menos.

    Un saludo Nico, ventanadefutbol.blogspot.com

    ResponderEliminar