viernes, 11 de septiembre de 2009

Vuelta ciclista





Aprovechando que la vuelta ciclista pasaba por mi cuidad, decidí ir a verla. "La verdadera vuelta comienza hoy", "empieza el infierno andaluz...", eran titulares que incitaban a ir. La etapa salió del Auditorio de Almería, cerca de donde vivo. Ya la había visto otras veces por aquí, por la ciudad, pero pasaron muy rápido, no ves casi nada y no hay emoción. Así que fui al Calar Alto, el "Alpez d´hauz español". Nunca he ido a la montaña a ver una carrera, así que fui un poco a la aventura. Mi padre y yo nos informamos y decidimos irnos temprano a Velefique por si después cortaban la carretera y no nos dejaban entar. A las 9 de la mañana ya estábamos ahí. Una cosa es el pueblo de Velefique que se encuentra a unos 900 m de altitud y otra el Alto de Velefique que está a unos 1800 m de altitud. Entre el pueblo y el puerto hay unos 11 km. Pero todo esto no lo sabíamos muy bien. Mi padre y yo no teníamos pensado subir hasta el puerto, por si luego no podíamos dejar el cohe por allí, y como ya teníamos el coche aparcado en el pueblo, pues decidimos no jugarnosla y dejar el coche ahí abajo. Subir andando es un infierno, aunque algunos valientes lo hicieron.
Después de desayunar, nos dimos una vuelta por el pueblo y nos fuimos al coche a leer el Marca, oir Radio Marca (a ver si los del Marca me dais algo por la publicidad) y descansar. La verdad es que no había mucha gente subiendo el puerto. Pasó una hora, y parece que abrieron la carretera, por lo que un chorreón de coches subieron al Puerto. Como todavía era temprano, cogimos el coche y fuimos más para arriba. Unas cuestas infernales, que yo no sería capaz se subir eso en bici ni soñando. Como eramos novatos en esto no se nos ocurrió dejar el coche en una cuneta. Bueno, si se nos ocurrió, pero qué ibamos a hacer 6 horas así parados. Subimos unos 5 km pero al final volvimos a bajar.

Sobre las 12, cogimos la nevera, la comida, las sillas (parecíamos un mercaillo ambulante) y subimos un poco andando. Unos 500 m. De repente, oímos:
-"Nico, Nico, ¿qué pasa mariquita?"
-Y yo pues "¿quién mierda me conoce aquí?
Era un colega mío del equipo de fútbol. Se para el coche y me dicen que la carretera estaba cortada, pero que se colaron por otro sitio (los tontos siempre tienen suerte xD), que subamos. Pues nosotros subimos encantadosen su Renault c5 (o algo así, pero pedazo de coche). Subimos unos km y vemos un pequeño descampao. Pues aparcamos ahí. Me dice mi padre:
-"Nico, ¿es ese tu amigo, no?
-Y yo otra vez sorprendido "Papá, ¿cómo va estar aquí un amigo mío...?"
Se baja el del coche, saluda a mí colega, y efectivamente, era mi amigo. 10 minutos antes, estábamos abajo del todo, mi padre y yo sólos, que aunque la carrera se veía bien, no se puede comparar. Pero, por cosas del destino, estábamos ahí yo, mis colegas, sus sobrinos... Fue una gran alegría. Lo primero que hice fue pintar la bandera de España en el suelo con tiza, pero fue imposible. Hay que llevarse un rodillo y un bote de pintura, porque con el viento y el paso de los coches la tiza se va. Cosas de novatos. Mi colega "cogió" un cono de nose dónde y empezó con las típicas tonterías "Basso dopado", "Vamos Indurain". Tonterías, pero que nos lo pasamos de puta madre. Se subió a una motaña, le emulé y estuve a punto de jugarme la vida jej.

Pasaron la primera vez, había unos 10 escapados (creo que 11), echamos fotos los animamos, y todo eso. Cuando llegó Valverde, le puse la bandera del Almería cerca. Para que viera donde estaba jej.
Comemos algo (mi colega iba bien preparado jej), y finalmente, subimos hasta arriba. Para ver un poco eso. Para ser la etapa reina, no había mucha gente. Pero la verdad es que cortaron la carretera y muchos coches se quedaron sin entrar. También es verdad que vinieron mucha gente de otras ciudades y muchos valientes subiendo por esas peligrosísimas rampas (definitivamente, el ciclismo es el deporte más duro), mucha gente subiendo el puerto en bicicleta. Al final, con la tontería, dejamos el coche cerca de la meta. A unos 2 km. Subimos para ver aquello. Había ambientecillo. Nos quedamos a unos 500 m de la meta, para ver la carretera desde abajo (mirad las fotos) y así poder ver la carrera. Ya sí hay más gente, viene mucha guardia civil (es increíble el personal que se mueve por la Vuelta), por lo que al final, no puedo correr con la bandera del Almería como tenía pensado, pero al menos estoy en un sitio privilegiado, el mejor sitio de la etapa. Vienen los primeros. Hesjedal y David García. Un poco detrás van Mosquera y los favoritos. Al final, se impuso el canadiense.
Parece una tontería echar un día en esto, para verlos un momento, pero merece la pena de verdad. El ambiente, la carretera...Guapísimo. Vamos, que me lo pasé pipa. El destino hizo que mi colega me viera, nos fuéramos con él y sus primillos, que luego nos encontráramos a mi otro amigo en una cuneta (como hay pocas, pues donde nos metimos estaba él). Después de verlos, toca bajar a por el coche y a irse a casa. Bajan lo menos 80 motos de la guardia civil y a casa.

Esto parece una redacción del colegio, pero quería compartir esta bonita experiencia con vosotros. Pero no es lo mismo, hay que verlo para sentirlo.

PD: Las fotos son algunas de las que tomamos.

2 comentarios:

  1. No estoy al tanto de la vuelta, así que no puedo opinar mucho. Lo que tengo claro es que los de MARCA no creo que te suelten un duro...

    saludos.

    ResponderEliminar
  2. olaaa, en la vuelta ciclista está un ciclista de mi ciudad, espero que quede muy bien, espero que os lo pasaseis muy bien viendo la vuelta, saludoos.
    www.golesdelaliga.blogspot.com

    ResponderEliminar