martes, 17 de abril de 2018

La jeta de Tatiana

Aficionadas brasileñas en el último Mundial · goal.com
Artículo Diario de Almería 17-IV-18

"Hello, I am sorry but the price for the World Cup period is different", leí el domingo por la mañana tras estar la tarde y noche del sábado terminando de ultimar el viaje al Mundial de Rusia. Una de las ciudades que visitaré es Moscú, así que, tras una exhaustiva búsqueda, reservé en un conocido portal de alquileres un piso para seis noches por 300 euros, esto es, 150 por barba. El alojamiento estaba con la etiqueta de reserva inmediata, por lo que no había que negociar con el dueño ni que éste te diese el visto bueno. De hecho, el banco cargó la cantidad, que ahora tendrá que ser devuelta. Aún en la cama, con Morfeo rodeándome, estuve a punto de contestarle a esta amiga rusa "you´re crazy", aunque todo quedó en un amable "we cannot pay that amount", por eso de ser cortés y mantener la compostura. Quizás lo más racional hubiese sido responderle lo primero, después de intentar incrementarnos el alojamiento 1.756'34 euros, esto es, un 585%. ¡Un 585%!

La mayoría de alojamientos en Rusia incrementan el precio sobremanera durante los días que se disputa el Mundial. Es normal. Lo anormal sería que no ocurriese. De hecho, la mayoría de hoteles, hostales, pisos o simplemente habitaciones ya está reservada. Empero una cosa es aprovechar cómo está el mercado y otra muy distinta, tener mucha cara, subiendo un 585% un alojamiento a pesar de anunciar un determinado precio para junio; no sé hasta qué punto es legal modificar la cantidad una vez que ya está cobrada... Pero como para meterse en líos aquí cuando ya timarán allí a los turistas. Tatiana al fin y al cabo se aprovecha de la situación porque habrá quien pague esos 2.056'34 euros por un producto que apenas cuesta 300. A mí no se me ocurriría vender una entrada, cuyo precio real es de 30 euros, por 210. Pero claro, hay personas con clase y clases de personas. Con mucha jeta.

P.D.: Al final encontramos otro piso por 300 en una ubicación cercana. ¡Un saludo, Tatiana!

martes, 10 de abril de 2018

El Fornite, las tabletas y los pasillos

Un crío utiliza una tableta · antena3.com

Horas antes de esa tarde de abril de 2000 en la que Redondo se marcó ese antológico taconazo en Old Trafford en la vuelta de los cuartos de la Copa de Europa, la llorera de un niño de siete años tras irse de la casa de su primo mayor, con quien estaba jugando al FIFA 2000 en la Play Station 1, derivó en una PS1 esa misma tarde como 'regalo' por el enfado. Un par de años después, con motivo de la comunión, pillé la PS2 cuando mi abuela se gastó su pensión en la maquinita. Realmente tuve un par de PS2, ya que lo de cuidar los aparatos no era lo mío. También Game Boys, Nintendo DS y PSP. Hace unos años, el compañero Rafa Espino me picó y tuve que comprarme una PS3 de segunda mano porque no podía juntar letras en la redacción mientras él hablaba de un tal 'Ultimate Team'. Y el pasado mes de noviembre, al romper con mi expareja, me pillé la PS4 para intentar ocupar ese hueco, máxime cuando le había dado la 3 a su hijo. Como han comprobado, le he echado muchas horas -y dinero, primero mis padres, y después, yo- y tiempo a los videojuegos. Sin embargo, la prioridad era darle patadas a algo. Si podía ser la redonda, mejor. Pero también valían un puñado de folios -con cinta adhesiva- que hacía de balón o una pelota de tenis.

El pasado sábado reflexioné sobre esta sociedad cuando estaba con mis primos pequeños en el pasillo de la casa de la abuela. Ahí se jugaron los mejores partidos que uno podía imaginar, en un espacio de 8x1'5 metros. Incluso la inocencia hacía creer al primo mayor cuando aseguraba que invitaría al Bernabéu cuando el Madrid lo fichase tras jugar en el pasillo. Ahora los primos pequeños ya no rompen bombillas en los pasillos los días que no se puede ir al parque. Directamente ni van al parque ni salen a la calle a jugar. Ahora todo se limita a las tabletas, móviles y al Fornite. ¡Niños de seis años enganchados a violentos juegos! Y ya no hablemos de leer libros...

martes, 3 de abril de 2018

¿Méritos para estar en la LFP?

Pozo, intentando sortear a Jony y Bergantiños, de lo poco potable de la UDA · udalmeriasad.com

Con promesas incumplidas como la de la Ciudad Deportiva (aún se puede ver una noticia en la web oficial en la que se afirma que "será una realidad en el segundo semestre de 2014"), Alfonso no se ha cansado de repetir la importancia de estar en la LFP. De hecho, él es el máximo culpable de que la UDA acumule 16 temporadas consecutivas en las dos máximas categorías del fútbol español, algo que anhelan otras entidades con mucha más historia. Puesta la primera rebanada del sándwich, toca el embutido, en este caso el más económico. El presidente asevera que lo importante es estar en la LFP. ¿Pero hace méritos para ello? Se lleva un lustro jugando con fuego, pero un análisis de la última temporada basta. Se acierta de pleno con la llegada de las dos incorporaciones procedentes del Girona, puesto que René y Rubén, junto a Pozo, están un escalón por encima del resto. Otro acierto es Lucas, de los mejores entrenadores que podían aterrizar en el Mediterráneo para enderezar la situación.

Pero después hay otros casos flagrantes. Y, ojo, no son los propios jugadores los culpables, puesto que no es problema de actitud, sino de aptitud en muchos de ellos. Los culpables son los que fichan a un futbolista que llevaba dos años sin competir y regentando un bar, a otro que se había perdido el pasado ejercicio al estar en el dique seco y a otro que había disputado los partidos correspondientes a un curso en tres años. Los culpables son los que fichan a tres refuerzos invernales que hay que verlos. Los culpables son los que mantienen a algún que otro futbolista que quizás no haya hecho ningún ejercicio analítico de pase en categorías bases. Los culpables son los que incorporan a delanteros que acumulan seis goles entre los cuatro. Hincapié de nuevo en que eximo de culpa a los que se calzan las botas. ¿Hace Alfonso lo máximo para estar en la LFP? Que, por cierto, para estar así...

martes, 27 de marzo de 2018

Prohibir el fútbol en el patio

Niños jugando en el patio de un colegio vasco durante un recreo · abc.es

Ya lo dijo Groucho Marx: "Es mejor estar callado y parecer tonto que hablar y despejar las dudas definitivamente". Más que hablar, escribir. Es lo que hicieron la artista, investigadora y educadora, Yera Moreno, y la profesora de la Facultad de Educación de la Complutense de Madrid, Melani Penna, autoras del artículo 'Breve decálogo de ideas para una escuela feminista', en la revista TE de CCOO. Antes del primer punto, las autoras ya avisan. "Si no entiendes alguna de estas propuestas o no estás de acuerdo con ellas, te sugerimos que leas [a] autoras feministas [,] que te ayudarán a entenderlas [...]. Si después de leerlas [,] sigues sin entenderlas, te animamos a que te centres en los propios prejuicios sexistas que te atraviesan, échalos fuera y empieza a pensar de otra manera", escriben antes del primer punto. El dos ("emplear en el centro por el conjunto del profesorado un lenguaje no machista, usando el femenino para hablar o el género neutro [,], con la 'e', por ejemplo, 'todes'") podría sorprender, aunque no lo hace tras ver cómo son numerosos los alumnos y los profesores universitarios que patean diariamente el diccionario, con el moderno 'lxs alumnxs' o 'los alumnos y las alumnas', a pesar de que la RAE define estos desdoblamientos como "artificiosos e innecesarios desde el punto de vista del lenguaje", apelando a la economía del lenguaje.

Pero lo mejor es el punto doce: "Prohibir el fútbol en los patios de recreo. Hagamos del patio un espacio amigable, donde todo el mundo pueda ocupar, transitar y habitar ese espacio común. Dejemos fuera esos juegos competitivos que monopolizan los espacios y excluyen a quienes no participan en ellos. ¿Por qué pistas de fútbol y no pistas de baile?". El primer apunte es que las pistas no son de fútbol, sino que están pintadas para practicar también balonmano, baloncesto o voleibol. Después está lo de 'amigable', como si jugar no fortaleciese los vínculos entre los distintos alumnos. O lo de competitivo. O excluir. En la actualidad se hacen propuestas interesantes, como asignar días semanales a cada clase para que todos puedan jugar. Lo último que se tiene que hacer es prohibir la práctica deportiva. Pero qué se va a esperar uno de unas señoras que quieren que 'todes' piensen como ellas.

martes, 20 de marzo de 2018

Remontadas

Javi Álamo y Owona se lamentan del gol de Mata, celebrándolo en segundo plano · udalmeriasad.com

El Almería se ha adelantado 15 veces esta temporada, sumando en una docena de ellas, en concreto, nueve triunfos, tres igualadas y otras tantas derrotas. El lunar está en calidad de visitante, cediendo en cuatro ocasiones la ventaja que tenía, la última vez en el José Zorrilla. Ocurrió lo mismo (idéntico resultado e idéntica situación) en Pamplona y Oviedo. El gol inicial de Soleri también fue volteado por el rival en Huesca, aunque al menos otro tanto del italiano en los últimos compases del envite sirvió para sacar un punto. En el Estadio de los Juegos del Mediterráneo la UDA tampoco supo conservar su tanto inicial ante Valladolid y Nástic. Si el cuadro unionista sólo ha logrado remontar para llevarse los tres puntos en el Artés Carrasco ante un defenestrado Lorca, ha logrado desperdiciar su gol inicial en seis ocasiones. No es fácil ver portería fuera de casa y menos adelantarse, por lo que se antoja un aspecto en el que trabajar Lucas Alcaraz.

En el fútbol todo se trabaja: jugar en superioridad numérica, hacerlo en inferioridad, mantener una virtual victoria, tener que remontar... Hay numerosas tareas para ejecutarlas en las diferentes sesiones, dando la sensación desde fuera -el técnico granadino y su cuerpo técnico lo sabrán mejor que el que suscribe- de ser uno de los aspectos a mejorar de aquí a final de temporada. En muchos de los partidos mencionados anteriormente el rival remontó rápidamente. Sin embargo, en el José Zorrilla el tanto de Mata llegó en los últimos minutos, echando de menos también ese otro fútbol por parte del Almería. Es cierto que, generalizando, se trata de una plantilla joven, pero si un equipo prebenjamín sabe cuándo temporizar el encuentro y tirar de ese otro fútbol, es obligado que un conjunto profesional se aplique el cuento. Más que nada por su bien.

martes, 13 de marzo de 2018

Bengalas y preguntas

Decenas de bengalas en el último PSG-Madrid · elpais.com / AP

Escribía anteayer el jefe de esta sección que, aunque aún queda mucho camino por recorrer, cada vez hay menos violencia en el fútbol, argumentando, por ejemplo, que en la actualidad llegan menos casos de tanganas a las redacciones de los medios de comunicación. Comparto la opinión (por cierto, una opinión no puede ser rectificada...) y no es precisamente corporativismo. El Mundial de Rusia será una buena prueba en materia de seguridad, sacando seguro  buena nota en este aspecto. Lo que es difícil de comprender es el tema de las bengalas en un partido de fútbol. El caso más reciente, hace una semana en el Parque de los Príncipes, con decenas de ellas en uno de los fondos, donde se sitúan los ultras. Viendo las bochornosas imágenes por televisión, es imposible no hacerse numerosas cuestiones, sobre todo recordando casos como el de Guillem Lázaro, niño de trece años fallecido el 15 de marzo de 1992 en Sarriá en un Espanyol-Cádiz, muriendo en manos de su padre al impactarle una bengala en el pecho.

¿Qué se pasa por la cabeza a alguien para ir a disfrutar del precioso espectáculo que es el fútbol con una bengala?, ¿son conscientes estas personas del peligro que puede suponer una bengala? Si cuando voy al Estadio de los Juegos Mediterráneos a ver un Almería-Lorca me registran para quitarme el tapón de la botella de agua, ¿cómo pueden llegar decenas de bengalas hasta las gradas?, ¿qué sistema de seguridad es ese? ¿Tiene la seguridad suficientemente controlados a los grupos ultras?, ¿por qué muchos de ellos tienen tratos de favor en algunos clubs?, ¿qué se pasa por la cabeza de algunos jugadores para relacionarse con los cabecillas de estos ultras? Quizás la respuesta a esas preguntas es que el que escriba sea un comepipas.

PD: pescaíto, sonríe aunque sea desde el Cielo. Como escribía Carlos Garcés, perdón por nacer en un mundo que no mereces.

martes, 6 de marzo de 2018

La medida

El protagonista sintiéndose protagonista · Alfonso Zapata / polialmeria.es

En la clase de ayer de Didáctica de la Geometría y la Medida del Grado en Educación Primaria de la majestuosa UAL el docente preguntó que si todo se puede medir. El que suscribe naturalmente respondió que no. Los sentimientos están dentro de ese todo y éstos no pueden ser medidos. La felicidad es uno de esos sentimientos. En la vida hay que ser ambicioso, pero quizás no se consiga ser feliz (la meta diaria) por querer tenerlo todo. De ahí que haya que admirar a aquellas personas que se conforman con poco, pero que a la vez son ambiciosas. Porque ambas mentalidades son compatibles. En cualquier deporte al jugador que se queda en el banquillo le tiene que picar la situación, el no estar entre los elegidos para defender a su equipo. En ocasiones -muchas- incluso está molesto porque lo que pretende es jugar, no quiere aportar para que el conjunto logre su objetivo, sino jugar para beneficio suyo, aunque, siendo inteligentes (otro de los aspectos de ese todo que no se puede medir), el aportar para el grupo tiene más rédito individual que el hacerlo para el individuo, valga la redundancia.

Por eso contagia esa felicidad que no se puede medir el ver a un joven de 22 años, cuya familia y novia (amigos ya tiene aquí) están al otro lado del charco, gritando como un loco en el autocar de vuelta a Almería, animado tras conseguir tres puntos importante. La noche anterior apenas había dormido pensando en el encuentro. Se recorrió 240 kilómetros para llegar hasta la cancha. Apenas disputó cinco minutos. Pero en el viaje de vuelta sería una de las personas más contentas si la felicidad se pudiese medir. Porque sabe que el fútbol un día es rabia y otra, alegría. Y la de hoy alegría al formar parte de un club histórico, de un equipo que puede hacer historia. Porque disfruta al ponerse sus canilleras. Porque sabe, aunque sea ambicioso, que lo importante es el equipo y que para ser feliz no hace falta ganar un balón de Oro.

martes, 27 de febrero de 2018

La sonrisa de Pepe

Pepe Asensio camina sonriente un 22 de abril de 2012, día que el Oriente ascendió a la antigua Andaluza  · NGC

"Pero sácalo sonriente. Así, como está en la foto. Mira, mira, qué sonrisa. Sácalo sonriente, ¿eh? Él era así sonriente. ¿Lo ves? Sonriente. Hazlo como quieras, pero que se le vea sonriente", le repitió una y otras veces José Valdivia a la dependienta de una tienda de trofeos. El mensaje de José Valdivia, hermano del presidente del CD Oriente, y uno de los que manejan el cotarro en la entidad verde, era repetitivo, pero decía mucho de la persona homenajeada. Porque tenía que salir sonriente. Si no, la sorpresa no valía. Tampoco era muy difícil que saliese la sonrisa de Pepe Asensio, que mañana volverá a ser homenajeado otro 28 de febrero más en la Ciudad Deportiva de Los Ángeles, con motivo del cuarto aniversario de su fallecimiento. Excepto este, que ya he desistido, todos los años mantengo el mismo debate con José. Él es partidario de hacer el homenaje y ya está, mientras que yo le digo que ese día hay que sonreír más que nunca y celebrar después la reunión en torno a unas cervezas. Si quieres recordar a alguien que fue alegría en estado puro -y no es el típico mensaje-, lo mejor es hacerlo con el mismo espíritu. Puede parecer contraproducente y lógico el mensaje de José, el de respeto y nada de cervezas al recordar a una persona fallecida.

Pero seguro que Pepe, desde allí arriba, quiere que se vuelvan a juntar sus jugadores, disfruten de lo que más le gustaba a él, el balón y el césped, para después recordar viejos tiempos. Porque aunque esa gente se vea apenas un par de veces al año, el pertenecer a una familia, en este caso, la oriental, hace que los meses se cuenten por días y parezca que fue ayer cuando se vieron por última vez, cuando en realidad hace dos, cuatro o seis meses. Es el poder del fútbol, ese que amaba Pepe, siempre pendiente de que a su equipo no le faltase de nada. El mejor escudero de José, sacándose sonrisas mutuamente. De ahí el mensaje repetitivo a la dependienta.

martes, 20 de febrero de 2018

La nueva lacra


Artículo Diario de Almería 20-II-18

Cada vez que presencio un partido de fútbol base desde la grada, acudo a un congreso de entrenadores y árbitros, familiares que no saben lo que es el respeto a los técnicos, a los trencillas y, sobre todo, a sus propios hijos o hermanos. Alguno no sabrá ni qué significa el término 'trencilla' cuando no conoce que se denomina 'saque de esquina' o 'córner' al lanzamiento efectuado desde la esquina al marcharse el balón por la línea de meta tras ser golpeado éste por un jugador defensor de esa portería. El problema no se ha resuelto por varias décadas que hayan pasado, haciendo falta un esfuerzo mayor por parte de los propios clubs o federaciones, aunque a éstos lo único que les importa es que suene la caja del dinero. Los horarios, Quique Pina o los representantes de críos de siete años son otros de los males de esta bendición que es el fútbol. Un fútbol que tiene una nueva lacra, que va en aumento en los últimos años: las apuestas. Legalizadas en España, ya no se habla sólo de amaños en las últimas jornadas de fútbol profesional, sino que es la comidilla del fin de semana en las divisiones inferiores.

Ayer salía a la luz la macrooperación realizada por la Policía Nacional (24 detenidos) por la trama de amaños de partidos, con las apuestas de por medio. El presunto entramado estaba liderado por dos exjugadores de fútbol, que se aprovechaban de su experiencia para comprar a otros futbolistas en activo. Con amaños o sin amaños, las apuestas están creando verdaderos ludópatas. Lo malo es que están dentro del fútbol, reventándolo. Y me da igual que apenas cobren y aleguen que las apuestas son su válvula de escape para ganar dinero del fútbol o que si hay corrupción en las federaciones, ellos no van a ser menos. Ese argumento es de no tener vergüenza, parecido al del sujeto que trabaja en negro, engañando en rentas, beneficiándose de becas y ayudas por ese fraude... y critica a Bárcenas.

martes, 13 de febrero de 2018

La cartera y la 'unión'

Imagen del emparejamiento entre los alevines de la UDA y del Poli · J. Sánchez

Justo al acabar de darle clases particulares al pequeño Aarón, me sonó el teléfono. "Buenas tardes, Nico, soy Kino, el presidente del Poli. Se te ha perdido una cartera, ¿no? Mi amigo José se la encontró. La abrió, vio que tenías el abono del Poli y empezó a buscar tu número por el Facebook. Al final me llamó a mí y conseguí tu número", me dijo el presidente del Poli. La historia no fue hace 18 años, sino ayer. Después de escribir este artículo, formaré unas líneas para el AS sobre la Unión Deportiva. Algo falla. O no. Porque quizás no hubo unión, aunque a muchos les duela leer estas palabras. 

Hace seis años realicé un trabajo en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de Málaga (algunos sí estudiamos Periodismo a pesar del numeroso y asqueroso intrusismo que existe en esta profesión) sobre el Poli Almería, uno de los reportajes que más me gustó escribir por la información que recabé y las historias que descubrí por mediación de las diferentes entrevistas que realicé. Dos años después realicé el Trabajo de Fin de Grado sobre el fútbol almeriense y el tratamiento que dio la prensa a esa falsa unión, leyendo en la fantástica hemeroteca que tiene la Villaespesa y haciendo entrevistas a periodistas y directivos del Poli y de la Unión, una UDA que compite con el numero federativo del CF.

El Poli no murió. Está más que vivo, siendo el mejor equipo sénior que no es SAD de la capital de Almería, como la tabla así lo indica. Es tercero en División de Honor, luchando por ascender a Tercera División, además de ser de los pocos equipos de la provincia que tienen que alquilar el campo. Anteayer jugaron, con el azar del sorteo de por medio, los alevines de la UDA y los del Poli en la Copa Covap. Si hubo unión en 2002, ¿cómo que se enfrentaron los dos clubs anteayer en Viator?

martes, 6 de febrero de 2018

Competiciones adulteradas

Imagen de archivo de un encuentro en las Islas Baleares · futbolbalear.es

El tema en esta columna la pasada semana versaba sobre el poco tiempo entre que se fijan los horarios de los partidos de fútbol base y cuando se disputan. El objetivo hoy vuelve a ser que la crítica constructiva sirva para mejorar todos estos desaguisados. Segunda, Tercera y Cuarta Andaluza son los nombres actuales de las divisiones de las categorías, habiendo una Primera en infantil y otra en cadete, donde también existe una División de Honor. Las tres últimas son de ámbito regional, mientras que en juvenil están las históricas Liga Nacional y División de Honor antes de Segunda Andaluza. Todas las segundas, desde prebenjamín hasta juvenil, son las máximas categorías provinciales, es decir, las antiguas preferentes, habiendo un único grupo, donde están los 16 mejores equipos de la provincia (17 en juvenil), exceptuando aquellos, en fútbol 11, que compiten en ligas autonómicas.

Este tedioso contexto es para explicar una situación que siempre se ha dado, pero que por ello no quita que haya que tomar cartas en el asunto. Numerosos clubs forman las diferentes plantillas en pretemporada y hacen ficha de Cuarta Andaluza a niños o jóvenes que van a jugar en los equipos de Segunda. En el caso de los guardametas lo entiendo; en el resto, no. Si se hace, es por dos motivos: jugar los jugadores que más destacan en los equipos inferiores si hay algo en juego en esa liga o falta de efectivos. En el segundo caso, que la entidad no inscriba un número de equipos si no tiene jugadores para esa cifra. En la primera se prioriza el resultado por encima de la formación, adulterando la competición y quitando esos niños el puesto a los jugadores de ese equipo de Tercera o Cuarta. ¿Es legal? Sí. ¿Es ético? Reflexionen. La solución es muy sencilla: al jugar tres partidos en la categoría superior, ya no se puede bajar a la inferior.

martes, 30 de enero de 2018

Dependientes del horario

Tres niños participan en un entrenamiento en césped natural · futbolenpositivo.com

El tema afecta a niños, jóvenes, padres, entrenadores, monitores y delegados, que no viven de esto. Es lo primero que hay que poner en contexto, ya que si fuesen profesionales la historia sería otra. Pero no es el caso. Los profesionales sí saben con tiempo cuándo van a jugar, algo que ha ido cambiando para positivo en los últimos tiempos en España. A las 16:00 horas del 29 de enero de 2018 se conocen los horarios de Primera y Segunda hasta el 19 de febrero. Sin embargo, no se sabe los de los encuentros de fútbol base, los que realmente nos interesa a muchos. Pero no los del 19 de febrero, ¡sino los de este fin de semana! La Federación permite poner -y modificar el horario- hasta el lunes a las 23:59 horas. Lo de modificar no es ninguna nimiedad, puesto que el encuentro puede estar fijado para un día a una hora y el lunes por la noche ser cambiado sin necesidad de avisar (diferente es si se quiere modificar a partir del martes, cuando ya hay que avisar al otro club y a la Federación). Sintetizando, hasta el lunes, a las 23:59, no está cerrado totalmente el horario de los encuentros de los niños y jóvenes.

Si el equipo actúa como local, se puede preguntar al encargado de realizar esa tarea aunque aún no se haya fijado de manera oficial. Empero como se actúe de visitante, toca estar dependiendo del horario de turno, cuándo se juega y si no se modifica antes del lunes a la medianoche. Es el martes cuando ya se puede planificar el fin de semana de niños, jóvenes, entrenadores, monitores y delegados. Escaparse a algún pueblo; ir a la nieve, ahora que es la época; quedar para cenar el viernes o sábado por la noche... Porque eso es otra, que te pongan un partido a las 9:00 horas y convoques a los jugadores una hora antes... La Federación debería tomar cartas en el asunto y solucionar el tema de los horarios. No se puede estar dependiendo de un horario.

martes, 23 de enero de 2018

¿Antes que el AVE?

El máximo accionista de la UDA, Alfonso García, en una rueda de prensa · marca.es

No por estar más que manido el tema deja de ser de actualidad. Siguen pasando los años y parece estar más cerca la llegada del AVE a Almería que la construcción de la Ciudad Deportiva de la Unión Deportiva Almería. E internet para estos casos descubre las vergüenzas más fácilmente, con una hemeroteca al alcance de cualquiera. "Si ascendemos a Primera División, la Ciudad Deportiva del Almería será una realidad", aseguró Alfonso García junior en noviembre de 2012. Siete meses después el cuadro unionista ascendió a la máxima categoría tras el 3-0 al Girona. Han pasado cinco años y ni la primera piedra está. En septiembre de 2013 (la noticia aún está en la red) el portal web oficial aseguraba que la instalación sería "una realidad en el segundo semestre de 2014". 2018 y ni la primera piedra está. Cuando se hacen afirmaciones de este tipo, todos los flecos tienen que estar cerrados para no pegar el patinazo.

Lejos queda ese majestuoso proyecto pionero en Europa que se iba a situar en el Juan Rojas. No hace falta eso para no hacer el ridículo. Bastan con unos campos de fútbol 11 y 7, unos vestuarios, una pequeña residencia y poco más. Porque da vergüenza ver cómo los equipos de las categorías bases del único club de la provincia de Almería que milita en la Liga de Fútbol Profesional tienen que ir mendigando por la Ciudad Deportiva Los Ángeles y la de Viator, desplazándose incluso hasta Las Marinas el Almería B (temporadón de los de Fran Fernández). El encargado de redes sociales del FC Añover es más serio que esta situación, impropia de una entidad profesional. ¿No hay dinero o es que no se gestiona bien? Porque los sueldos hay que trabajárselos, no recibirlos como un regalo: nadie ha dimitido aún por la confección de la delantera, por ejemplo.

martes, 16 de enero de 2018

Hugo y Juan

Hugo, en segundo plano, siempre cuidando de su hermano, Samu · B.G.

Una de las consignas que nos dan a los entrenadores es que en el campo sólo pueden estar los jugadores del equipo que entrene en ese momento y los monitores, entrenadores o delegados. El secreto que no salga de aquí, pero este periodista hace la vista gorda cuando Hugo y Juan entran al campo de fútbol 7 de la Ciudad Deportiva Los Ángeles mientras entrena al prebenjamín del Oriente. Hay unas normas y eso no puede ser el patio del colegio (otro de los mejores momentos para el que suscribe, viendo a almas aún libres disfrutar de esa libertad), pero medio forman parte del equipo e irradian alegría y energía a pesar de que alguna vez tenga que amenazar a mis jugadores con echar a estos dos porque se distraen con su presencia. Ambos juegan en equipos benjamines del mismo club, son vecinos y compañeros en la escuela, llegando una hora y cuarto antes de su sesión para que el pequeño Samu, hermano de Hugo, entrene. Entonces, Juan y Hugo disparan a portería o realizan milimétricos pases.

Eso sí, el acuerdo tácito incluye que si tienen que recoger algún material, lo hacen. Lo realizan sin renegar porque por eso están ahí: además de por su amor a la redonda, por su exquisita educación. Un ejemplo fue cuando entrené al equipo de Juan, al no poder su monitor, hice un típico momento de silencio para poner orden y que no hablasen. "No veis que el entrenador quiere que os calléis", le espetó el pequeño de nueve años a sus compañeros, como si tuviese el doble de edad. También completan algún ejercicio si falta un efectivo, se cambian de portería o se van del campo si la situación lo requiere. Todo ello sin rechistar. Y si toca hacer de árbitro en un amistoso entre los dos equipos prebenjamines de la entidad -con los padres de espectadores-, pues Hugo va y lo hace encantado. Y con personalidad, inventándose un penalti en contra de su hermano...

martes, 9 de enero de 2018

Inacción

Juan Muñoz se lamenta de una ocasión marrada · udalmeriasad.com

Posiblemente los que seamos críticos con la gestión de la UD Almería tengamos poca idea de fútbol y Alfonso García y las diferentes direcciones deportivas han hecho realmente bien su trabajo. Pocas explicaciones más caben para lograr un ascenso a Primera División, una permanencia con una limitada plantilla y dos salvaciones en la categoría de plata en las últimas cinco temporadas. O probablemente -nótese la diferencia entre lo posible y lo probable- el juguete se acabe destrozando de ir tanto el cántaro a la fuente. Aquellos que actúan o hablan en contradicción a sus ideas por tal de no perder unos cuantos euros pueden argumentar que la siguiente reflexión es inválida por hacerla a toro pasado, pero los guarismos no engañan. Excepciones como las de René o Alcaraz -¡menudos futbolistas!-, no existen casualidades, sino causalidades, fruto de incorporar en verano a un jugador que la pasada campaña disputó dos partidos en el Elche, dos que apenas habían disputado entre ambos 183 minutos en la LFP, otro que ya ni pensaba en el fútbol profesional y tenía su cabeza en su negocio, un delantero que había metido ocho goles en las dos últimas temporadas y otro que anotó apenas un par en el último ejercicio.

Consumada la mitad de la competición, entre los tres delanteros de la plantilla acumulan dos pírricos tantos. Ante tal terrible situación lo normal sería acudir al mercado invernal para reforzar como sea el frente de ataque, pero parece ser que no hay dinero para ello. Algo se está haciendo mal y nadie dimite ni se exculpa ante una afición que está harta y hastiada con la gestión y apatía del club. Parte de los hinchas, con numerosas temporadas de abonados, han dejado de asistir al campo a pesar de tener el carné. Lo que falta es que el club les apunte y les eche en cara su fidelidad a los colores. Como se leyó una vez en el portal web, "y ellos se lo perdieron"...

martes, 2 de enero de 2018

Héroe de carne y hueso

Manu Rodríguez celebra su triunfo en la X San Silvestre de Almería · SSCDA

Sus pasos bailaban al son de cualquiera de las canciones de la productora californiana Two Steps from Hell. Realmente no parecía que corría, sino que volaba por el asfalto de la avenida Federico García Lorca, calle Rambla Obispo Orberá y el Paseo de Almería. Si daba la sensación de que andaba por el aire del centro de la capital era tanto por su velocidad como por su aspecto espigado. La coreografía, formada por los aplausos de los almerienses que le alentaban, la moto de la Policía Local que le daba paso y la música de la charanga, pusieron ese toque místico para formar la aureola durante unas horas a Manu Rodríguez. Uno de los mejores atletas de la provincia e incluso de la región ha actuado en plazas de más renombre, como el campeonato de España de 800 metros. Eso sí, ser profeta en tu tierra (ganando el trofeo de verdad y no el de mejor disfraz) en una de las pruebas más bonitas del año no lo había conseguido antes a pesar de subirse en el podio en varias ocasiones. 

"Campeón de la San Silvestre de Almería, menuda chorrada", podrán pensar algunos. A esos les invito a ver si son capaces de hacer 5.800 metros en 18'13''. Para llegar a ese ritmo y ser el protagonista de ese maravilloso baile en el centro de Almería con Two Steps from Hell, las palmas del público y la moto de la Policía Local hay mucho trabajo detrás, con su gente, como su hermano Sergio, campeón andaluz de 800 metros en 2016 y árbitro de fútbol de Tercera. Precisamente fue Sergio quien pasó detrás de Manu por meta el sábado. Es gratificante que haya héroes sanos que sientan que el éxito es cosa del colectivo (de su equipo, Universo Running, mismo nombre que la tienda de los dos hermanos) y no del individuo ("hemos ganado" y no "he ganado" y "hemos perdido"), héroes que estrechan la mano fuerte y miran a los ojos de igual a igual, héroes que vuelan por el asfalto de su ciudad.